Recetas con leche para el niño que no quiere el biberón

Agetna · 14 junio, 2016

Si tu hijo no quiere el biberón existen otras maneras de incorporar este importante alimento a su dieta. Como en Eres Mamá pensamos en todo o, en casi todo, hoy te traemos algunas recetas que contienen leche entre sus ingredientes y que son saludables y fáciles de digerir. Tenlas en cuenta.

Arroz con leche

Para elaborar un arroz con leche que darle a tu hijo como postre te recomendamos poner en una olla de presión dos cucharadas de arroz blanco con 3 tazas de agua. Dale alrededor de 20 minutos de cocción. Toda vez que se vaya la presión retira la tapa, revuelve la papilla de arroz y añádele unas 3 tazas de leche. Gira el reloj de la olla destapada y deja que el postre hierva.

A medida que el agua se va evaporando la leche se gastará y el arroz se cocinará aún más dentro de ella. Pasados 15 minutos aproximadamente el dulce deberá estar listo, aunque si ves que todavía está muy claro puedes dejarlo para que gaste un poco más.

Cuando esté terminado sácalo para que pierda el calor, sírvelo y dáselo a tu niño frío o del tiempo, según él prefiera los comestibles.

3-50c6d28cd99a38482ce87deda5bf2d17uniqueidcmcimage1

Puré de viandas con leche

Para esta receta te invitamos a reunir plátano, yuca, papa y boniato, todos en la misma proporción. Cada mamá sabe la cantidad de puré que se come su hijo. La cantidad de viandas dependerá de eso.

Busca también las especies habituales con las que sazonas las comidas y échalo todo en una misma olla a presión con algo de agua. Pon a cocer las viandas durante 15 minutos, luego sácalas del fuego y deja que se refresquen. A continuación échalas, sin agregar el agua, dentro de una batidora. Para aclarar utilizarás la cantidad de leche que consideres necesaria según si a tu hijo le gusta el puré más o menos claro.

Cuando el puré esté al tiempo dáselo a tu pequeño, te aseguramos que no va a notarle la leche.

Natilla sin huevo

Si tu hijo es pequeñito y todavía su pediatra no te ha indicado que le des huevo puedes hacerle una natilla usando solamente 1 taza de leche y 2 o 3 cucharaditas de maicena, según lo espeso que desees que te quede el postre.

Para elaborar esta receta pon al fuego la taza de leche. En un recipiente aparte añade las cucharaditas de maicena y dilúyelas con algo de leche fría. Cuando la leche en el fuego comience a hervir viértele la maicena disuelta y continúa revolviendo hasta que espese.

Cuando se enfríe la natilla sin huevo estará lista para tu pequeño.

Batidos de frutas

Los batidos son nutritivos y naturales. Si a tu niño le gustan las bebidas refrescantes, en las meriendas, puedes batirle algunas frutas con leche, o incluso, varias de ellas juntas y hacer una especie de batido tutifruti. Solo debes evitar los cítricos.

118CFC5124_800x600

Plátano macho maduro con leche

Otra forma de darle leche a tu hijo es haciéndole un puré de plátano maduro hervido, con leche.

Para ello pon a hervir un plátano vianda que esté bien maduro. Déjalo que se cocine durante cinco minutos. Cuando esté cocido sácalo del agua, pélalo y aplástalo con un tenedor en el plato de tu niño. A medida que lo apisones deberás ir incorporando la leche hasta lograr que se haga un puré. Si tu hijo es pequeñito o rechaza cualquier grumo puedes colar esta preparación.

Recetas con leche para el niño que no quiere el biberón

Otras maneras de hacer que el niño tome leche, sin que lo note es disfrazándosela con cereales con sabor a frutas y galletas.

Si adora las compotas, acostúmbralo a echarle siempre una cantidad de leche a ese postre.

Lo mismo puedes hacer con el yogurt. Aunque el yogurt es un derivado de la leche hay quien opta por mezclarlo con un poco de leche fresca para aclararlo y hacer que el niño tome el lácteo de forma directa.

Puedes también hacerle mermeladas caseras con las frutas que le gusten: mango, papaya, guayaba… y cuando se las sirvas, echarles un poquito de leche.

Recuerda, tu hijo puede rechazar el biberón y la leche, pero esa no es la única manera de incorporar a su organismo las muchas propiedades que tiene este imprescindible alimento.