Haikus, una forma divertida de hacer poesía con niños

24 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga Marta Crespo Garcia
Observar y sentir la naturaleza, imaginar o describir lo que vemos, lo que nos emociona y nos asombra, para plasmarlo de forma muy breve en los haikus.

Los haikus son un tipo de poesía breve japonesa que hacen alusión a la naturaleza. Pero son, a su vez, una forma divertida de hacer poesía con los niños.

El clásico haiku se compone de 17 sílabas distribuidas en tres versos de 5, 7 y 5 sílabas, respectivamente, aunque hoy en día existen algunas variaciones en cuanto a versos y temática. ¿Quieres conocer más sobre este tipo de poesía? ¿Quieres aprender a escribir haikus para niños y pasar un rato divertido con tus hijos? A continuación, te mostramos cómo.

Origen de los haikus

El haiku es un tipo de poesía breve japonesa. Su popularidad en Japón comenzó a mediados del siglo XVII, gracias al poeta japonés Mastsuo Bashoo. Después, le siguieron otros poetas, como Yosa Buson y el gran maestro del haiku, Kobayashi Issa.

Haiku es simplemente lo que está sucediendo en este año, en este momento”.

-Mastsuo Bashoo-

Padre dando un beso a su hijo en la cabeza mientras leen un libro de haikus.

No obstante, desde hace años, el haiku ya no es la poesía exclusiva de los japoneses. A través de los poetas mejicanos José Juan Tablada y Octavio Paz, los haikus se extendieron por la literatura hispanoamericana, y se convirtieron en la poesía universal más breve.

Métrica y temática

Como dijimos al principio, el haiku está formado por 17 sílabas repartidas en tres versos. El primer verso se compone de 5 sílabas, el segundo de 7 y el tercero de otras 5 sílabas. Esta es la métrica del haiku clásico, aunque se pueden variar las sílabas entre los versos, pero el total debe ser 17.

Los haikus no solo son la combinación de palabras, sino que deben transmitir un sentimiento y deben conquistar al lector. Por esto mismo, para que un haiku se considere realmente bueno, hay que elegir palabras que, unidas, proporcionen una emoción.

Existen muchos haikus y de temáticas muy variadas. Sin embargo, el tema principal del haiku clásico es la naturaleza. Al mismo tiempo, sus autores reflejaban los sentimientos que experimentaban al observar y contemplar el medio ambiente. Así que, si deseas conservar su esencia, lo mejor es pensar en un entorno natural.

Además, uno de los requisitos para componer un haiku es la introducción del kigo, palabra que hace referencia a una estación del año. Aunque no es necesario nombrar la estación del año, sino algo que lo represente, como “el gélido amanecer del inverno”; “hojas secas”; “flores renaciendo”; “el cálido sol del verano”…

También se pueden utilizar nombres de animales y plantas, ya que, como hemos dicho, estos poemas breves pueden tratar de cualquier cosa. En realidad, el haiku ofrece tantas posibilidades como capacidad creativa se tenga.

¿Cómo escribir haikus para niños?

Los niños tienen una creatividad innata, algo esencial para crear haikus. Pueden atrapar una imagen al instante y describirla a su forma convirtiéndola en un haiku. Tienen una asombrosa capacidad para descubrir las pequeñas cosas que a los adultos se nos escapan. Por ello, hay que animarlos para que observen la naturaleza, imaginen y describan lo que ven, lo que les emociona y les asombra.

Simplemente, con enseñarles a sentir el momento, a observar y asimilar el medio que les rodea mediante sus cinco sentidos podemos crear con nuestros niños un montón de haikus divertidos.

Además de practicar la escritura creativa y ser una actividad enriquecedora, mediante los haikus, los pequeños mejorarán su capacidad lectora, su expresividad, y, aprenderán vocabulario y métrica. Pero lo más valioso de todo es que cogerán el gusto por la poesía.

Recomendaciones para comenzar a escribir haikus

  • Leer otros haikus. Si no estamos familiarizados con este tipo de poesía breve, lo mejor es que, antes de ponernos a escribir, leamos haikus conjuntamente con nuestros hijos. Así, podremos ver la esencia que contienen. Eso sí, leamos haikus acordes a su edad, para que puedan entenderlos.
  • Contemplar todo lo que hay a nuestro alrededor. Aunque no seamos conscientes, el medio que nos rodea nos transmite emociones y sensaciones. Por ejemplo, ¿te has parado a pensar en lo que sientes cuando ves nevar tras los cristales de tu casa? ¿Y cuando ves el atardecer en una noche de verano o una inmensa nube de pájaros? En todos nosotros existe una emoción detrás de lo que vemos y vivimos que podemos plasmar en un haiku.
  • Contar algo. Escribir un haiku no es unir palabras y que los versos rimen. Si no nos cuentan nada, no es un haiku. Debemos crear una historia muy breve que tenga sentido y que, además, emocione. No es una tarea fácil, pues diciendo lo mínimo debe significar mucho, pero, con práctica e imaginación, los niños crearán haikus fabulosos.

Algunos ejemplos

Para tener una idea más global de lo que es un haiku, os dejamos algunos ejemplos de escritores conocidos.

Noche sin luna.

La tempestad estruja

los viejos cedros.

-Matsuo Basho-

 

La mariposa

recordará por siempre,

que fue gusano.

-Mario Benedetti-

Niña componiendo haikus.

Sobre la arena,

escritura de pájaros,

memorias del viento.

-Octavio Paz-

 

Pasó el ayer,

pasó también el hoy;

se va la primavera.

-Yosa Buson-

Recomendaciones sobre los haikus para niños

Una vez hemos visto cómo hacer haikus y las posibilidades que existen, os invitamos a practicar este tipo de poesía con vuestros niños. ¡Seguro que surgirán increíbles poemas que os sorprenderán!

En cualquier caso, si os animáis a leer con vuestros hijos libros sobre haikus, podéis probar con alguno de estos: Haikus para niños, de Anna Duart; Al viento: antologías de haikus; Haikus para niños. Los cuatro elementos, de Luz de Olmo; o Criaturas vistas o soñadas, de Carlos Urzáa.

En este último libro encontraréis adivinanzas en forma de haikus sobre muchas criaturas, algunas vistas y otras no tanto. ¿A qué esperas para introducirte en este mundo poético junto a tus hijos?

  • Hernández-Esquivel, C. E. (2017). Haiku: tradición poética de Japón. La Colmena, (73), 75-79.
  • Chamorro, F. M. (2017). Haiku. La vida y el espíritu de la poesía japonesa. Proyección: Teología y mundo actual, (266), 249-266.
  • Cid Lucas, F. y Criado López, I. (2012). “EL LENGUAJE ASEQUIBLE DEL HAIKU COMO ALICIENTE PARA SU EMPLEO EN EL AULA" en Observatorio de la Economía y la Sociedad del Japón.