Estrenarse como papá a los 40 años ¿Qué se siente?

Cada día con más frecuencia mujeres y hombres están tomando la decisión de retrasar la llegada de los hijos. Estrenarse como papá a los 40 es un reto que muchos hombres asumen, tras quemar etapas profesionales, académicas y sociales. Deciden ser padres una vez establecidos. Pero ¿qué se siente estrenarse como papá a los 40 años?

Leonardo tiene 40 años y hace poco se enteró sería papá por primera vez. “Sentí mucho miedo”, confiesa. No  supe qué responder a mi pareja, cómo reaccionar. Me dio mucha alegría la noticia, ser padre era un sueño que pensé no cumpliría (tuvo problemas de fertilidad). Pero cuando recibí la noticia me dio sobre todo miedo.

Un testimonio muy sincero que ejemplifica lo que se siente estrenarse como papá a los 40 años.

De acuerdo a un estudio, en Europa los hombres han retrasado la edad de la paternidad y ahora los 40 son los nuevos 30 para concebir. De 100 hombres, 20 deciden postergar la paternidad luego de pasar las cuatro décadas de vida.

pregnancy-775041_1280-620x412

Esta decisión tiene sus pros y sus contras incluso a nivel social. La generación de adultos actualmente se ha inclinado por estilos de vidas urbanos con poca descendencia. Las poblaciones de muchos lugares han envejecido con este fenómeno. En tanto, los logros profesionales y experiencias de “vida soltera” se ensalzan, al tiempo que disminuye la proyección familiar.

Los médicos han determinado que los 40 años es una edad límite para decidir ser padre.

En la mujer, la menopausia está a las puertas. Mientras que en el hombre comienza a mermar la producción y calidad del esperma pudiendo generar problemas de concepción para los que, sin embargo, existen métodos exitosos de reproducción asistida.

La energía que requiere criar a un bebé a los 40 años también está comprometida. A los 40 el cuerpo demanda un “break” cuando ser padre es un trabajo sin vacaciones.

¿Qué siente un hombre al estrenarse como padre a los 40 años?

Dicha indescriptible

Aparte del miedo que describió Leonardo, los papás a pesar de no llevar a su hijo en el vientre y no vivir las transformaciones físicas de procrear, definen la paternidad deseada como una dicha indescriptible. Como las mujeres que van a ser madres, no tienen palabras para explicar el milagro que es dar vida.

Una mezcla de risas con llanto. Esa felicidad que sobrepasa las palabras y por lo mismo, solo al experimentarse se sabe con certeza qué es ser padre.

ser-padre-los-40-salud-mental-hijo-default

Pero además de dicha los papás también sienten un gran poder y una nueva responsabilidad sobre sus hombros. Es un rol que a los 40 años aún desconocían y por tanto, deben ejercer sin guion. La vida misma.

Certeza

A diferencia de los padres jóvenes o la paternidad inesperada donde la duda tiene un papel protagónico y en ocasiones lleva al padre a tomar malas decisiones. Ser padre a los 40 años, cuando muchas de las metas individuales han sido alcanzadas y se tiene un colchón económico y de valores sólido, genera certeza.

El miedo que asaltó en un principio a Leonardo luego fue sofocado por la seguridad de que ser padre era uno de sus sueños principales, económicamente se encontraba en un buen momento y activamente eligió cumplir a cabalidad con su responsabilidad. La certeza de que lo haría lo mejor posible venció su momento de temor por lo que estaba por venir.

Dudas

Las dudas sobre la paternidad: seré buen padre, estaré a la altura, cambiará la relación con mi pareja, renunciaré a mi individualidad. Todo eso está allí incluso en un padre de 40 o más años. Es una experiencia nueva para él. Sin embargo, en su pareja tendrá la compañía para responder a las preguntas que vayan surgiendo durante los 9 meses de gestación y a lo largo de su vida como padre.

En equipo los padres buscarán las respuestas en pro del bienestar de su hijo y familia porque los cambios durante la etapa del embarazo, aunque no lo creas, en el hombre también son hormonales.

¿Tú o tu pareja son padres primerizos a los 40 años? Comparte con nosotros tu experiencia.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar