Enseña a tu hijo el proceso de causa y efecto

Amanda · 12 junio, 2017

Es importante es que el niño capte cómo ocurren las situaciones en su alrededor y a qué se deben. En la actualidad hay infinidades de instrumentos para que el niño pueda ejercitar el cerebro. Podemos conseguir maneras de que entienda cómo funcionan las cosas y las causas por las que ocurren.

El proceso de causa y efecto es de vital importancia para el desarrollo cognitivo del niño. Las sensaciones, la percepción, la memoria, la atención y concentración son procesos que ayudan a la elaboración de este tipo de relación. En la vida cotidiana se observan situaciones que se relacionan con este tema, como por ejemplo, el bebé sabe que si llora (causa) alguien irá a consolarlo (efecto).

¿Cómo enseñarle la relación causa y efecto según su etapa?

En este caso se mencionará cómo se debe estimular a los niños:

Niños en el estadio II, niños entre 1 y 4 meses

  • Permitir que el niño interactúe con los juguetes. En este caso son recomendables aquellos que suenan, es decir, que cause algún ruido inducido por una acción que el niño realice. Por ejemplo, un muñeco que al presionarlo emita un sonido. Al principio se le debe enseñar, mostrándole como se hace. Intentándolo varias veces hasta que el niño pueda hacerlo por sí mismo.
  • Con las maraquitas o sonajeros, mostrarle al bebé el movimiento que se debe hacer para que produzca el sonido. Así podrá conocer que si mueve la maraquita causará un sonido.
  • Para que el niño asocie la obtención de leche con su propio succionar, se puede hacer un ejercicio. En el momento en que se le esté dando biberón o pecho, retirárselo un momento de descanso y volvérselo a colocar para que chupe.
  • Tomar ambas manos del bebé y aplaudir con ellas. Esto le ayudará a darse cuenta de que al chocar sus manos producirá un sonido.
  • Moverse a diferentes lados y espacios hablando de forma de que el niño lo siga con la mirada.

Estadio III, de 4 – 8 meses

  • Colocar al niño boca arriba en la cuna, para que con sus piernas alcance los móviles. Entonces sabrá que al mover sus piernitas puede mover el objeto y repetirá esta acción cuando quiera.
  • Poner un radio al frente del bebé, mostrándole que cuando se le da vueltas al botón lo prenderá o apagará. Se repetirá esta acción para producir el sonido.
  • Si el niño balbucea, la madre lo puede repetir, para que se establezca una buena conversación entre los dos.
  • Estimular a que el bebé cante, colocándole música suave a la que le pueda prestar atención. Que la madre tararee la canción para que el niño observe y trate de hacerlo.
  • Hablar constantemente con el bebé, después de bañarlo, después de darle el bibe, lo bueno es hacerlo y es muy conveniente que la madre use inflexiones con la voz.

De 8 a 12 meses, niños en el estadio IV

  • Una vez que el niño pueda hablar se puede practicar a que asocie los nombres de las personas a su alrededor. Luego de esto, es recomendable lograr que el niño los llame y estos volteen.
  • Mostrarle al niño un móvil adecuado, esto quiere decir, lo suficiente liviano para accionarlo de distintas maneras, tocándolo, empujándolo. Se debe dejar que él practique solo.
  • A la hora de comer, la madre puede nombrarle los alimentos como biberón, pan, papa, etc., y a su vez mostrándole cuáles son.
  • La madre puede cantar junto al niño. Mientras ocurre esto, tomará la manita del bebé poniéndola en su boca para que él bebé no cante. Al retirarla, la madre vuelve a cantar. Esto se repite varias veces para que comprenda el ejercicio.
  • Mostrarle al niño diversos instrumentos musicales, de modo que pueda aprender cómo debe hacer para que el objeto emita un sonido.