Cómo decirle a tu hijo que va a tener un hermano

Adrianazul 12 junio, 2017

Cuando llega el momento de tener un segundo hijo, los padres no solo se enfrentan a un nuevo período de embarazo y cambio absoluto en sus vidas: También tienen que enfrentarse a los posibles celos del hermano mayor.

Por eso, y antes de que los famosos celos aparezcan, es bueno saber cómo abordar la situación desde el principio. Aquí te mostramos algunas estrategias para decirle a tu hijo que va a tener un hermanito y no morir en el intento.

Si ya tomaste la decisión de hacerlo ten en cuenta que los niños pequeños carecen de perspectiva de futuro y tampoco saben medir correctamente el paso de los días, semanas o meses, con lo cual una espera prolongada puede hacerles perder el interés o creer que la situación actual no va a cambiar nunca.

Y aunque no existe una manera correcta o incorrecta de decirle a tu hijo que tendrá un hermano, la forma en que lo hagas dependerá muchísimo de la madurez del niño, así como de la edad. No es lo mismo decirle a un niño de 2 años que viene un hermano en camino, que hacerlo con un niño de 8 años.

Si tu primogénito tiene 4 años o más y una vez pasados los primeros tres meses de embarazo, cuando ya se han superado los riesgos de un aborto espontáneo, puedes anunciarle la noticia para que en el mejor de los casos, se ilusione con la llegada del nuevo miembro de la familia.

Pero si tiene menos 4 años, es mejor esperar al último trimestre o cuando el tamaño de la barriga ya sea evidente. A partir de los 8 años, los niños ya son un poco mayores y gozan de una mejor comprensión de las cosas; por eso tu discurso puede cambiar y aplicar una manera “más adulta” de dar la noticia. Seguramente, después de enterarse de la confidencia el niño sienta ganas de involucrarse con la llegada del bebé y no se le debe frenar.

 

Un hermano y un mundo nuevo

Cuando tu hijo ya sepa la noticia del nuevo hermano, hazle partícipe del acontecimiento enseñándole las ecografías, haciendo cuentos sobre lo que está pasando dentro de ti. 

También puedes permitirte fantasear juntos sobre lo que ocurre en tu interior, déjale que te acaricie la barriga con suavidad para que conecte desde temprano con su hermano. Aprovecha estos momentos de unión para recordarle lo mucho que lo quieres, lo feliz que estás y la suerte que va a tener el bebé de tener un hermano mayor tan bueno.

La manera de dar esta noticia es clave, eso puede definirlo casi todo, así que la primera propuesta es que se lo comuniques con naturalidad: si tiene 4 años o más, puede incluso que esta noticia la desee mucho.

Lo ideal es que ambos padres den la noticia juntos, porque tener un hijo es un asunto de familia. Un buen método es hacerlo en un momento en el que todos estén felices para que asocie la llegada del hermano con algo positivo. Por tanto, lo primero que debemos hacer es afrontar la conversación con naturalidad, que el niño no note que están inquietos.

Aparte de la naturalidad uno de los consejos más útiles es decir la noticia con mucha alegría. Recuerda que tener un hermano es un milagro y algo maravilloso, positivo, puesto que en un futuro ambos niños podrán jugar juntos y serán un apoyo durante toda la vida.

Transmítele esta idea a tu hijo mayor, para que vea que la llegada de un nuevo hermano en la familia no es más que el inicio de algo precioso y de un sinfín de aventuras divertidas para ambos.

Una noticia feliz y también realista

Hay una estrategia que puedes probar como la lectura de cuentos de niños que esperan un hermanito, esto le ayudará a comprender un poco mejor la situación y sus propios sentimientos.

Proyéctale cuáles serán los cambios que vienen en la vida familiar y siempre desde una perspectiva optimista y a la vez realista. Por ejemplo, debe saber que, así como él cuando nació, su hermano necesitará mucha atención ya que los bebés no pueden hacer nada por si solos. Si omites los detalles que quizá puedan disgustarle, cuando llegue el día, será una desagradable sorpresa y además no sabrá cómo afrontarlos.

Muchos padres sienten miedo por si su hijo comienza a realizar preguntas indiscretas. No se debe tener miedo si tu hijo te pregunta de dónde vienen los niños, por el contrario, no desaproveches esta oportunidad para ser tu quien aclare sus dudas.

Por norma general, tendrá más interés en saber exactamente el lugar de dónde vienen que la concepción de los mismos, por tanto no construyan historias de cigüeñas y demás, hablen con el niño, de forma clara, realista y siempre con la verdad que es la mejor herramienta de todas.

Te puede gustar