Cambios de comportamiento del niño ante la llegada de un hermano

17 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Los niños son a los que más trabajo les cuesta adaptarse con la llegada de un hermano. Por eso, los padres son clave para que los cambios de comportamiento del niño sean minímos.

Cuando llega un nuevo miembro a la familia, a todos nos invade la felicidad, aunque también habrá grandes cambios, tanto en la organización como en las rutinas de la familia. Cuando ya tenemos un niño y llega un nuevo hermanito, aparecen cambios de comportamiento del niño, y esto es algo completamente normal.

Este nuevo miembro traerá cambios en los hábitos familiares que había hasta entonces, nuevas necesidades que cubrir, nuevos horarios adaptados al bebé recién llegado… Y esto altera un poco el ritmo que hasta entonces teníamos. Los niños son los que más pueden notar ese cambio de rutinas y pueden aparecer cambios en su comportamiento.

Cambios de comportamiento del niño con la llegada de un hermanito

Un nuevo bebé en casa supone muchos cambios para el hermano; pasa a ser el mayor, deja de ser el único y tiene que aprender a compartir con el nuevo bebé a sus padres, tanto en atención como en afecto.

Estos cambios pueden afectar al comportamiento de los hermanos y pueden aparecer celos hacia el nuevo hermanito. Esto puede hacer que los niños vuelvan a etapas anteriores que ya tenía dominadas. Los padres no debemos alarmarnos, pues esto es totalmente normal e irá desapareciendo progresivamente, con el tiempo y con la ayuda de los papás.

¿Qué cambios de comportamiento del niño podemos observar?

Niño sintiendo celos de su hermano y presentando cambios de comportamiento.

Comienzan a necesitarnos en algunas actividades que ellos ya realizaban de manera independiente

  • Tener que darles de comer, cuando ellos ya lo hacían solos.
  • Pedir dormir con nosotros cuando ellos ya dormían en su habitación solos.
  • Volver a hacerse pipí en la cama, cuando ya hacía tiempo que no lo hacían.

Estas regresiones son inconscientes; el niño piensa que, si al bebé le hacen caso teniendo esas conductas, si se comporta como él, le harán más caso.

Hablan con lenguaje más infantilizado

Vuelven a hablar como si fueran pequeños ante la llegada de un bebé; es una manera de llamar la atención de sus padres.

Puede aparecer un carácter más irritable

El niño puede enfadarse con más facilidad, puede mostrarse más sensible y llorar sin ningún motivo. Todo esto es consecuencia de la presión emocional que está soportando en este momento y que es incapaz de manejar porque no sabe cómo hacerlo.

Algunas veces, el niño no quiere que uno de los progenitores se haga cargo de él

Puede que no quiera que mamá lo acueste y que sea papá quien lo haga, o al revés, que quiera hacer todo con mamá.

Molestar al bebé

Pueden aparecer conductas para molestar al bebé, como quitarle el chupete, despertarlo o, incluso, reñirle como si de papá o mamá se tratase.

Todos estos comportamientos son llamadas de atención y no tenemos por qué preocuparnos. Es una etapa natural y que se irá normalizando conforme el niño se vaya adaptando a la nueva situación. Eso sí, es muy importante que los padres actúen de manera adecuada para que estos comportamientos no se agudicen.

¿Qué podemos hacer para ayudar al niño ante la llegada de un hermanito?

Cuando los padres se habitúan a la crianza del primero hijo, puede que la pareja esté preparada para tener otro hijo.

Dejar que el niño participe desde el primer momento en que nos enteramos que vamos a ser padres de nuevo

Lo dejaremos que nos ayude a preparar todo lo necesario para el nuevo miembro, que elija alguna ropa que le guste o algún juguete. Asimismo, ignoraremos los malos comportamiento y reforzaremos los buenos siempre.

Mantendremos las rutinas del niño mayor siempre que podamos

Si antes de que el hermano naciera le leíamos un cuento por la noche, debemos seguir haciéndolo, porque el hecho de no hacerlo hará que el niño culpe a su hermano de este hecho.

No tenemos que idealizarle las ventajas de tener un hermano

Si le decimos “tendrás un hermano para poder jugar con él, un confidente y amigo”, esto hará que el niño piense que esto va a ser inmediato. La realidad es que esto va a tardar en llegar, porque el bebé tiene que crecer y, al principio, no lo va a acompañar en los juegos.

Tenemos que dedicarle ratos exclusivos para él

El momento del baño del bebé, se puede jugar con él mientras el pequeño está con el otro padre. Ambos progenitores se irán turnando para que ambos pasen tiempo con el hermano mayor.

Implicaremos a los niños en los cuidados del hermano pequeño

Así, haremos ver que su ayuda nos resulta muy útil y que es muy importante para nosotros.

Bajo ninguna circunstancia compararemos entre hermanos

Esto hará que pueda tener conducta en contra de su hermano y le coja más celos. Cada niño es como es y no tienen que parecerse en nada.

Sobre los cambios de comportamiento del niño

Aquí tienes algunos de los cambios de comportamiento del niño ante la llegada de un hermano y cómo podemos ayudarlos para llevar esta situación de la mejor manera posible. Es una etapa que tienen que atravesar y que, con la ayuda de los papás, seguro que resultará fácil de llevar.