El método OPOL para niños

Astrid Moreira · 8 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 12 febrero, 2019
El método OPOL consiste en que los padres se comuniquen con el pequeño cada uno en un idioma diferente, para así reforzar su aprendizaje.

El método OPOL (one parent, one language), también se conoce como “un padre, un idioma”, lo que significa que cada padre debe hablarle a sus hijos en un idioma diferente. Este método permitirá que el pequeño practique más frecuentemente y se pueda familiarizar más rápidamente con el idioma.

¿Cómo son los niños bilingües?

Aprender un segundo idioma puede parecer complejo, pero si se aplican las técnicas adecuadas mientras el niño se encuentre en pleno desarrollo, puede ser sencillo de implementar. Según una entrevista realizada por el diario El Mundo a Jill Stribling, directora y Fundadora del centro English for Fun, destaca que, aunque lo ideal es aprender dos idiomas de forma paralela, también se puede aprender un segundo idioma más adelante.

Según agregó la directora, en países como Holanda y Bélgica, sus habitantes manejan simultáneamente dos idiomas e, incluso, suelen comenzar desde muy pequeños. Además, añadió que «los niños bilingües suelen ser más creativos, desarrollan el cerebro de manera diferente y tienen un mayor autoestima».

Según Jill Stribling, puede ser un error obligar a los niños a responder en determinado idioma, debido a que podrían bloquear su aprendizaje. Por lo que recomienda que los padres sean pacientes para que el pequeño pueda disponer del tiempo necesario para aprender.

Cómo aplicar el método OPOL para niños

Las guarderías o las escuelas infantiles son los lugares idóneos para el desarrollo de un segundo idioma, por lo que aplicar el método OPOL puede ser mucho más efectivo. También puede aplicarlo la persona encargada de cuidar al pequeño. Los siguientes son algunos de los puntos que se deben tener en cuenta a la hora de iniciar este método:

Utilizar videos y canciones

Para comenzar a aplicar el método OPOL, es fundamental utilizar videos, canciones e incluso programas infantiles en inglés, así el niño comenzará a reconocer el idioma desde temprana edad. Esto, además, lo ayudará a identificar los diversos acentos.El método OPOL para niños facilita el aprendizaje de otra lengua desde una edad muy temprana.

Utilizar ambos idiomas durante el día

Lo más recomendable para aplicar el método OPOL para niños correctamente es que ambos idiomas sean utilizados durante el día al menos en un 50 % cada uno. Debido a que puede ser un poco complejo hacer un cálculo exacto del tiempo de uso de cada uno, el idioma secundario, por lo menos, debe aplicarse un 30 %, que se define en al menos 5 horas al día.

La importancia del ambiente

Es fundamental que el pequeño relacione un ambiente o una persona directamente con uno de los idiomas, para que así el cerebro pueda reconocer cuándo debe centrarse en determinado idioma.

Aplicar rutinas correctamente

Las rutinas son ampliamente necesarias para el aprendizaje de un nuevo idioma, tratando de que no pase más de dos días sin que el niño practique el idioma secundario. Es importante recordar que los niños aprenden todos los días, por lo que es fundamental reforzar con tareas cotidianas y diversas actividades.

Actividades para reforzar el idioma

El diario El Mundo recomienda algunas técnicas que pueden aportar para que el aprendizaje del pequeño en determinado idioma pueda ser más rápido y efectivo. Estas son algunas de sus recomendaciones:

  • Con las opciones actuales de cambio de idioma, es mucho más sencillo que el pequeño pueda visualizar programas en inglés. Lo que resulta ampliamente beneficioso en esta etapa.
  • Ver películas en inglés. Esto ayudará a reforzar el idioma y que el niño pueda relacionarlo más rápidamente.
  • Leer libros en el idioma secundario. Los padres pueden utilizar algunos libros bilingües que se ajusten a la edad del pequeño. Los audiolibros también suelen ser muy efectivos.El método OPOL propone leer libros en otro idioma a los niños.
  • Realizar actividades sencillas y divertidas. En relación con lo que el niño aprende en el colegio, también se puede aplicar en casa. Por ejemplo, si en la escuela le enseñan los colores en inglés, también los padres pueden manejarlos en casa.
  • Al hablarle al niño cada padre en un idioma, podrá acostumbrarse más rápidamente a cada uno de ellos.
  • Descargar aplicaciones en otro idioma para que los niños puedan utilizarlas. Con el uso actual de la tecnología, los padres tienen a su disposición diversas actividades y juegos para los pequeños.

Al principio, puede ser normal que cuando los niños están aprendiendo dos idiomas simultáneamente puedan mezclar unas palabras con otras, por lo que la paciencia y la práctica serán fundamentales para lograr aplicar este método con efectividad.

 

  • Diario, El Mundo. (2015). ¿Bilingües? Cómo enseñar otro idioma a los niños sin forzarlos. Diario, El Mundo.
  • Garabaya, Celia. (2016). Método bilingüe Opol para los niños. Tribuna Salamanca.