Ecografía a las 6 semanas de embarazo: ¿qué se puede ver?

En la sexta semana de embarazo el embrión es muy pequeño, pero su formación es acelerada. ¿Qué se puede observar en la ecografía? Veámoslo a continuación.
Ecografía a las 6 semanas de embarazo: ¿qué se puede ver?
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 19 agosto, 2022

La ecografía a las 6 semanas de embarazo tiene como finalidad principal confirmar la viabilidad del embarazo y escuchar los latidos del corazón del bebé por primera vez. Además, por medio de las imágenes obtenidas en este estudio, se evalúan todas las estructuras maternas que se desarrollan para albergar a la pequeña y nueva vida.

Aunque lo recomendable es esperar unas semanas más para realizar la primera evaluación ecográfica, lo cierto es que a partir de las 6 semanas es posible aclarar las dudas de la madre acerca de su estado. Especialmente, si no se confía en los resultados de la prueba de embarazo.

¿Quieres saber qué se observa en este estudio y cómo es el bebé a esta altura de la gestación? Sigue leyendo y entérate de todo esto y más.

¿Qué se observa en la ecografía de las 6 semanas?

Durante las primeras semanas de la gestación, los cambios en el organismo materno van a pasos agigantados. El embrión se implanta en las paredes uterinas y comienza a formarse ahí dentro. En consecuencia, la matriz aumenta su tamaño y su irrigación sanguínea, a la vez que aparecen otros tejidos vitales nuevos, como la placenta.

Todos estos cambios gestacionales se pueden observar a través de las ecografías y la primera suele realizarse a partir de la sexta semana de amenorrea. Pues en esta etapa ya pueden percibirse los primeros latidos del corazón a través del ultrasonido y corroborar así la viabilidad del embarazo.

Los especialistas indican al menos 3 ecografías a lo largo de la gestación, ya sea para evaluar el crecimiento del bebé y la formación y el funcionamiento de los tejidos maternos necesarios para este proceso. Así, es posible descartar o detectar a tiempo algunas complicaciones del embarazo, a fin de preservar la salud del binomio madre-hijo.

La ecografía de las 6 semanas tiene como finalidad principal confirmar el embarazo y comprobar que todo marcha según lo esperado.

En la sexta semana de la gestación se pueden escuchar los latidos del corazón del futuro bebé, lo que permite corroborar la vitalidad del embarazo.

Parámetros que se valoran en la ecografía de la sexta semana

En este sonograma es posible observar la presencia del embrión y evaluar el estado de salud de los tejidos maternos. Además, con esta ecografía se valoran a los siguientes parámetros:

  • La correcta implantación del embrión dentro del endometrio (es decir, la pared interna del útero). Se determina el sitio de localización y el tamaño de la vesícula gestacional, también conocida como saco gestacional.
  • El saco gestacional. Esta es una esfera pequeña y oscura, con borde claro, que mide unos 8 milímetros para este momento. Entre sus funciones más importantes se destaca el aporte de los nutrientes necesarios al embrión durante las primeras semanas. Dentro de esta estructura se encuentran la cavidad amniótica, el saco vitelino y el futuro bebé.
  • El embrión. Si bien aún es muy pequeño para visualizarse en detalle, se observa como un engrosamiento de la pared del saco gestacional, próximo al saco vitelino. En el caso de que no se logre objetivar en ese momento, el especialista indicará una nueva ecografía 2 semanas más tarde.

En el primer trimestre, la ecografía se realiza por vía transvaginal, pues el bebé no tiene un tamaño considerable como para visualizarse por vía abdominal.

¿Qué estructuras ya están formadas en el bebé a las 6 semanas de embarazo?

En la sexta semana de gestación, el embrión tiene una longitud de 4 a 5 milímetros, por lo que apenas se distingue en la ecografía. Sin embargo, la formación de sus principales órganos va en avance.

El sistema nervioso es uno de los aparatos que se desarrollan a gran velocidad a esta altura, por lo que es clave cuidar la salud de la mamá desde antes de la concepción. El tubo neural embrionario comienza a cerrarse en esta etapa y da forma a todas las estructuras neuronales que conocemos: el cerebro, el tronco cerebral, la médula espinal, entre otros.

En este paso es donde pueden generarse los defectos del tubo neural, los cuales pueden prevenirse, en gran medida, a través de la ingesta profiláctica de ácido fólico en los meses previos a la concepción.

También, se puede apreciar la estructura primitiva del corazón, que se observa como un tubo. Y junto a esto, escuchar los primeros latidos cardíacos. La frecuencia cardíaca en esta semana es aún lenta, de unos 85 a 100 latidos por minuto.

Al final de la semana 6 y hacia la 7, el embrión comienza a adquirir forma y la cabeza empieza a detallarse, así como unos pequeños brotes que darán origen a los brazos y las piernas.

En esta etapa del embarazo comienzan las molestias gastrointestinales y aparecen las náuseas y el estreñimiento.

Cambios que experimenta la madre a las 6 semanas de embarazo

En esta etapa del embarazo todavía no hay cambios visibles en el cuerpo de la madre, pero sí es posible empezar a experimentar los primeros síntomas vinculados al aumento de la hormona gonadotropina coriónica humana.

Los pechos se sienten presionados y sensibles debido al aumento del flujo sanguíneo. Por otro lado, aparecen las molestias gastrointestinales, entre ellas, las temidas náuseas y el estreñimiento.

La fatiga y la somnolencia son también habituales a partir de la sexta semana. Estas son el resultado del gasto energético que provoca el desarrollo embrionario y el aumento de los niveles de progesterona.

En general, es el momento en el que la mayoría de las mujeres comienza a sospechar de un embarazo debido a la ausencia de menstruación y a los síntomas que aparecen. Esta es la razón por la que se suele realizar la primera ecografía tan pronto como sea posible.

Acerca de las ecografías obstétricas podemos decir

Las ecografías son estudios sencillos, no invasivos y muy útiles para el seguimiento del embarazo. Por este motivo, los especialistas indican varias y de varios tipos durante la dulce espera.

Si bien a partir de las 6 semanas se pueden valorar algunos parámetros de salud de la madre y del futuro bebé, recién en la semana 11 se podrá evaluar objetivamente la correcta formación de la nueva vida.

Te podría interesar...
Conocer el sexo del bebé en la primera ecografía: ¿es posible?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Conocer el sexo del bebé en la primera ecografía: ¿es posible?

Conocer el sexo del bebé en la primera ecografía es posible con el método Ramzi. Eso si, para una mayor fiabilidad, conviene esperar al segundo tri...