¿Debería mi hijo vivir con sus abuelos?

Macarena · 24 enero, 2016
Cuando criamos a nuestros hijos en la casa de sus abuelos o bien cuando ellos deben mudarse a casa, suelen surgir conflictos y complicaciones que desconocíamos. Sin embargo, también hay una serie de beneficios que las madres no tienen en cuenta. ¿Debería mi hijo vivir con sus abuelos? Entérate en este artículo.

Si bien parece una locura el hecho de que tres generaciones compartan el mismo techo dado que esta convivencia puede ser fuente de conflictos, en la actualidad muchos chicos se ven obligados a vivir con sus abuelos debido a las circunstancias económicas desfavorables de sus padres.

Pese a que para cualquier niño los abuelos son maravillosos, tienen mala prensa: en vez de verlos como sus mejores compañeros llenos de amor para dar, son considerados consentidores y malcriadores seriales de sus nietos. Lo cierto es que ser abuelo es un trabajo intenso solo apto para personas sabias con mucha experiencia.

Es que ellos te criaron cuando eras un chiquilín por lo que hoy son los jefes de la familia, considerados en muchas sociedades fuente de sabiduría. El problema reside en la convivencia producto de compartir la casa con ellos o bien cuando un abuelo se muda a tu casa.

Aunque esta situación suele ser complicada, no te desesperes, pues muchos especialistas se han tomado el trabajo de analizar qué sucede cuando a nuestros hijos les toca vivir con sus abuelos. Descubre en este artículo cuáles son sus ventajas y desventajas.

Cuándo tu hijo debe vivir con sus abuelos

Son muchos los niños que, por diversas razones, deben vivir con sus abuelos, quienes se encargan del cuidado del nieto dado que sus padres no pueden ocuparse. A pesar de que los mayores hacen lo que fuera por el retoño que tanto aman, la realidad es que este tipo de decisiones pueden generar situaciones difíciles.

Pues los niños a los que les toca vivir con sus abuelos suelen extrañar a sus padres y anhelan vivir con ellos, mientras que a los abuelos asumir esta responsabilidad les representa la obligación de mantener un ritmo que ya no pueden mantener en pos de cuidar al niño y vigilar sus actividades.

¿Y si los abuelos se mudan a casa?

Si son los abuelos los que deben mudarse a casa, todos los integrantes del hogar se verán obligados a adaptarse a los considerables cambios que se producirán después de la mudanza. Por ejemplo, muchas veces el niño se ve obligado a cambiar de habitación o bien a disputar con otro familiar más la TV.

Por supuesto, el hecho de tener que mudarse a una casa ajena también puede ser duro para el abuelo, pero una vez finalizado el período de adaptación, tanto tu hijo como tu padre disfrutarán de su compañía y del tiempo de calidad que compartirán juntos.

Vivir con sus abuelos, una fuente de conflictos

La convivencia nunca es fácil, menos aún si al menos cinco o seis personas deben compartir un espacio reducido. Así, los roces se presentan como un final inexorable no sólo a nivel familiar sino que se traducen en conflictos de pareja dado que su intimidad e independencia decrece mientras la confianza de los abuelos aumenta.

La tolerancia hacia los abuelos dependerá además del parentesco que se tenga con él, es decir, si son padres o suegros. Otro factor que puede conventir la situación en una olla a presión a punto de explotar es la condición de salud que presenta la persona mayor.

f540518a772bdf87ab200beac9188ae4

No obstante, la fuente de conflictos más poderosa es aquella que hace a la crianza de sus nietos. Pues a menudo padres y abuelos tienen concepciones diferentes respecto a la educación de los niños, por lo que surgen malentendidos, recelos y sospechas que crean malestar y vician las relaciones.

Beneficios de vivir con sus abuelos

  • Tu hijo estará en las mejores manos mientras realizas tus actividades y obligaciones. Si trabajas o estudias, esa ayuda viene genial para cuidar al niño.
  • La ayuda no solo es infinita sino que viene con una sobredosis de experiencia capaz de batir a duelo a cualquier incertidumbre típica de madre primeriza o moderna.
  • La maternidad es un trabajo realmente agotador, si tu hijo debe vivir con sus abuelos te permite tener respiros, descansos y momentos de esparcimiento.
  • El chico recibe amor, atención y cuidados especiales por partible doble. No es para menos, pues una doble ración de besos y abrazos implica además multiplicar la motivación y autoestima de tu hijo. ¿Existe mejor manera de crecer?
  • Lograrás que tu solcito reciba más estímulos.
  •  Pueden dar opiniones útiles y valederas, siempre y cuando se los consulte oportunamente sobre determinados hechos o aspectos concernientes a la crianza del niño.
  • Tanto tú como tu hijo podrán recibir por parte de sus abuelos una sonrisa y el apoyo de una persona con mucha experiencia y amor de sobra.
  • El pequeño puede conocer a través de las vivencias del adulto sus raíces y tradiciones familiares.
  • La convivencia con sus abuelos, facilita el desarrollo afectivo de los chicos y los educa en el valor de los mayores aún cuando los años los vuelven frágiles.
68bfce276e413a81d83e6762a87861ba

Desventajas de que el niño deba vivir con sus abuelos

  • Las correcciones, consejos y sugerencias no solicitadas, si bien son intencionadas, resultan terribles y no siempre bienvenidas.
  • Se produce una falta de independencia a nivel individual así como también al interior de la pareja y la familia.
  • Se dificulta desarrollar costumbres familiares propias si estás supeditado a respetar las de tu familia.
  • Pueden generarse problemas de pareja en tanto no se cuente con un espacio propio y no se tenga tolerancia y paciencia.
  • Se consiente en exceso a tu hijo, tanto en permisos como en regalos. Se desdibujan los límites que establecemos, dado que la autoridad pasa a estar en manos de los abuelos.
  • Pueden experimentarse celos de los abuelos, dado que los niños pasan muchas horas con ellos mientras que tú trabajas o estudias, con lo cual sientes que además ellos disfrutan aquellas anécdotas que tú pierdes.
  • Puedes sentir que tu tesorito la pasa mejor con ellos que contigo. ¡Olvídate de ello!, esto no es así ya que tu pequeño sabe quién es su mamá y siempre serás su favorita.