Consejos para lavar la ropa del bebé

Naí Botello 23 mayo, 2018
Debido a la delicadeza de su piel, las ropas del bebé deben lavarse teniendo en cuenta ciertas precauciones. ¿Conoces las consignas fundamentales para llevar a cabo esta tarea?

Los consejos para lavar la ropa del bebé se traducen en tres grandes premisas: usar detergentes para niños, evitar los suavizantes y lavar por separado y delicadamente todas las piezas.

Generalmente, coincidimos en que aplicar estas tres ideas pueden ayudar a garantizar que los bebés no sufrirán ninguna alteración en su piel debido al contacto con los químicos propios de los detergentes. Sin embargo, ¿cuáles son las últimas recomendaciones por parte de los dermatólogos?

Según la Academia Americana de Dermatología, sí se pueden usar los jabones comunes de lavado para limpiar la ropa de los bebés. Se deben realizar excepciones solo con los niños que previamente hayan presentado alergias.

En todo caso, y pensando tanto en los niños alérgicos como en los que no lo son, los consejos para lavar la ropa de los bebés que presentaremos a continuación pueden ser muy útiles.

Consejos para lavar la ropa del bebé

Sobre el jabón

Como adelantamos anteriormente, una de las pautas establecidas para el lavado de la ropa del bebé es no utilizar productos regulares, sino los que son específicos para bebés. Este consejo puede aplicarse para la ropa de recién nacido y hasta que el niño cumpla aproximadamente seis meses.

También puede resultar de ayuda el usar los productos ecológicosen los que se emplean cantidades menores de componentes químicos.

Si, por el contrario, consideras que el detergente que usas ya cuenta con una fórmula delicada y quieres probar su uso en la ropa de tu pequeño, se recomienda que laves una sola prenda y determines luego de su uso cómo respondió la piel del niño.

Sobre el suavizante

El mismo principio del jabón se aplica al uso del detergente. Si se desea usar, se aconseja hacerlo posterior a los seis meses de edad del niño; además, siempre hay que hacer una prueba en una sola prenda para observar cómo responde la piel del bebé.

No obstante, el problema fundamental sobre el suavizante es que se aplican luego del último enjuague, por lo que se presume que grandes cantidades del producto quedan impregnadas en las prendas. Este, claro, es un inconveniente que no tiene el uso del detergente regular para lavar la ropa,

Un consejo para su aplicación: si insistes en usarlo, lo mejor es que trates de enjuagar bien la prenda al final del lavado para que ninguno de los elementos químicos presentes en él puedan estar en contacto con la piel de niño.

Hay que tener cuidado con los productos que se emplean para lavar la ropa del bebé.

De qué manera se lavan las prendas

Con respecto a la forma del lavado de la ropa del bebé, puedes elegir entre la limpieza a mano o el uso de la lavadora. En el caso de que desees lavar a mano, debes prestar especial atención en el aclarado final, garantizando que no queden en la prenda rastros de jabón.

Las prendas que se recomiendan lavar a mano son las elaboradas a base de telas delicadas, encajes y bordados. Por sus delicadas fibras, estas sufrirán un desgaste mayor si se introducen en la lavadora.

Si decides usas la máquina de lavar, debes programarla para que trabaje en el ciclo delicado y con la función del doble remojo. Es imperativo que por ninguna razón laves la ropa del bebé con la de los adultos o demás miembros de la familia.

“Sí se pueden usar los jabones comunes de lavado para limpiar la ropa de los bebés. No obstante, se deben realizar excepciones solo con los niños que previamente hayan presentado alergias”

Sobre la frecuencia de lavado de las prendas

Una de las dudas frecuentes en los padres, además de las referentes al uso del jabón y de qué manera lavar la ropa, se vincula a la frecuencia con la que se deben lavar las prendas.

Desde luego, sabemos que los niños se ensucian con mucha rapidez; para evitar que su ropa se manche o que se deba recurrir a químicos tóxicos y abrasivos, lo ideal es lavar y tallar sobre la mancha ni bien se haya ensuciado la prenda.

Los consejos para lavar la ropa del bebé se traducen en tres grandes premisas relativas al uso de productos especiales.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que las toallas de baño, almohadas y ropa de cama en general deben lavarse con relativa frecuencia. Al menos cada dos semanas, en el caso de la ropa de cama, y una vez a la semana o cada tres usos máximo en el caso e la toalla de baño del bebé.

Siguiendo estos consejos para lavar la ropa del bebé se podrá prevenir posibles alergias o alteraciones en la delicada piel de los niños. Ningún cuidado es demasiado cuando la premisa es cuidar la salud de los pequeños.

Te puede gustar