¿Qué son esas manchitas rojas en la piel del bebé?

Amanda3 3 marzo, 2017

En ocasiones los bebés tienden a sufrir de los mismos problemas. Por ejemplo, las manchitas rojas en la piel son comunes en muchos casos. Sin embargo, la causa no siempre es la misma o no está totalmente clara.

Por lo general, este tipo de afección en la piel es producida para la típica varicela, pero pueden ser provocadas por otras causas. Es posible que algunos niños desarrollen enfermedades que no son comunes en esta población, en consecuencia, puede ser difícil identificarlas.

Exantemas o manchitas rojas

Las erupciones cutáneas que aparecen en forma de manchitas rojas, son llamadas por los médicos como exantemas. El tamaño y la forma de estas, es variado, por lo general causan picor y aparecen en zonas distintas del cuerpo. Pueden extenderse totalmente por la piel o aparecer en lugares específicos.

Las principales enfermedades infantiles que causan estas erupciones son la varicela, el sarampión y la rubeola. Sin embargo, en la actualidad estas afecciones son casi inexistentes debido a las vacunas. Por lo tanto, a muchas madres pueden tomarnos desprevenidas, incapaces de determinar qué le pasa a nuestro bebé.

Por otro lado, los expertos señalan que el 70%  de las veces, este tipo de manchas aparecen por causa de enfermedades virales. En tal sentido, estas terminan desapareciendo por sí solas sin agravarse. Pese a ello, siempre es recomendable llevarlos al pediatra, en especial cuando existen otros síntomas al mismo tiempo.

Principales causas de las manchitas rojas en  la piel

Para evitar que las enfermedades que causan estas erupciones afecten a nuestros bebés, es muy importante mantener sus vacunas al día. No obstante, como hemos dicho, estas manchas pueden ser ocasionadas por afecciones que no son comunes en los niños.

De igual manera, es conveniente saber cuáles son las enfermedades que producen esas manchitas rojas en la  piel. Entre otras, tenemos las siguientes:

Varicela

Suele afectar a niños entre los dos y diez años. Se trata de una de las enfermedades más comunes en los niños. También puede aparecer en bebé y adultos pero con menos frecuencia. Es causada por un virus que resulta altamente contagioso.

Este virus permanece en el organismo por mucho tiempo, por lo cual es capaz de volver a aparecer. Sus síntomas incluyen, fiebre, dolores en las articulaciones y de cabeza, además de las manchitas rojas en la piel.

Dermatitis atópica

Se encuentra entre las afecciones más comunes que se presentan en la piel de bebés y niños pequeños.  Su síntoma más perceptible es la aparición de una erupción  que causa picor, resequedad y descamación. En algunos casos los pequeños brotes producen costras e irritación en grandes áreas de piel.

Rubeola

También es una enfermedad producida por un virus. Es típica en los niños, entre los cuales puede propagarse rápidamente. Además de las manchitas rojas en la piel, pueden presentarse otros síntomas como tos, fiebre e inflamación en los ganglios.

 Escarlatina

A diferencia de otras enfermedades similares, la escarlatina es producida por estreptococos, bacterias que afectan en la infancia. Es relativamente contagiosa, principalmente se transmite por medio de estornudos y gotitas de saliva. Los síntomas que se relacionan con esta enfermedad son las manchitas rojas en la piel, fiebre, dolor de garganta, náuseas y asperezas en la piel.

Impétigo

Esta  infección provocada por bacterias se caracteriza por la aparición  de sarpullido que generalmente terminan en ampollas. Se contagia por el contacto con la piel del afectado. Las principales zonas afectadas son el rostro, el cuello, la zona del pañal y las manos.

Sarampión

Al igual que otras enfermedades similares, el sarampión ha sido casi erradicado por la aplicación de vacunas. Por esta razón, los casos son menos frecuentes. Se trata de una enfermedad viral muy contagiosa, pero una vez superada nunca vuelve a aparecer.

Se puede reconocer por la aparición de una erupción en la piel que ocurre después de avanzada la enfermedad. Los síntomas iniciales son parecidos a los de un resfriado, los cuales se mantienen por unos tres días.

Te puede gustar