Cómo educar niños autosuficientes

Corina González 6 septiembre, 2018
Podemos inculcar a nuestros hijos principios de fuerza y liderazgo desde muy pequeños. Esto les ayudará a tener una buena autoestima y seguridad para resolver cualquier situación por sí solos.

Desde pequeños, los chicos pueden hacer gala de sus habilidades frente a distintas situaciones. Es conveniente que estén dispuestos a enfrentarse y superar diferentes obstáculos, como también a aferrarse a su verdad y defenderla. Saber educar niños autosuficientes es la clave para formar hombres y mujeres exitosos para el futuro.

Tener en la casa a pequeños que sepan distinguir cuándo pueden hacerse cargo de una situación es una gran ventaja; allí se forjan los cimientos de su autonomía y seguridad. Asumir la responsabilidad de sus actos, establecer sus propios juicios y no temer a equivocarse son las bases de un hijo autosuficiente.

Tener estas características ofrece muchos beneficios para el niño y su entorno familiar. En primer lugar porque, de una forma u otra, cultiva herramientas indispensables para su futuro.

Por otra parte, su niñez estará acompañada de experiencias gratificantes, cariño y apoyo incondicional de sus padres, ya que no temerá a experimentar situaciones fáciles o incómodas. Esto eleva, sin duda alguna, su autoestima.

Ventajas de ser un niño autosuficiente

Los principales beneficios de inculcar este tipo de crianza en los niños son:

  • Autonomía: Tendrá su propio concepto de sí mismo, con autoestima alta y sana.
  • Madurez en su tiempo justo.
  • Sin miedo a equivocarse, será cuidadoso a la hora de responder o tomar alguna decisión.
Los nombres bíblicos para niños transmiten diferentes cualidades.

Tener todas estas potencialidades le ayudará a desenvolverse apropiadamente a medida que crezca. Para lograrlo, la clave de todo esto es la educación y la familia. Tener un núcleo familiar fuerte y unido ayudará a que su conducta y formación transiten por las líneas de la autoconfianza y la fortaleza espiritual e intelectual.

¿Cómo educar niños autosuficientes?

En casa, se pueden implementar varias actividades sencillas para educar y fortalecer el carácter de pequeños autosuficientes. Como padres, tenemos el deber de velar por lo mejor para nuestros hijos; sin dudas, esto incluye fomentar su autonomía para que puedan salir adelante en cualquier situación.

Debemos empezar con esta formación desde que nuestros hijos son pequeños. Al principio, asignándoles tareas fáciles, que sepamos que puedan dominar perfectamente; conforme pasa el tiempo y van creciendo, se incrementa la dificultad.

Algunas de las responsabilidades que podemos dejarles es vestirse y recoger sus juguetes o ropa. Esto, aunque parezca poco, será un logro para ellos y así se irán habituando hasta llegar a actividades más complejas. Además, con ello, el niño empieza a tomar conciencia de sus límites y valora su esfuerzo.

“Para educar a un niño con autoestima, hay que enseñarle a perder”
—Dr. Estivill—

Una buena relación crea niños autosuficientes

La unión emocional entre padres e hijos es fundamental. Es por ello que el amor y el apego son piezas claves para la confianza del pequeño.

A partir de allí, se promueve una personalidad con seguridad e independencia y se cubren todas sus necesidades. Gracias a que siente el apoyo de sus progenitores, el niño se ve impulsado a superar retos y a experimentar libremente en su entorno.

A medida que avanza en edad y confianza, se les puede permitir tomar sus propias decisiones y realizar actividades solos, como por ejemplo bañarse, atarse los zapatos, comer con cubiertos o elegir su ropa. Incluirlo en la elección de algún paseo, viaje o salida también es favorable. Todo esto le ayudará a tener más iniciativa y expresarse libremente.

Enseñar a los niños a ser educados requiere de respeto y tolerancia por los demás.

Cada logro merece una felicitación. Para educar niños autosuficientes, es importante aplaudir los retos alcanzados sin ser demasiado exagerados.

Si se equivoca muchas veces, se debe valorar la persistencia y tenacidad; no debemos dejar de conversar sobre sus errores y aupar sus esfuerzos. Esto les ayudará a manejar la frustración por medio del autocontrol y la tolerancia.

Es importante darle libertad al niño para que crezca su confianza; claro está, sin dejar de participar activamente en su vida. Por esa razón, debemos estar presentes en todas las actividades, actuando de guía para que sientan el apoyo familiar. La protección no es mala; lo que sí perjudica la autoestima y la seguridad es la sobreprotección.

Hay que dejar que el pequeño aprenda a desenvolverse en el medio que lo rodea; que experimente y enfrente los desafíos que se puedan presentar. Encontrará las soluciones en su interior, por medio del raciocinio y basado en la confianza que tenga en sí mismo.

Te puede gustar