Apendicitis en adolescentes

Francisco María García 6 septiembre, 2018
La infección del apéndice en los adolescentes puede suponer una de las situaciones de mayor dolor intenso. Aunque conlleva un riesgo importante, incluso para la vida del paciente, es un problema que se soluciona con una sencilla cirugía.

La apendicitis es una infección o inflamación del apéndice que provoca un dolor agudo intenso y que aparece mayoritariamente entre los 10 y los 16 años. Este problema debe ser tratado a tiempo; para ello, la extracción del órgano es el modo típico de curar la apendicitis en adolescentes.

Como su nombre lo indica, el apéndice es un agregado en el lado derecho del intestino grueso de entre cinco y nueve centímetros de largo. Si bien no ha quedado establecida su función, sí se sabe que el desarrollo físico propio de la adolescencia puede implicar una obstrucción en la comunicación con el intestino.

La inflamación generada, si no es tratada a tiempo, puede desencadenar en fuertes infecciones que deriven en peritonitis. Incluso la vida del paciente puede verse en peligro en estas situaciones.

Síntomas de apendicitis en adolescentes

El dolor y los síntomas de la apendicitis en adolescentes son progresivos. Sin embargo, conociendo las probabilidades propias de la edad, padres y madres deben estar atentos a un posible caso de inflamación del apéndice. Si se trata a tiempo, la operación y recuperación serán sencillos.

Los signos de apendicitis son los siguientes:

  • Dolor persistente en el costado derecho del ombligo.
  • El dolor desciende e incluye la parte inferior del abdomen.
  • Posible presencia de náuseas y vómitos.
  • Dificultad para evacuar heces y estreñimiento.
  • Al dolor constante se le suman cólicos.
  • Diarrea.
  • Abdomen inflamado: el tacto se torna cada vez más doloroso.
  • Pérdida total o parcial de apetito.
  • Alta cantidad de glóbulos blancos.
Una mujer debe saber que no se puede tener la regla y estar embarazada.

Posibles causas de la apendicitis en adolescentes

Basta imaginar el dolor de cualquier infección externa para recordar que la piel se inflama y se siente tirante. En los adolescentes, la apendicitis puede asociarse al estrés, así como a un ritmo de vida desordenado.

Según los especialistas, al encontrarse el cuerpo en pleno desarrollo, los cuidados y la vida sana deben ser tan importantes como en niños menores. En esta etapa de la vida, los jóvenes pacientes pueden resistirse a la debida visita al médico.

Entre los 10 y 16 años no son adultos, pero tampoco son niños. Esto puede derivar en que, aún sufriendo físicamente, sean capaces de soportar el dolor con la esperanza de que se desvanezca por sí solo.

Realmente, las molestias de una apendicitis no solo necesitan de un tratamiento urgente, sino que pueden derivar en problemas serios. La peritonitis es la ruptura del apéndice; cuando esto sucede, significa que la pus propia de la infección comenzará a afectar la superficie abdominal.

El dolor es tan intenso que apenas un roce por la piel de la persona provoca un grito desgarrador. En este punto, prácticamente es imposible dar un solo paso.

“La inflamación generada, si no es tratada a tiempo, puede desencadenar en fuertes infecciones que deriven en peritonitis”

Qué hacer ante los síntomas de apendicitis en adolescentes

El síntoma más importante es el dolor intenso. Si bien en un principio puede malinterpretarse, es indispensable consultar con el pediatra o médico clínico. Lo ideal es que el paciente espere acostado y con la mayor quietud posible.

En algunas ocasiones, el cuadro de infección puede avanzar más rápido que en otras. Es conveniente proporcionar un ambiente de mucha calma y reposo, en tanto llega la emergencia médica.

Asimismo, no deben suministrarse calmantes, alimento o medicación alguna. Ante un caso de apendicitis en adolescentes, es de mucha ayuda mantenerse en ayunas e incluir líquidos. Tomando estas precauciones, el diagnóstico y el tratamiento podrán realizarse sin demoras.

Diagnóstico de la apendicitis

Aunque los médicos pueden detectar una apendicitis al tacto, se necesitan una serie de procedimientos y estudios médicos para confirmar el diagnóstico y proceder a la operación. Una vez ingresado al hospital, el paciente deberá realizarse:

  • Una ecografía o ultrasonido.
  • Un conteo de glóbulos blancos.
  • Un análisis de orina para descartar posibles infecciones en el tracto urinario.
  • Enema de bario —estudio del tracto inferior del intestino—.
  • Tomografía computarizada.
  • Laparoscopia.

Tratamiento de la apendicitis: apendicectomía

La cirugía es la única vía posible para erradicar la apendicitis en adolescentes; esta se realiza una vez obtenidos los resultados de los análisis. El tiempo entre la hospitalización y la operación suele ser de dos días.

Este procedimiento se lleva a cabo con anestesia general. Por ser un padecimiento más que frecuente en los jóvenes, se cuenta entre las intervenciones de rutina de cualquier establecimiento médico.

La apendicitis en niños se soluciona mediante una sencilla operación.

Modos de prevenir la apendicitis en adolescentes

La siguiente lista puede ayudar a los adolescentes a cuidarse y evitarse el disgusto de la apendicitis.

  • Llevar una rutina alimenticia con horarios establecidos.
  • Beber abundante líquido, preferentemente agua.
  • Realizar deportes o actividades físicas de mediana intensidad con regularidad.
  • Evitar el uso frecuente de aspirinas o medicamentos que irriten el intestino.
  • No fumar.
  • Masticar con calma los alimentos.
  • No posponer la necesidad de defecar.

En conclusión, si bien en ocasiones personas muy saludables pueden padecer apendicitis, nunca están de más las medidas de prevención. Hay que insistir en que, aunque se cuenta entre las afecciones más comunes entre los adolescentes, la apendicitis puede derivar en complicaciones serias.

Te puede gustar