Las infecciones urinarias en la infancia

Mervis Romero · 23 diciembre, 2017
Se puede prevenir un daño renal crónico con un diagnóstico a tiempo, un buen tratamiento y seguimiento estrecho de la infección.

Las infecciones urinarias en la infancia son muy comunes. De hecho, en los niños suelen producirse en los primeros tres meses de vida y en las niñas a cualquier edad.

Las recaídas suelen ocurrir durante los primeros 6 meses de vida. Es importante saber cuáles son las características clínicas de las infecciones urinarias en la infancia, para así poder tratarlas adecuadamente de acuerdo a la edad del paciente.

¿Qué son las infecciones urinarias?

Una infección del tracto urinario (ITU) es la invasión y multiplicación en la vía urinaria de bacterias. El principal agente que la causa es la Escherichia coli, en ambos sexos. Esta es la segunda causa más frecuente de infección en los niños después de las respiratorias.

Por lo general, la vía de infección es ascendente; es decir, los microorganismos que proceden del intestino ascienden por la uretra hasta llegar a la vejiga.

Principales síntomas

Los síntomas dependen de la gravedad y de la zona en la que se produce la infección, puede ser en los riñones, vejiga, uréteres o uretra.

  • Cuando ocurre en la vejiga se llama cistitis, y los síntomas comunes son: dolor abdominal bajo, color y olor de la orina más concentrada o turbia, orinar constantemente pero en poca cantidad, ardor al orinar y presencia de sangre en la orina.
  • Si afecta los riñones, recibe el nombre de pielonefritis, y si no se trata a tiempo puede dañar los riñones. Los síntomas son: escalofríos, fiebre y dolor en la zona lumbar, náuseas, vómitos y piel enrojecida.
  • En los bebés, aunque no pueden explicar cómo se sienten, lo muestran con síntomas de irritabilidad, inapetencia, vómitos y fiebre.

Causas más comunes

Existen muchas causas por las que pueden aparecer bacterias dañinas en esta zona y provocar infección, entre ellas:

  • No orinar con frecuencia.
  • Vestir prendas muy ajustadas.
  • Enfermedades del sistema nervioso que dificultan el orinar.
  • Mala higiene al ir al baño, limpiándose de atrás hacia adelante.
  • Constantes baños de burbujas o espumas que puedan causar una infección.
  • Reflujo vesicoureteral que consiste en que la orina se regrese hacia uréteres y riñones.
Las infecciones urinarias se tratan con antibióticos.

 Tratamiento

Las infecciones urinarias en los niños son tratadas con antibióticos de acuerdo a la edad, siempre debe atenderlo un especialista, y este determinará si es necesaria la hospitalización para administrarle los antibióticos vía intravenosa.

Es importante que el niño beba mucha agua durante el tratamiento. Si los síntomas desaparecen, el médico le puede prescribir bajas dosis de antibióticos. Sin embargo, si los síntomas reaparecen, deben acudir al médico inmediatamente.

El tratamiento con antibióticos debe elegirse según la resistencia de los gérmenes y de acuerdo a tratamientos anteriores, si es el adecuado, se logrará estabilizar la orina en 24 horas.

Si la infección es agua, pero no sistémica, el tratamiento es de 7 a 10 días, y puede ser con:

  • Ácido nalidíxico 55 mg/kg/día.
  • Cefalexina 50 mg/kg/día.
  • Nitrofurantoina 5-7 mg/kg/día.
  • Trimetropin sulfa 5-7 mg/kg/día.
  • Amoxicilina 50-100 mg/kg/día.

Si es con compromiso sistémico, el tratamiento será por 14 días de acuerdo a la edad del niño.

Recién nacidos y menores de 4 meses:

  • Ampicilina 75-100 mg/kg/día
  • Gemtamicina 7 mg/kg/día
  • Amikacina 15 mg/kg/día
  • Cefotaxime 100-150 mg/kg/día
  • Ceftriaxona 75 mg/kg/día

  Para mayores de 4 meses se recomienda:

  • Cefalotina 80-160 mg/kg/día.
  • Cefradina 50-100 mg/kg/día.
  • Ceftriazona 75 mg/kg/día.
  • Cefotaxima 100-150 mg/kg/día

Si los gérmenes son resistentes:

  • Aztreonam o amikacina.
Beber agua en abundancia previene infecciones urinarias en la infancia.

Cómo prevenir las infecciones urinarias en la infancia

Puesto que la principal causa de infección es la entrada de un microorganismo que viene de la zona anal y pasa a la vejiga, es posible tomar medidas para minimizar la invasión, como las siguientes:

  1. Ponle ropa interior que sea suave, fresca y holgada.
  2. Cambia frecuentemente los pañales.
  3. Mantén limpios sus partes genitales.
  4. Enséñale hábitos de higiene apenas tenga la edad.
  5. Ofréceles líquido constantemente.
  6. Explícale a los más grandes que deben ir al baño varias veces al día.

Con estas medidas, reducirás las probabilidades que tus hijos presenten infecciones urinarias en la infancia.

Si a pesar de todo esto los niños sufren infecciones, de forma frecuente, es posible tratarlos con antibióticos por un tiempo determinado y bajo supervisión médica.