Qué responsabilidades puede asumir un niño de 2 a 6 años

Cuando miramos a nuestro pequeño, observamos a un ser precioso al que adoramos y soñamos con proteger y amar el resto de su vida. Sin embargo, para que ese chico sea realmente feliz, hemos de recordar que ha de tener responsabilidades adecuadas a su edad. Por ello te mostramos qué le puedes pedir a tu niño en la etapa de los 2 a los 6 años.

Hemos decidido marcar esta segunda etapa del desarrollo del niño según las teorías de Jean Piaget porque es primordial en su evolución. Aquí es cuando el pequeño comienza a abrirse al mundo, a conocer su entorno, a mejorar sus capacidades psicomotrices, temporales y espaciales y a marcar su personalidad.

Ahora bien, tal vez pienses que todavía es muy pequeño para asumir responsabilidades. Sin embargo, tiene edad suficiente para saber que hay ciertas obligaciones y rutinas que ha de respetar y cumplir. Recuerda que de esta forma el chico será más seguro de sí mismo, autónomo y consciente de que en la vida debe ser educado.

15716310461_38da38a054_b

Responsabilidades del niño de 2 a 6 años

Conocemos ya una buena lista de responsabilidades que el niño debe cumplir durante su etapa de 2 a 6 años. Algunas serán más sencillas, otras necesitarán de tu apoyo, pero todas ellas pueden ser perfectamente realizadas por tu hijo:

  • Horas de sueño: Tal vez parezca obvio, pero los niños a esta edad requieren de al menos 10 horas de sueño diarias. Es necesario que entienda que a ciertas horas debe estar en la cama, así como que es básico un buen descanso para poder rendir al máximo, aunque sea para jugar, divertirse y disfrutar.
  • Comer solo: Aunque no todos los niños tienen el mismo ritmo de desarrollo, muchos de ellos pueden comer solos a partir de los 2 años. Es importante que le ayudes, le muestres el camino y el uso de los cubiertos. Esto le ofrece autonomía y confianza en sí mismo.
  • Control de esfínteres: Muchas mamás se agobian si a los dos años su niño aún no controla el esfínter. No sufras, cada uno tiene su ritmo. Es mejor no asustarse y dejar que este cambio algo violento para el joven sea progresivo y lo menos traumático posible. No obstante, a partir de los tres añitos casi todos lo consiguen. Si observas algún retroceso una vez lo ha logrado, tal vez el chico estén inseguro o llamando la atención.
  • Responsabilidades del hogar: Es necesario que nuestro pequeño no adopte malos hábitos desde niño. Por ello hay que darle ciertas responsabilidades del hogar. A partir de los tres o cuatro años ya pueden ayudar a poner y recoger la mesa o hacer tareas más sencillas como pasear a una mascota, intentar hacer la cama… Sea como fuere, debe ser algo progresivo según su desarrollo.

8720602322_f17a2516aa_b

  • Orden personal: Un niño con dos o tres años ya tiene edad para ir interiorizando el orden en su mente. Ellos no pueden mantener mucho tiempo seguido la concentración en un solo asunto, pero sí pueden conocer rutinas como la necesidad de ordenar su cuarto, recoger sus juguetes, etc. Esto irá mejorando según se desarrolle, pero es necesario empezar pronto.
  • Higiene personal: También es importante inculcar en el pequeño la necesidad de la higiene personal. Con unos tres años ya pueden empezar a intentar vestirse solos, siempre bajo tu supervisión y con tu apoyo. Además, pueden comenzar a enjabonarse la cabeza, aunque con 5 o 6 años ya hasta podrían ducharse solos. También el cepillado dental desde los dos años es una acción que pueden hacer sin grandes problemas.
  • El cuidado de hermanos y mascotas: Como hemos dicho, un niño con tres años ya puede acompañarte al paseo de una mascota, aunque es pronto para que la cuide por sí solo. Si además tiene un hermano menor, hemos de comenzar a inculcarle la necesidad de respetar a otros chicos o seres. De hecho, con cinco o seis años estos conceptos estarán perfectamente claros en su mente y demostrará una gran autonomía a la hora de ayudar a su hermano, a su mascota e incluso a un bebé.
  • Otras tareas: Los niños con 5 o 6 años ya pueden comenzar a leer por si solos, estudiar, etc. Aunque aún no tienen una gran capacidad de concentración a largo plazo, disfrutarán de estas actividades durante un rato. Incluso pueden comenzar a hacer sus primeros pinitos en la cocina, siempre con herramientas de plástico y sin fuego, pero ayudar a hacer un pastel es perfectamente factible, por ejemplo.