Dale responsabilidades para que se gane privilegios

Marisol · 1 diciembre, 2015

Nunca es demasiado pronto para enseñarle a un niño que los privilegios se obtienen por méritos, que son consecuencias positivas de cumplir con las responsabilidades que cada uno tiene desde su rol en la familia.

Las responsabilidades y los privilegios son dos aspectos que deben ir de la mano en todos los momentos de nuestra vida, por eso es necesario que en la niñez se aprenda a cumplir con los deberes para tener logros importantes.

Tips para enseñarles a tus hijos el valor de la responsabilidad

  • Comenzar desde una temprana edad. No puedes esperar que un adolescente asuma una gran responsabilidad si no le has enseñado desde pequeño a asumir deberes adecuados para su edad. La responsabilidad es un valor que puede comenzar a enseñarse cuando los niños apenas están comenzando a caminar.
  • Déjalos ayudarte. Muchos padres no dejan que sus hijos intervengan en las actividades que realizan, pero si se quiere tener un hijo responsable, una buena práctica es permitirles participar en actividades cotidianas como la limpieza e incluso cosas de tu trabajo cuando sea posible. Asígnales pequeñas tareas que sean fáciles y agradables para ellos.
  • Muéstrales cómo ser responsables. Dales los medios para que puedan cumplir sus tareas cómodamente. Si quieres que recojan su ropa, ponles un cesto para que lo hagan. Haz un acompañamiento paciente y continuo a cada uno de los deberes que otorgas a tus hijos y luego lo harán por sí mismos.
  • Sé modelo. Tu conducta es el ejemplo más grande para que realicen las acciones que quieres que hagan. Dale a entender que como familia son un equipo y que cada uno de los miembros del equipo tiene funciones importantes que se deben realizar para que todo se dé de la manera más conveniente para el beneficio común.

Chores

  • Ten una actitud positiva. Especialmente cuando son pequeños, los niños siempre quieren ayudarte, así que es ideal que uses esa actitud positiva para que se comprometan en otro tipo de actividades. Siempre dales un estímulo verbal cuando hagan lo que les pediste que hicieran, esto fortalece la comunicación y convierte esa acción positiva en un hábito para la vida.
  • Controla tus expectativas. Cada tarea debe estar pensada en la edad y las posibilidades del niño. Es un proceso que se da poco a poco y no verás los resultados de un día al otro, así que lo mejor es reconocer los avances de tus hijos y poco a poco aumentar el grado de compromiso en cada actividad.
  • Maneja adecuadamente las recompensas materiales. Al menos al comienzo del proceso, no es recomendable que des premios por cada buena acción. Las recompensas pueden generar que tus hijos actúen solamente esperando un premio y esa no es la idea. Estimúlalos afectivamente y cuando ya haya una rutina de responsabilidad, puedes dar ocasionalmente una recompensa tangible.
  • Ten rutinas bien establecidas. El orden en las rutinas es una de las claves para que logremos formar niños responsables. Si cada uno sabe lo que se debe hacer en determinado momento del día, los resultados serán mejores y más evidentes.
  • Enséñales que cada acción tiene una consecuencia. Que puede ser positiva o negativa dependiendo de lo que se haga. Si se incumple con una de las responsabilidades asignadas, quítale (por lo menos temporalmente) alguno de los privilegios que le has dado. Poco a poco aprenderá que las buenas acciones traen privilegios y que las poco adecuadas generan consecuencias que no son muy agradables.

Parents

  • Estimula la independencia. La única forma de perfeccionar una habilidad es a través de la práctica. Si dejas que haga por sí mismo las tareas que son acordes a sus condiciones, poco a poco aprenderá a confiar en sus capacidades y a tener un estilo de vida más independiente.
  • Déjalo tomar decisiones. Cuando dejas que tus hijos elijan y decidan en aspectos que son relevantes para ellos, les enseñas a analizar las consecuencias de las situaciones y a revisar lo que es más conveniente para ellos. Para los chicos más pequeños, dales opciones que sean adecuadas y permite que escojan entre las posibilidades que les presentas.

El valor de la responsabilidad es uno de los más importantes que deben fortalecerse desde edades tempranas. Recuerda que desde pequeños se deben involucrar en las actividades familiares para que aprendan a ser parte de una comunidad en la que los derechos y los deberes de todos son igualmente importantes y necesarios para la sana convivencia