Cómo curar las ampollas causadas por los herpes

Naí Botello · 27 septiembre, 2018
Las ampollas del herpes causan terribles incomodidades físicas y estéticas. Si estás buscando soluciones para eliminar las erupciones, no te pierdas los fabulosos remedios que te traemos a continuación. 

El herpes simple es un virus que, una vez que se contrae, no se elimina por completo del organismo. Suele manifestarse con dolorosas ampollas en la boca o en la zona genital, según sea el caso. ¿Conoces cómo curar las ampollas causadas por los herpes?

Aunque queda claro que esta afección es permanente, eso no significa que no se puedan combatir sus molestos síntomas. Es por eso que este texto informativo puede ser de gran utilidad para quienes la padezcan.

Existen diversas opciones que se utilizan en la actualidad para eliminar las ampollas del herpes. Estas incluyen desde pomadas y comprimidos antivirales hasta remedios naturales; en referencia a estos últimos, muchos resultan efectivos según las características de las erupciones y las condiciones de salud de la persona que las porta.

Datos generales sobre el herpes y su modo de contagio

El herpes simple es una infección bastante común que suele afectar la piel en zonas como la boca, los genitales, la mucosa faríngea y, en casos particulares, las córneas. Esta condición se considera como un virus de tipo citolítico; esto quiere decir que produce en el organismo que las células se infecten y aparezcan pústulas o heridas con costras sobre los tejidos infectados.

Específicamente, su aspecto se describe como ampollas pequeñas y rojas. Además, desde ellas supura un líquido amarillento.

Existen dos formas de contraer esta enfermedad tan contagiosa. La primera es mediante el contacto sexual con una persona infectada, tenga o no presencia sintomática en ese momento.

La segunda manera, que generalmente se vincula al herpes oral, se produce durante la niñez por exposición al virus; no se vincula, desde luego, al contacto sexual.

El herpes no tiene cura definitiva.

Cómo curar las ampollas causadas por el herpes

Las ampollas o aftas del herpes presentes en la boca o en la zona genital suelen manifestarse sobre los tejidos por lapsos de tiempo de entre 7 a 10 días; asimismo, se dan al menos 4 o 5 veces al año.

Para determinar las características específicas del tipo de herpes que presentas, resulta imperativo que obtengas un diagnóstico preciso de un médico a través de la realización de un cultivo viral. Una vez identificado, será más sencillo hacer la elección del tratamiento adecuado.

Antes de detallar la lista de opciones para combatir estas aftas, es importante que sepas que cualquier tratamiento debe estar autorizado por tu médico de cabecera. Este artículo solo funge a modo informativo, con la finalidad de que conozcas las opciones y las discutas con tu doctor.

“El herpes simple es una infección bastante común que suele afectar la piel en zonas como la boca, los genitales, la mucosa faríngea y, en casos particulares, las córneas”

Tratamientos farmacéuticos

Los tratamientos farmacéuticos recomendados para combatir esta afección son, generalmente, pomadas. En sus fórmulas, estas incluyen sustancias como el aciclovir, el valaciclovir y el famciclovir.

Estas deben ser aplicadas por 7 días al menos 3 o 4 veces al día. Recuerda que estos medicamentos no van a curar el herpes; como te indicamos previamente, solo servirán para aliviar los síntomas y reducir la duración de la ampolla.

Tratamientos caseros

Estos remedios caseros, aunque no forman parte de la medicina tradicional, han demostrado ser altamente efectivos para combatir las heridas de las ampollas. Sus propiedades funcionan para eliminar el picor y dolor y coadyuvan en la cicatrización. Su éxito es igual o mayor al de las pomadas antivirales al punto que muchos médicos los recomiendan.

1. Tintura de propóleo

La tintura de propóleo es un excelente aliado para la cicatrización de la piel y para eliminar bacterias. Se debe aplicar una gota sobre la ampolla tres veces al día, hasta lograr que la afta seque.

2. Té de caléndula

La caléndula posee excelentes propiedades antinflamatorias que otorgan alivio inmediato para el dolor y el prurito en el área. Se recomienda preparar una infusión y tomar de forma abundante durante los días en los que esté presente el brote; a su vez, aplicar compresas impregnadas con el té en las zonas afectadas.

El herpes es una infección muy contagiosa.

3. Frotarse un ajo

Se estima que el ajo tiene propiedades antibióticas que ayudan a secar las ampollas el herpes. Para conseguir el éxito en la cicatrización, se recomienda picar a la mitad un ajo grande y frotarlo suavemente justo sobre la ampolla.

Como dato final, es recomendable que sepas que mantener una dieta saludable, dormir al menos ocho horas diarias y llevar una vida tranquila, controlando tus niveles de estrés, puede ayudar en gran manera a evitar la aparición de estas terribles ampollas.