¿Se puede comer piña en el embarazo?

Durante el embarazo es necesario restringir el consumo de ciertos alimentos para proteger al feto. Te vamos a contar si la piña es uno de ellos.
¿Se puede comer piña en el embarazo?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 07 septiembre, 2022

La piña es una fruta que se destaca por sus capacidades a la hora de mejorar la digestión y por su contenido en vitaminas y en antioxidantes. Se considera, por lo tanto, como un alimento de alta calidad. Ahora bien, te vamos a enseñar si se puede comer piña en el embarazo o si es peligrosa tanto para la madre como para el feto que se desarrolla en su interior.

Antes que nada, hay que dejar claro que durante la gestación suele ser preciso optimizar la dieta. En ocasiones, habrá que restringir el consumo de determinados comestibles, ya que pueden generar daños en el desarrollo. Incluso, ciertos productos que aparecen habitualmente en la pauta, como las infusiones, podrían ser responsables de abortos espontáneos.

Beneficios de la piña

Vamos a comenzar por reflejar cuáles son los beneficios de la piña para la salud. En primer lugar, hay que hablar de las propiedades diuréticas de este alimento. Resulta útil para reducir la retención de líquidos, que muchas veces está asociada con el embarazo. Gracias a esto, puede mejorarse el bienestar y la funcionalidad de la mujer.

Por otra parte, hablamos de una fruta que concentra una dosis significativa de vitamina C. Este nutriente esencial se encarga, entre otras cosas, de modular la función inmune. Su consumo en cantidades suficientes se ha demostrado que reduce la incidencia de las patologías infecciosas. También la severidad y la duración de los síntomas en caso de contraerlas.

Asimismo, la piña también es una buena fuente de fitoquímicos con capacidad antioxidante. Estos elementos consiguen neutralizar la formación de los radicales libres y su posterior acumulación en los tejidos del organismo. Dicho mecanismo se considera esencial de cara a prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas, según un estudio publicado en la Journal of Complementary & Integrative Medicine.

Para rematar, no se debe menospreciar el efecto positivo de la piña a nivel digestivo. Este vegetal cuenta en su interior con una serie de enzimas que facilitan la descomposición proteica. Esto provoca que las digestiones se vuelvan más sencillas y ligeras.

No hay contraindicaciones sobre incluir piña en la pauta alimentaria de la embarazada. De hecho, brinda un buen aporta de vitamina C y de antioxidantes, entre otros beneficios.

¿Entonces se puede comer piña en el embarazo?

Según lo comentado, son varios los beneficios que puede provocar el consumo de piña durante el embarazo. No existe ningún riesgo asociado a la ingesta de este alimento de manera regular. Además, tampoco se encuentran evidencias científicas que adviertan de sus contraindicaciones durante el periodo de gestación. Por este motivo, es posible su inclusión en la pauta.

Además, la piña se considera un alimento muy versátil. Puede consumirse al natural, aunque también cabe la opción de comerla combinada con algún lácteo fermentado, como es el caso del yogur.

Es mejor evitar la piña en almíbar

Si bien hemos comentado sobre los beneficios del consumo de piña, si es en almíbar es la peor de las alternativas. En este caso, la ingesta de azúcares simples se incrementa y podría impactar de manera negativa sobre las glucemias.

Habrá que tener especial cuidado con el consumo de glúcidos de cadena corta en el caso de las mujeres que hayan desarrollado diabetes gestacional. De lo contrario, se podría afectar negativamente a la salud metabólica. Incluso, la formación del feto podría verse condicionada. Por ello, en el caso de existir dicha patología, se recomienda seguir a rajatabla las indicaciones del médico o del profesional de la nutrición.

Normalmente, habrá que optimizar la presencia de fruta en la dieta y asegurar su consumo junto a un alimento con fibra y con proteínas que retrase la entrada de la glucosa en sangre. Así se experimentan los beneficios derivados del aporte de antioxidantes sin los riesgos de la ingesta de carbohidratos simples en el contexto de la patología metabólica.

Comer piña en el embarazo es positivo, pero se debe alternar con otras frutas para conseguir un aporte completo de antioxidantes.

Se puede comer piña en el embarazo

Como has podido comprobar, la piña es una fruta que se puede incluir en la dieta durante el embarazo. Esta cuenta con varios beneficios para la salud de la mujer y en ningún caso supondrá un riesgo para el feto que se desarrolla en su interior. Ahora bien, en la variedad está el gusto. Conviene también alternar la piña con otros tipos de fruta para lograr un aporte de antioxidantes completo.

Por último, recuerda que es determinante asegurar unas normas de higiene alimentaria en el periodo de gestación. En esta etapa de la vida, una intoxicación podría resultar fatal para el feto al generarse un aborto espontáneo.

Te podría interesar...
¿Puedo comer patés durante el embarazo?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Puedo comer patés durante el embarazo?

Comer patés en el embarazo puede poner en riesgo la salud del feto debido a la presencia de microorganismos en los mismos.



  • Carr, A. C., & Maggini, S. (2017). Vitamin C and Immune Function. Nutrients9(11), 1211. https://doi.org/10.3390/nu9111211
  • Hegazy, A. M., El-Sayed, E. M., Ibrahim, K. S., & Abdel-Azeem, A. S. (2019). Dietary antioxidant for disease prevention corroborated by the Nrf2 pathway. Journal of complementary & integrative medicine16(3), /j/jcim.2019.16.issue-3/jcim-2018-0161/jcim-2018-0161.xml. https://doi.org/10.1515/jcim-2018-0161