La celulitis infecciosa en niños

Sí, la celulitis también puede presentarse en bebés y niños pequeños. Descubre a continuación de qué se trata.
La celulitis infecciosa en niños
Nelton Ramos

Revisado y aprobado por el médico Nelton Ramos.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 15 septiembre, 2022

La celulitis infecciosa en niños consiste en la inflamación severa de la dermis y el tejido celular subcutáneo después de que ha ocurrido una lesión (quemadura, corte, picadura de insecto, herida quirúrgica, etcétera) y se ha infectado. La infección puede ocurrir a causa de flora bacteriana común de la piel o por bacterias exógenas.

Generalmente, la celulitis infecciosa suele aparecer en la piel del rostro y las extremidades inferiores; sin embargo, puede presentarse en cualquier parte del cuerpo. A medida que comienza a manifestarse la infección, se presenta un eritema mal definido, dolor circunscrito y aumento de la temperatura local en la zona afectada.

Síntomas de la celulitis infecciosa en niños

Si bien cada tipo de celulitis presenta unos síntomas particulares teniendo en cuenta su ubicación, es posible resumir las principales manifestaciones clínicas de esta condición:

  • Aumento de volumen bien delimitado.
  • Enrojecimiento del área afectada.
  • Aumento de la temperatura al palpar la zona.
  • Secreción purulenta activa.
  • Presencia de una abertura o lesión en la piel que pudo haber servido de “puerta de entrada”.
  • Fiebre.
  • Malestar general.
  • Náuseas y vómitos.
  • Irritabilidad.
  • Dolor de cabeza.

No todos estos síntomas deben presentarse de forma simultánea para hacer el diagnóstico de celulitis infecciosa. De hecho, a veces solo aparecen signos de inflamación en la zona afectada sin que se afecte el estado general del niño, algo que se considera de buen pronóstico.

Causas de la celulitis infecciosa en niños

Se conoce que la celulitis infecciosa en niños puede manifestarse a causa de alguna lesión cutánea o picadura. Los agentes causales de la infección son Streptococcus pyogenes y Staphylococcus aureus, en pacientes inmunocompetentes, pero en algunos casos, pueden ser otras bacterias como la Haemophilus influenzae tipo B.

Bacteria: Streptococcus pyogenes.

En general, algunos factores de riesgo que favorecen estas infecciones son la presencia de piel seca, lesiones previas (como raspaduras, quemaduras o cortes), haber tenido una cirugía recientemente o inclusive mala higiene de las manos del niño. La infección suele presentarse como celulitis facial, periorbitaria, orbitaria y perianal; cualquiera de ellas puede presentar complicaciones y, por ende, se consideran graves.

Tipos de celulitis infecciosa en niños

La celulitis infecciosa hace que la piel tenga un aspecto hinchado y enrojecido. Además, el niño siente dolor al tacto. Ahora bien, para determinar el tipo de infección que presenta, se deberá acudir al médico de inmediato para que realice una evaluación física de la zona afectada y pueda realizar un diagnóstico.

Celulitis facial

Este tipo de celulitis suele manifestarse a causa de la bacteria H. influenzae tipo B y es menos frecuente debido a que tiene vacuna. Suele presentarse principalmente en niños con la edad comprendida entre los tres meses a cinco años y, en la mayoría de los casos, afecta las mejillas en forma unilateral. Los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Hinchazón y enrojecimiento del rostro. Afecta sobre todo a las mejillas, pero también puede extenderse hacia el área de los párpados.
  • Sensibilidad en la zona donde se localiza la infección.
  • Coloración rojo azulada o purpúrea.
  • Se pueden presentar otros síntomas menos comunes como fiebre, dolores musculares o vómitos.

Celulitis periorbitaria o preseptal

La celulitis periorbitaria es un tipo de celulitis infecciosa que afecta los tejidos blandos que rodean el globo ocular, e involucra los párpados. Al aparecer la infección, puede comprometer la órbita, el aparato lagrimal y los senos paranasales. Suele presentarse más comúnmente en niños menores de cinco años.

Los factores que la condicional son traumatismos, mordeduras, heridas, infección de la piel, sobreinfección de una lesión herpética o sinusitis. Entre los síntomas se encuentran los siguientes:

  • Fiebre.
  • Irritabilidad.
  • Infección del tracto respiratorio superior.
  • Hinchazón, edema y enrojecimiento del párpado superior e inferior.

En algunos casos, se puede presentar dolor con el movimiento de los ojos, visión borrosa e hinchazón.



Celulitis orbitaria

Este tipo de celulitis puede comprometer el ojo y las estructuras dentro de la cavidad ósea de la cara. Se presenta principalmente en niños mayores de cinco años y puede aparecer a causa de sinusitis etmoidal o complicación de heridas por penetración de la órbita. Estos son algunos de los síntomas:

  • Dolor.
  • Eritema.
  • Hinchazón de los párpados.
  • Marcada inyección conjuntival.
  • Proptosis o desviación del ojo.
  • Disminución de la motilidad ocular.

Según un estudio publicado en Anales de Pediatría Continuada, la celulitis orbitaria puede comprometer la salud del sistema nervioso central, una complicación potencialmente fatal. A pesar de que su incidencia ha disminuido en los últimos años, sigue siendo vital acudir al médico en caso de presentar los síntomas.



Celulitis estreptocócica perianal

Estreptococo. Bacteria.

La celulitis perianal es una inflamación del ano y el recto ocasionada principalmente por la bacteria estreptococo. Se presenta durante o después de una amigdalitis estreptocócica, nasofaringitis o infección cutánea estreptocócica. Los síntomas incluyen los siguientes:

  • Fiebre.
  • Prurito, dolor o sangrado.
  • Enrojecimiento alrededor del ano.

Diagnóstico

El médico realizará un examen físico para analizar el enrojecimiento, calor e hinchazón de la piel que presenta el niño. Posterior a la evaluación física, en algunos casos, solicitará un hemocultivo, conteo sanguíneo completo y cultivo de cualquier líquido o material que esté dentro del área afectada.

Por otra parte, solicitará los antecedentes de salud del pequeño y es posible que analice el tamaño de la infección, para ver más adelante si se está extendiendo. Al tener los resultados, el pediatra determinará el tratamiento a seguir.

Tratamiento

La celulitis infecciosa en niños tiene tratamiento.

Cuando el pediatra determine qué tipo de celulitis infecciosa presenta el niño, indicará un tratamiento a base de antibióticos, que debe cumplirse rigurosamente. De lo contrario, la infección podría regresar.

También suelen indicarse otros fármacos o medidas básicas para los otros síntomas. Por ejemplo, analgésicos o antipiréticos para el dolor o la fiebre, respectivamente.

Recomendaciones

  • Los padres no deben detener el tratamiento antibiótico a menos que el pediatra lo indique. Si se presenta fiebre, deben consultar directamente con el médico cuál deberá ser el medicamento a suministrar. Se suele recomendar acetaminofén o paracetamol.
  • Aplicar compresas frías en el área afectada.
  • Durante el baño, lavar la zona suavemente con jabón antibacteriano y agua.
  • Es importante mantener al niño hidratado, para lo cual puede ser válido el uso de vaporizadores.
  • Evita las bebidas que contengan cafeína.
  • Para aliviar la zona afectada, se puede aplicar crema antibiótica, que debe ser prescrita por el médico.

La celulitis infecciosa en niños puede causar diversas complicaciones si no se trata a tiempo. Por ello, se recomienda que, al notar los síntomas, se consulte con el pediatra. Por otro lado, los padres deben prestar atención al cuidado de las heridas y las picaduras de insectos.

De igual manera, es importante consultar con el especialista si la fiebre o la lesión no mejoran luego de 72 horas con tratamiento prescrito, o inclusive en caso de que empeore.

Te podría interesar...
Remedios caseros para curar y cicatrizar las heridas de los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Remedios caseros para curar y cicatrizar las heridas de los niños

Conocemos remedios para cicatrizar las heridas que los niños se hacen y que estas sanen sin más contratiempo que las molestias habituales.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Acosta Gualandri, A. (2010). Celulitis en niños: una perspectiva clínica. http://hdl.handle.net/20.500.11764/366.
  • Sánchez-Saldaña, L., & Anco-Gallegos, K. (2016). Celulitis y erisipela. Dermatología peruana, 26(1), 12.
  • Gimeno I, et al. Celulitis preseptal y orbitaria. Anales de Pediatria Continuada 2014;12(6):284-288.

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.