Borrachera del sueño en niños

22 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
La "borrachera del sueño" en niños es una alteración que hace que se despierten desorientados e incluso con sus capacidades mentales disminuidas.

A algunos padres nos resulta costoso que nuestros hijos se vayan a la cama por la noche. Hay niños que se muestran nerviosos y les cuesta coger el sueño y despertar por la mañana; incluso, algunos pequeños se despiertan desorientados. Esto puede deberse al trastorno conocido como “la borrachera del sueño”, del que vamos a hablar a continuación.

Cuando un niño se despierta como si todavía estuviera durmiendo puede que sufra este trastorno. Según la Cátedra del sueño de la Universidad de Granada-Grupo Lo Mónaco, alrededor de un 17 % de los niños lo sufre de forma ocasional o frecuentemente.

Niña confusa al despertar porque sufre borrachera del sueño.

¿Qué es la borrachera del sueño y a qué edades aparece?

La borrachera del sueño es un trastorno también conocido como arousal confusional. Se designa así porque los síntomas son parecidos a los que se producen en las personas que van ebrias. Aparece cuando la persona despierta y se muestra unos minutos muy desorientada, no es capaz de responder a estímulos externos y algunas de sus facultades mentales están disminuidas.

Puede aparecer a cualquier edad, incluso en la edad adulta, pero es más común que aparezca entre los 3 y los 13 años. Las últimas investigaciones de la Universidad de Granada, como decimos, lo sitúan en torno a un 17 % de niños que lo sufren.

¿Cuáles son los síntomas de la borrachera del sueño?

Estos episodios de desorientación aparecen con mayor frecuencia cuando se llama a los niños antes de lo que acostumbran. Algunos síntomas característicos son

  • Confusión mental.
  • Desorientación espacial y temporal.
  • Fallos de memoria.
  • En algunos casos, momentos de amnesia (total o parcial).
  • Aparición de comportamientos anómalos, como gritar, llorar o incluso intentar pegar.

Estos síntomas suelen aparecer sobre todo cuando el niño se despierta en mitad de una fase de sueño profundo o cuando se despierta tras haber dormido toda la noche.

¿Qué podemos hacer si notamos los síntomas en nuestros hijos?

Uno de los principales factores de aparición de la borrachera del sueño en niños y adolescentes es el retraso en los horarios de sueño. Por las mañanas, cuando se despiertan para ir a clase, se encuentran todavía en la fase de sueño profundo y, por lo tanto, su cerebro todavía sigue dormido y necesita un tiempo para activarse.

Levantar a los niños progresivamente, exponerles a la luz natural y evitar que por la noche usen dispositivos electrónicos son tres medidas que pueden ser eficaces para el tratamiento de este trastorno. Si este persiste y no mejora, lo más conveniente es consultarlo con el médico.

¿La borrachera del sueño tiene consecuencias en el desarrollo de los niños?

Este trastorno no suele tener consecuencias negativas. Se le considera una alteración que no reviste gravedad y que normalmente desaparece con la edad. Como aparece ocasionalmente, no perjudica el desarrollo del niño, aunque si aparece de forma frecuente, el médico tendrá que determinar a qué es debido.

¿Cuál es su tratamiento?

Siguiendo unas correctas normas de higiene y una serie de recomendaciones, el trastorno puede llegar a desaparecer. Durante la fase REM es cuando los pequeños suelen tener despertares de forma espontánea y donde aparecen los sueños más intensos.

Si el niño se suele ir a la cama tarde y tiene toda la semana falta de sueño, cuando lo forcemos a despertar por la mañana puede hacerlo en la fase de sueño profundo y es cuando puede aparecer la borrachera del sueño.

Niño con sueño por la mañana.

Recomendaciones para padres de hijos con borrachera del sueño

Si este trastorno aparece de forma frecuente en el niño, hay que consultar con el médico para que determine la causa de su aparición. Este trastorno está estrechamente relacionado con el estrés y la ansiedad a la hora de irse a dormir, por eso sería recomendable seguir unas normas de higiene del sueño, como las siguientes:

  1. Realizar deporte todos los días: esta actividad física nunca se tiene que hacer 3 horas antes de irse a la cama, ya que si es así, el deporte pasaría de ser un recurso beneficioso a dificultar la conciliación del sueño, debido a la liberación de endorfinas al hacer ejercicio.
  2. Evitar las cenas abundantes y tarde: los niños deben hacer una cena ligera y hacerla temprano para que la digestión no les dificulte el conciliar el sueño.
  3. Exponerse a la luz del día cuando se levantan: con esto se favorece la sincronización del sueño al ciclo día-noche.
  4. No utilizar los dispositivos electrónicos o ver series y películas estimulantes antes de irse a dormir. No hay que olvidarse de que no debe haber ningún móvil en la habitación del pequeño o del adolescente encendido, puesto que la vibración o el sonido podría producir fragmentaciones del sueño, por lo que este no sería reparador.

En definitiva, la borrachera del sueño es un trastorno benigno en los niños que suele desaparecer con la edad. Es importante recordar que, si aparece de forma frecuente, consultes con el médico para que determine la causa de esta alteración.

Ahora ya sabes algo más sobre esta alteración y cuáles son las recomendaciones que puedes seguir para que esta situación mejore. Solo tienes que ponerlas en marcha para que tu niño tenga un sueño reparador.