Cómo ayudar a los niños con miedo a los seres imaginarios

22 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
¿Tu hijo tiene miedo a los seres imaginarios? A continuación, te damos algunos consejos para que lo pueda superar de la mejor forma posible.

El miedo a los seres imaginarios es uno de los temores más comunes durante la infancia, especialmente entre los 4 y los 8 años. A estas edades los pequeños tiene una mente muy creativa, por lo que no llegan a diferenciar de forma clara lo real de lo imaginario, lo que les hace creer que los monstruos, las brujas, los fantasmas, los ogros, etc., pueden existir.

Este tipo de miedo normalmente remite con el tiempo, ya que se trata de un miedo evolutivo. Sin embargo, aunque forme parte de un fenómeno propio del desarrollo, es necesario prestar atención y ayuda a los pequeños que viven con dicho temor.

¿Es el caso de tu hijo? Si es así, te invitamos a leer las siguientes líneas en las que hablamos sobre cómo ayudar a los niños a perder el miedo a los seres fantásticos.

¿Cómo ayudar a los niños con miedo a los seres imaginarios?

Niño gritando porque tiene miedo a los seres imaginarios.

1. Dar la importancia que se merece al asunto

Hay madres y padres que optan por restarle importancia al problema o, incluso, se ríen de los niños por tener miedo a algo que no es real. ¡Esto es un gran error!

Los adultos deben entender que en la mente de los pequeños esas criaturas fantásticas sí existen, por lo que necesitan sentirse arropados y protegidos por sus figuras de referencia.

2. Mostrar comprensión y apoyo

Las madres y padres, ante esta situación, tienen que actuar como fuente de apoyo y de comprensión, de manera que los niños sepan que pueden hablar de sus emociones y sentimientos con total libertad y confianza.

Además, es conveniente explicarles la diferencia entre lo real y lo imaginario y hacerles entender que en las películas o en las series de televisión todo es ficción y que los personajes que en ellas aparecen no son de verdad.

3. Dibujar los miedos

Dibujar puede ser una actividad muy terapéutica, especialmente para los niños. Por ello, es recomendable que los pequeños con miedo a los seres irreales plasmen en un papel cómo son dichas criaturas a las que temen. De esta manera, pueden llegar a expresar lo que sienten sin necesidad de utilizar las palabras.

4. Contar cuentos para superar el miedo a los seres imaginarios

Una idea fantástica para ayudar a los niños a superar el temor a los seres imaginarios es hacerse con algún cuento en el que los personajes principales sean criaturas fantásticas que, en principio, provocan cierto miedo.

En el mercado hay multitud de libros escritos para dicho fin. Pero, además, hoy en día también se puede optar por acceder a páginas web en las que se publican de forma gratuita cuentos originales y educativos, como los que se pueden descargar en la web Cuentos para dormir, en la que se encuentra una sección dedicada a los miedos infantiles.

¿Miedo a los seres imaginarios o fobia?

Si se observa que el miedo que los niños sienten por los seres imaginarios es excesivo, incapacitante y permanece a lo largo del tiempo, puede que se trate de una fobia llamada bogifobia.

En estos casos, lo más probables es que las pautas anteriormente comentadas no sirvan para reducir o superar el problema, por lo que se recomienda acudir a un psicólogo infantil especializado en el tratamiento de fobias.

¿Qué es la bogifobia?

La bogifobia es una fobia que se caracteriza por experimentar un miedo extremo, irracional y persistente hacia lo sobrenatural, los seres imaginarios y las leyendas urbanas. Ante esto, las personas con este trastorno suelen sentir un malestar intenso, ansiedad e, incluso, pueden sufrir ataques de pánico.

Niño con miedo a la oscuridad con una vela en la cama.

Hablar sobre el miedo a los seres imaginarios en la infancia

Durante la infancia es importante hablar con los niños sobre el miedo que sienten a los seres imaginarios, para que, poco a poco, y conforme van madurando, entiendan que dichas criaturas no existen y que no deben temer a algo que no es real.

Si no se trata con total naturalidad y respeto este miedo típico de la edad infantil, puede que los niños lleguen a la pubertad, a la adolescencia e, incluso, a la adultez sin haberlo superado. Esto hará que sus vidas se vean significativamente afectadas por un temor irracional.

Para evitar que esto suceda, es fundamental el papel de las madres y de los padres, quienes deben poner en práctica pautas para ayudar a los hijos a perder el miedo a los seres fantásticos, como las que se han expuesto en este artículo.