El aumento de los niveles de oxitocina en madres y en padres

08 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
El aumento en la producción de oxitocina se relaciona con el vínculo entre madres e hijos. Pero ¿qué ocurre con los padres? Te sorprenderán los datos que a continuación exponemos.

La oxitocina es considerada la hormona del amor y de la felicidad, por lo que no es de extrañar que los niveles de oxitocina en madres aumenten con el nacimiento del bebé.

De hecho, la oxitocina es liberada y segregada en mayor medida por las mujeres en el parto y durante la lactancia, pues esta ejerce un efecto ansiolítico duradero y promueve el establecimiento de un vínculo afectivo y emocional entre madre e hijo.

Pero ¿qué ocurre con los padres? ¿Ellos también presentan un aumento en los niveles de oxitocina cuando nace el pequeño? A continuación, resolvemos esta interesante cuestión. 

“Después de tener un hijo, te das cuenta de que el amor para toda la vida sí existe”.

-Anónimo-

Padres abrazando a su hijo recién nacido y experimentando un aumento de los niveles de oxitocina, la hormona de la felicidad.

Los cambios en mamás y papás tras el nacimiento del bebé

Con el nacimiento de un hijo se experimenta un intenso flechazo por el bebé; es el sentimiento del amor a primera vista. Y en esto tiene mucho que ver la producción de oxitocina, puesto que hoy en día se sabe que dicha hormona está estrechamente relacionada con el apego parental, romántico y filial en los seres humanos.

“El parto es la única cita a ciegas donde la mujer tiene la certeza total de que conocerá al amor de su vida”.

-Anónimo-

Este tema ha sido fuente de estudio en numerosas investigaciones. Pero estas suelen centrarse en los cambios hormonales, físicos y neurológicos que experimentan las madres, tanto en el embarazo como en el posparto. Sin embargo, recientemente comenzaron a estudiarse los cambios internos que supone para un padre tener un hijo.

Así, la psicóloga y neuróloga Ruth Feldman, tras coordinar una investigación realizada en la Universidad de Yale (EEUU) y de Bar-Ilan (Israel), afirma que en el cerebro de los padres sucede algo similar que en el de las madres tras el nacimiento de un hijo.

El aumento de los niveles de oxitocina en madres y en padres

De acuerdo con el estudio llevado a cabo por Ruth Feldman, muchos padres, tras la llegada al mundo del bebé, presentan un aumento en la producción de oxitocina al mismo nivel que las madres, curiosamente.

Pero esto no es algo que se puede observar en todos los hombres que tienen un hijo, ya que solamente se da en aquellos padres que se implican emocional y profundamente en la crianza de los niños, asumiendo la responsabilidad que tienen como cuidadores y educadores de los hijos. Lo cual hoy en día es más común que hace unos años.

Padres con su bebé recién nacido.

Por tanto, aunque las madres están biológicamente preparadas para hacer frente a la demandas del bebé y segregan de forma natural grandes cantidades de esta “hormona del amor”, los padres también pueden experimentar dicho aumento, siempre y cuando estos mantengan un contacto físico continuo y estrecho con el bebé.

“Las raíces de la paternidad se encuentran en las relaciones del niño con sus propios padres en sus primeros años. El amor que una madre siente por sus hijos es un reflejo del amor que recibió cuando era niña. El amor que un padre siente por sus hijos es un reflejo del amor que recibió cuando era un niño pequeño. Es en la infancia que aprendemos a amar”.

-John Bowlby-

Sobre los niveles de oxitocina y los vínculos afectivos entre padres e hijos

Esto es fundamental para el establecimiento de vínculos de apego fuertes y sanos entre padres e hijos. De ahí la importancia de abrazar a los pequeños, besarlos, tener contacto piel con piel, prestarles atención, etc. En definitiva, de mostrarles el amor y el cariño incondicional que, como progenitor, uno siente por sus hijos.

  • Feldman, R. (2012). Oxytocin and social affiliation in humans. Hormones and behavior61(3), 380-391.