Amistades tóxicas en la adolescencia

Este artículo fue redactado y avalado por la educadora social Natalia Cobos Serrano
· 9 abril, 2019
La adolescencia es una etapa en la que las opiniones sociales resultan de gran relevancia, especialmente las que provienen del grupo de amigos. Una amistad tóxica afecta directamente en el autoconcepto, resultando muy dañino para el adolescente.

¿Hasta qué punto las amistades tóxicas en la adolescencia resultan peligrosas? Se entienden por «frenemies» o amistades tóxicas aquellas personas que forman parte de tu vida y con las que mantienes buena relación, e incluso disfrutas de su compañía, pero que te propician comentarios hirientes, critican lo que haces o tus gustos, entre otros.

Seguramente, estas personas manifiesten que se alegran por tus logros, pero siempre querrán quedar por encima de ti. Es decir, no quieren que seas mejor que ellos. Y, en el momento de comparar ambos logros (en el mejor de los casos) restarán importancia a los tuyos y ensalzarán los suyos.

¿Por qué son tan perjudiciales las amistades tóxicas en la adolescencia?

Los adolescentes se encuentran en una etapa en la que se presenta una tarea importante del desarrollo vital: la conformación de la identidad. Además, las emociones y la opinión social juegan un papel importante durante esta etapa, lo cual aumenta la vulnerabilidad de los adolescentes.

Para un adolescente, un «frenemy» o amistad tóxica puede resultar altamente perjudicial. La percepción que tienen de sí mismos viene configurada mayormente por las opiniones que reciben del entorno.

Recordemos que, para un adolescente, la opinión de sus amigos resulta de gran importancia. Por ende, el autoconcepto que tenga el adolescente de sí mismo, vendrá configurado, en parte, por las opiniones y comentarios que les refieran sus amigos.Amistades tóxicas en la adolescencia.

Si un adolescente escucha a diario desprecios hacia su persona provenientes del que considera su mejor amigo, su autoconcepto se verá afectado. Los amigos tóxicos reducen la autoestima del individuo y, en consecuencia, consiguen crear un autoconcepto miserable y un sentido de autovalía pobre.

¿Cómo ayudo a mi hijo a hacer frente a las amistades tóxicas?

Háblale sobre lo que significa una relación de amistad saludable y positiva

Quizás, un adolescente que se encuentra en un grupo de amigos tóxicos no conoce lo que es una amistad positiva. Es decir, no conoce estar en una relación saludable de amigos y se conforma con lo que ahora tiene.

Una relación de amistad saludable y positiva significa respeto y apoyo mutuo. Un buen amigo es aquel que te habla con sinceridad, pero desde el deseo de ayudarte. Quiere que progreses, que seas la mejor versión de ti mismo. En otras palabras: te influye positivamente.

Anímalo a ampliar su círculo social

Muchos son los expertos que afirman que relacionarse y conocer gente resulta muy saludable. El sociólogo Robert Faris sostiene que la interacción social es esencial para el desarrollo de una personalidad normal.

Sin embargo, no se trata de que tu hijo consolide un gran número de relaciones de amistad estrechas; basta con recordar los refranes «amigo de muchos, amigo de ninguno» o «más vale calidad que cantidad».

Más bien, se trata de que descubra otros entornos, otras personalidades y otras formas de relacionarse. Al conocer y establecer nuevas amistades, automáticamente comparará las nuevas relaciones con las antiguas.

Evita criticar a sus amigos

Es recomendable no interferir directamente en la relación de tu hijo con sus amistades tóxicas. Debe ser él el que decida poner fin a su amistad con su amigo tóxico y, en definitiva, el que confronte esa amistad.

Si prohíbes a tu hijo salir con sus amigos o los criticas, es posible que empeore la situación. Puedes provocar el efecto contrario: que tu hijo se sienta aún más unido a esa amistad tóxica o «frenemy».

Ayúdalo a gestionar y lidiar con sus amistades tóxicas

Puede ocurrir que, aunque tu hijo reconozca y sea consciente de que su amigo tóxico realmente le hace sentir mal, en el fondo no quiera perder esa amistad, ya sea porque van juntos a clase o porque son amigos desde la infancia.Amistades tóxicas en la adolescencia.

En este caso, antes de recurrir a cortar de raíz la relación con el amigo, se puede probar a aprender a lidiar con esta amistad tóxica. Para ello, el adolescente debe saber mantener una distancia emocional con las críticas y desprecios, o desarrollar asertividad para saber cómo decirle a su amigo que su comportamiento no le gusta.

«La única manera de poseer un amigo es serlo.»

-Ralph W. Emerson-

En definitiva, esto le servirá para desarrollar valiosas habilidades para la vida, como la resolución de conflictos, la asertividad y resolución de problemas. Aunque, como padres queramos alejar a esas personas que resultan dañinas para nuestros hijos, hay que respetar su decisión de no romper esa amistad.

Lo importante de las amistades tóxicas en la adolescencia es que tu hijo sea consciente de lo dañino que puede resultar ese amigo para él. Saber mantener las distancias, no dejarse manipular y saber afrontar esa relación de la forma más saludable posible.