¿A qué edad pueden los niños empezar a salir solos de casa?

20 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín
Cuando un niño desea empezar a salir solo, los padres pueden tener dudas sobre si es el momento adecuado. Descubre las claves para saber si tu hijo esta preparado para salir sin ti.

Para los padres no es fácil ver cómo nuestros pequeños crecen y comienzan a separarse de nuestro lado. Encontrar un equilibrio entre la negligencia y la sobreprotección puede resultar todo un reto. Cuando los niños desean empezar a salir solos de casa, surgen los miedos y la inseguridad sobre si es el momento adecuado.

No existe una edad precisa en la que los niños deban empezar a salir solos. Esto dependerá de muchos factores tanto internos como externos al propio infante. Sin embargo, uno de los elementos que más influye a la hora de determinar cuándo ha llegado el momento es el grado de autonomía alcanzado por el pequeño.

Empezar a salir solos de casa es una cuestión de autonomía

Como padre, puede dar vértigo pensar en soltar las riendas e ir permitiendo pequeños lapsos de libertad a nuestros hijos. A pesar de ello, es nuestro deber y nuestra responsabilidad criar niños capaces e independientes. La autonomía no es algo que se adquiere automáticamente al alcanzar cierta edad, es una habilidad que se va desarrollando desde los primeros años.

Por ello, es importante que trabajemos en ir otorgando pequeñas tareas y responsabilidades a los infantes dentro del hogar. Acostumbrarlos a poner la mesa, organizar su habitación o preparar su mochila para el colegio ayudarán a generar en el niño un sentimiento de confianza en sí mismo y de valía personal.¿A qué edad pueden los niños empezar a salir solos de casa?

Un pequeño al que desde la más tierna infancia se le han confiado responsabilidades habrá desarrollado la capacidad de razonar y resolver situaciones. Estará, por tanto, más preparado para enfrentarse al mundo sin sus padres que un niño al que siempre se ha sobreprotegido.

Factores a tener en cuenta

Además de la autonomía del niño, existen otros factores que influyen en la decisión de a qué edad dejar a los niños salir solos.

  • La personalidad del niño. Algunos pequeños serán más aventureros y decididos, y otros más temerosos. La elección de comenzar a ir solo a los sitios es totalmente personal y debe salir del propio niño. No se le debe forzar ni comparar con sus compañeros.
  • La distancia del trayecto a recorrer. No es lo mismo permitirle ir a la panadería de enfrente o a tirar la basura debajo de casa, que dejar que vaya solo hasta el colegio que se encuentra a 15 minutos.
  • La seguridad del entorno. Si vivís en un pueblo pequeño y tranquilo o en una urbanización, será más seguro dejar que el niño salga solo con sus amigos que si residís en una gran ciudad.

Pautas para ayudarlos empezar a salir solos de casa

  1. No existe una edad concreta y válida para todos los casos, pero no se recomienda que los niños salgan solos antes de los 9 o 10 años, puesto que no tienen la madurez cognitiva necesaria para reconocer y medir los peligros.
  2. Dale autonomía progresivamente. Comienza por dejarlo solo en casa mientras sales a hacer recados cerca. Más adelante, intercambiad los papeles y que vaya él sin ti. Si vivís en una urbanización, permite que baje a jugar con sus amigos sin tu supervisión.¿A qué edad pueden los niños empezar a salir solos de casa?
  3. Las primeras veces que salga sin ti a recorrer trayectos largos como, por ejemplo, la distancia hasta el colegio, es preferible que lo haga en compañía de sus hermanos o amigos.
  4. Antes de salir de casa, ofrécele información adaptada a su edad sobre qué peligros y situaciones debe tener en cuenta: evitar personas sospechosas, elegir las rutas más seguras, memorizar la dirección y el teléfono de sus padres…
  5. Por otro lado, hemos de evitar agobiarlos y asustarlos enumerando excesivos riesgos, sobre todo si no lo acompañamos de instrucciones precisas sobre cómo actuar. Queremos advertirles, pero no generarles una inseguridad paralizante.
  6. Plantéale algunas situaciones y pregúntale cómo actuaría en las mismas. De este modo, le ayudamos a razonar y buscar soluciones de afrontamiento, además de dar valor a sus opiniones, lo cual reforzará su autoconfianza.
  7. Realizad ensayos en los que te vayas alejando progresivamente. Estos servirán para comprobar que el niño ha asimilado las instrucciones y para ayudarlo a afrontar dificultades que puedan surgir las primeras veces. De este modo, comienza acompañándole durante el trayecto pero permitiendo que él tome las decisiones. Más adelante, permite que el niño vaya solo delante y tú puedes ir supervisando detrás, hasta que finalmente se sienta preparado para hacerlo totalmente solo.