8 efectos negativos de la tecnología en los niños

Marisol · 19 febrero, 2018
Aprende cuáles son los efectos negativos de la tecnología antes de decidir si quieres que tus hijos tengan contacto frecuente con ella. La prevención y el control son dos grandes aliados para evitar problemas.

Las pantallas de dispositivos inteligentes son parte de la vida cotidiana de los niños y adolescentes de hoy. Ahora, más que en años anteriores, los padres deben preocuparse por los efectos negativos de la tecnología en los hijos.

Aunque se pueden obtener beneficios del uso de estos artefactos, es necesario ser cauteloso y brindar acompañamiento permanente.

Del mismo modo, es indispensable que en la familia se cultiven hábitos sanos en cuanto al manejo de la tecnología. Cuando un adulto se vuelve dependiente de su teléfono móvil u ordenador, es difícil que sus hijos no lo sean.

Para evitar complicaciones en el desarrollo de los chicos, es muy importante que haya moderación y mesura. Pon en práctica estas recomendaciones:

¿Cuáles son los efectos negativos de la tecnología?

1.- Aumento en la intimidación

El internet se ha convertido en uno de los medios más usados por quienes practican el acoso escolar, también conocido como bullying. A través de una pantalla, los chicos pueden sufrir de graves abusos psicológicos que los afectan en muchas dimensiones.

Quienes los intimidan tienen el escudo del anonimato y es difícil combatir con lo que se publica en la web.

Los efectos negativos de la tecnología pueden incluir el cyberbullying, con consecuencias muy malas para la víctima.

2.- Falta de privacidad

Cuando los niños y los adolescentes tienen acceso a las redes sociales, renuncian a gran parte de su privacidad. En internet todos los perfiles son visibles y accesibles, incluso para las personas inescrupulosas. Los niños son, tal vez, las personas más susceptibles a los peligros de estas páginas web.

En este aspecto, lo que hace la tecnología es facilitar que los hijos se expongan desde edades tempranas. Por supuesto, los riesgos son aún mayores cuando no hay supervisión de un adulto.

3.- Deconstrucción de los vínculos sociales

Las generaciones anteriores vivieron la aventura de jugar en lugares abiertos y de interactuar con niños en cualquier lugar. Los vínculos emocionales se construían a partir de los intereses en común y del tiempo compartido.

En la actualidad, es mucho más frecuente que las relaciones se establezcan a través de un dispositivo. Poco a poco, se devalúa la importancia del contacto personal.

“Los niños están más expuestos que nunca a la pantalla y este hábito debe ser cambiado, pues podría llevar a la adicción o depresión. Los pequeños que nacen ahora pasarán el equivalente a un año pegados a las pantallas antes de cumplir los siete años. La actitud de la familia en casa respecto a la tecnología es un factor importante en la relación del niño con ella”
—Christine Stephen y Aric Sigman—

4.- Pérdida de conciencia de la realidad

Cuando no hay un entorno seguro emocional y físicamente, muchos chicos huyen hacia la web. Solamente con tener una conexión a internet pueden imaginar la vida que más les gusta y ser ajenos a su realidad.

El niño más tímido e inseguro que no tiene amigos en la escuela puede abrir su perfil social y tener miles de contactos. La tecnología es el medio de muchas personas de diferentes edades para esconderse de lo que son.

Es peligroso que los niños pasen demasiado tiempo con dispositivos electrónicos.

Además…

  • Como el desarrollo cerebral de los niños no está completo, puede deteriorarse por la exposición excesiva a la tecnología. Es uno de los efectos negativos de la tecnología más peligrosos para su salud en el futuro.
  • Demasiado tiempo de televisión afecta el desarrollo del lenguaje y la creatividad. Ver televisión es una actividad que no requiere de una respuesta por parte del niño y no estimula la imaginación. También interviene negativamente con el gusto por la lectura y crea la “necesidad” de consumir más y más.
  • Muchos niños de generaciones recientes no saben cómo divertirse sin un dispositivo electrónico. Muchos pequeños dejan de jugar al aire libre o de usar sus juguetes porque no los encuentran interesantes. Esto hace que tengan pocos pasatiempos e intereses ajenos a la tecnología.
  • Los niños que pasan mucho tiempo con los videojuegos o con la televisión tienen más posibilidades de desarrollar obesidad. Otras consecuencias asociadas al sedentarismo son los problemas de sueño y las afecciones digestivas.

“La tecnología es el medio de muchas personas de diferentes edades para esconderse de lo que son”

A través de elementos tecnológicos se pueden potenciar las habilidades de los niños. Asimismo, pueden acceder a la información y los a materiales interactivos que contribuyen a su desarrollo.

Sin embargo, el uso inapropiado de esta herramienta trae consecuencias poco deseables. Establece límites y motiva a tus hijos a disfrutar sus vidas sin depender de un teléfono, tableta, televisor u ordenador para evitar los efectos negativos de la tecnología.