¿La televisión afecta al comportamiento sexual de los adolescentes?

María José · 2 abril, 2017

Los programas de televisión pueden influir en las percepciones y comportamientos de los adolescentes, ya sea de forma positiva o negativamente. Si los padres no regulan lo que los hijos ven en la televisión es probable que a la larga pueda causar problemas de comportamiento en los adolescentes. Es por eso que resulta primordial que los padres y madres además de regular y controlar lo que ven sus hijos, también mantengan conversaciones.

Cómo la televisión afecta en el comportamiento sexual de los adolescentes

Hay adolescentes que no mantienen conversaciones sobre sexo en casa o que no sienten la confianza suficiente con sus padres para poder abordar estos temas. Esto hace que los adolescentes y jóvenes aprendan sobre sexo en la televisión, creando desconocimiento y falsas expectativas sobre lo que puede ser una relación romántica saludable o unas relaciones sexuales sanas.

Los adolescentes que no hablan de sexo de forma natural con sus padres lo miran por la televisión ya sea en forma de películas eróticas o porno para aprender sobre sexo. Algunos de ellos pueden ver sexo en televisión porque lo consideran emocionante y otros, por divertirse. Hay adolescentes que también perciben el sexo como algo malo teniendo una percepción negativa.

Lo peor, es que los adolescentes con la información que reciben de la televisión (incompleta e irreal en muchas ocasiones), creen que el sexo no es peligroso y olvidan las infecciones de transmisión sexual o el embarazo como consecuencias de un sexo sin protección. Los adolescentes que descubren el sexo en televisión tendrán una visión irreal de qué es una relación sexual e íntima saludable.

Si los adolescentes ven la televisión con sus padres

Algunos programas de entretenimiento en la televisión puede tener dos efectos positivos en los adolescentes. Pueden transmitir mensajes precisos sobre los riesgos sexuales y pueden actuar como un catalizador para las conversaciones con los adultos que pueden reforzar esos mensajes. Por tanto, si los adolescentes ven la televisión con sus padres se puede mejorar la comunicación sobre el sexo.

Ver la televisión en familia es buena idea. Esto se debe a que los padres pueden ser agentes clave en la formación de los comportamientos sexuales de los adolescentes. No hay que olvidar que los adolescentes son propensos a recurrir a los medios de comunicación para obtener respuestas a sus preguntas acerca de lo que es sexualmente aceptable. La televisión puede influir en el comportamiento sexual porque algunos padres ofrecen poca información al respecto.

Los padres que ven la televisión con sus hijos pero no hablan el contenido televisivo puede hacer que los adolescentes crean que es un tema tabú o que sus padres no tienen una actitud positiva ante el sexo. Es importante superar las propias barreras para poder enseñar a los niños buenas actitudes ante el sexo y que presten atención a los buenos valores.

Los programas de televisión con contenido sexual puede ser un catalizador para las conversaciones sobre el sexo entre padres y adolescentes. Puede reducir los efectos negativos de contenido sexual en los adolescentes ya que conduce a una discusión abierta entre padres e hijos. Los padres pueden sentirse reticentes en hablar con sus hijos sobre el sexo porque no quieren aceptar que sus hijos pueden estar interesados en las relaciones sexuales.

El papel de los padres en las conductas y actitudes hacia el sexo de sus hijos adolescentes

Los padres juegan un papel importante en la conformación de la conducta sexual de los adolescentes. Por ejemplo, las actitudes de los padres hacia el sexo premarital influyen fuertemente en si un adolescente querrá tener sexo antes de casarse o si preferirá esperar al matrimonio o a encontrar a una pareja de la que realmente esté enamorado/a para comenzar a tener relaciones sexuales.

Si los adolescentes pueden disfrutar de una comunicación positiva con sus padres serán más propensos a retrasar el inicio de las relaciones sexuales con penetración que los que no tuvieron la oportunidad de hablar de sexo con sus padres o los adolescentes que tienen una comunicación más negativa respecto a estos temas. Los adolescentes quieren probar cosas nuevas y si no tienen información no saben qué es lo correcto.

La comunicación eficaz y unas buenas relaciones parentales también se asocian con un menor número de embarazos no deseados en las adolescentes. Si los hijos no tienen información de los padre de forma positiva acerca del sexo, buscarán esa información en otros medios como televisión o Internet, distorsionando lo que significan realmente unas relaciones sanas.