Protege a tus hijos de la pornografía infantil

Amanda · 25 noviembre, 2015

La mejor manera de proteger a nuestros niños de los delitos cibernéticos es la prevención; por eso se hace preciso que las normas de utilización de los medios electrónicos se establezcan previamente. No obstante, los riesgos se hallan en todas partes, por eso aun cuando estén cubiertos los criterios de seguridad, es posible que los niños se relacionen con extraños.

La pornografía infantil es uno de los delitos más viles que se puedan encontrar en internet y también uno de los más comunes. En ocasiones son los propios padres quienes ponen en riesgo a sus hijos, por medio de la publicación de fotografías poco apropiadas.

¿Qué es la pornografía infantil?

Esta infracción se refiere especialmente a la difusión de material cuyo contenido sea explícitamente sexual y/o violento. La publicación de estos elementos puede haber sido realizada por personas que se dedican a esto, pero algunas veces son usadas las publicaciones de otras personas, quienes sin querer incluyen contenido relacionado a menores.

Este tema es bastante delicado, por eso se debe tener extremo cuidado con las imágenes, videos o lenguaje que publicamos y al cual accedemos. No es necesario que las cosas que publicamos contengan elementos sexuales, pues los delincuentes pueden darle el uso que ellos deseen, como colocarlas en páginas o vídeos cuyo fin sea pornográfico.

Medidas de protección contra la pornografía infantil

e6e6b8a8d2e724ce07b0f69a9b7dc5d6

En la actualidad los niños son expertos en tecnología, conocen mucho mejor que cualquier adulto las opciones de publicación, plataformas, redes y atajos. En este particular, es complicado mantenerlos protegidos, cuando apenas conocemos los movimientos tecnológicos.

Es por ello, que si no somos expertos en la materia, podemos comenzar por inculcar valores en nuestros hijos y activar la comunicación efectiva desde temprana edad. Expresar con claridad qué no nos gustaría que ellos hicieran o vieran y hacerles saber que ciertas cosas no son tan normales como podrían parecer.

Para proteger a los niños de esta terrible amenaza, es preciso tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Se le aconseja a los padres que estén enterados de cuáles podrían ser las infracciones en estos casos, pues para proteger a nuestros hijos no basta con impedir que vean pornografía, también se debe evitar que ellos mismos sean víctimas de esta. Para esto, es preciso tener extremo cuidado con las publicaciones que hacemos.
  • Los niños pueden acceder a pornografía aun sin que la estén buscando, por eso es preferible alertarlos sobre las cosas que se pueden conseguir en internet y que se debe evitar acceder a estos contenidos porque además de que no es apropiado para niños, podrían constituir un delito.
  • Resulta primordial tener una comunicación abierta con los hijos, de manera que ellos sientan la confianza de hablar sobre este tema y sobre cualquier otra duda que tengan. Es recomendable que la fuente principal de información e instrucción sobre el uso del internet sean los propios padres.
  • Estar enterados de los posibles peligros que existen en internet es la mejor manera de comenzar a interesarse por protegerlos. Si no supiéramos mucho de tecnología, podemos consultar a un experto, alguien que pueda incorporar un software de protección virtual o nos pueda enseñar a usar el útil control parental.
  • También es útil enseñarlos a ignorar el spam, recalcarles siempre que debe omitirse la información no deseada, publicidad y cualquier elemento que ingrese al sistema sin haberlo solicitado.
  • Si ya hemos notado que nuestro hijo pasa mucho tiempo en la red, pero no sabemos mucho lo que hace, podemos invitarlo a que nos cuente sobre sus experiencias, qué portales utiliza con frecuencia, cuáles son sus intereses, si ha hablado con alguien o si le gustaría a hacerlo. Esta conversación nos puede dar una idea de lo que debemos enfrentar.
d23db4dea2905017c130d548fb8923ee

  • Es muy probable que estas imágenes no sean agradables para los niños e incluso para los adultos; por eso debemos hablarles de que no es algo normal, decirles que eso no está bien y que nadie debería verlo. Una de las cosas que se quiere evitar, es que los niños se acostumbren a ver contenido violento o pornográfico, porque puede ser perjudicial en su desarrollo.
  • Hablar con los niños sobre sexo, debe ser una tarea exclusiva de los padres. Es un tema que en la actualidad resulta ineludible, que además de ser recomendado para la formación del niño, es obligatorio como medida de protección.
  • Es común que los niños se vean afectados si llegasen a ver imágenes pornográficas. Pueden llegar a sentir vergüenza y saben que no está bien, por eso tienden a mantenerlo oculto; de aquí parte la importancia de la buena comunicación, la confianza y la educación.