4 creencias erróneas sobre la adolescencia

30 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
A los padres, las conductas de nuestros hijos adolescentes pueden llevarnos a tener creencias erróneas acerca de lo que piensan o sienten, pero estos comportamientos forman parte de su desarrollo.

A veces, los padres no sabemos interpretar algunas de las conductas de nuestros hijos adolescentes. Esto es normal, ya que nos enfrentamos a nuevos comportamientos que no habíamos visto hasta ahora. Estas conductas pueden llevarnos a tener creencias erróneas sobre la adolescencia.

Ante determinados comportamientos de nuestros hijos, no debemos hacer interpretaciones de forma precipitada, ya que podemos caer en el “sesgo interpretativo”, es decir, que interpretemos de acuerdo a nuestras necesidades.

Creencias erróneas sobre la adolescencia

Las nuevas conductas que surgen en nuestros hijos adolescentes pueden llevarnos a tener unos pensamientos erróneos sobre ciertos aspectos de la adolescencia. Vamos a ver algunas de estas creencias.

Padre hablando con su hija de cosas difíciles.

Valorar nuestra función como padres dependiendo de las conductas de nuestros hijos adolescentes

Los padres podemos llegar a pensar que nuestro hijo prefiere ir con sus amigos a estar con la familia, que nuestra opinión no vale porque ya no somos importantes en su vida o que en algo hemos fallado para que se comporten así. Pero nada más lejos de la realidad.

Debemos desterrar de nuestros pensamientos este tipo de deducciones, pues el comportamiento de nuestros hijos no está provocado por nosotros, los padres. Es importante que nos demos cuenta de que, en esta etapa de la adolescencia, los chicos necesitan sentirse aceptados por su grupo de iguales y es normal que también quieran relacionarse con ellos.

Durante esta etapa, se produce el llamado “proceso de diferenciación”, es decir, el adolescente traslada sus afectos a otro grupo diferente a su familia, y crea unos vínculos con gente de su edad, normalmente, lo que le ayuda a formar su personalidad e identidad.

Aunque esto pase, no quiere decir que nuestro hijo no quiera estar con su familia, sino que necesita sentirse independiente de ese núcleo familiar. Esta distancia es necesaria y normal para su desarrollo, aunque a los padres nos cueste aceptarla.

Deducir que la reducción de las muestras de cariño significa que nuestros hijos ya no sienten afecto hacia nosotros

Que nuestro hijo adolescente ya no sea tan cariñoso con nosotros como lo era antes no quiere decir que no nos quiera. Esta conducta es normal en esta etapa del desarrollo, pues los chicos buscan también la independencia emocional de sus padres.

Así pues, hay que desterrar pensamiento como con lo cariñoso que era y ahora no… Ya no nos quiere igual” o “antes nos abrazaba y besaba, y ahora ya no quiere, parece que le da vergüenza, hemos perdido su afecto”.

Creer que no son capaces de respetar y seguir las normas, y que desafían a los adultos

En la adolescencia, los chicos buscan la simetría en las relaciones con los adultos. Cuando hay argumentos de autoridad de sus padres u otros adultos, no los aceptan y dudan de ellos, ya que intentan sentir que forman parte de las normas y límites.

Esto no quiere decir que busquen desafiar a los padres, sino que sienten la necesidad de dar su opinión y oponerse cuando algo no les parece bien. Ante esta situación, es normal que los padres sintamos frustración, pero eso no debe impedir que establezcamos unos límites lógicos y adecuados a nuestros hijos.

A pesar de que los padres somos la autoridad, también somos su seguridad. Por eso, ante sus negativas y oposiciones, no debemos pensar que el problema es con nosotros, sino con la búsqueda de su independencia.

Creer que los adolescentes no están preparados para el mundo

Que los padres nos preocupemos por la seguridad de nuestros hijos es totalmente normal, pues ningún progenitor quiete que le pase algo malo a su hijo. Pero es en la adolescencia cuando más nos preocupamos debido a que salen y experimentan más, y por eso se pueden encontrar ante ciertos peligros y riesgos.

Amigos adolescentes dando un paseo hablando sobre las creencias erróneas sobre la adolescencia.

Aun así, los padres debemos confiar en ellos; si les hemos transmitido unos buenos valores, sabrán tomar las decisiones correctas ante las nuevas situaciones que se encuentren. Sobre todo, tenemos que hablarles sobre los peligros que pueden encontrarse y cómo han de enfrentarse a ellos para que no caigan en conductas de riego.

En lo que a las creencias erróneas sobre la adolescencia se refiere…

Como has visto, estas creencias erróneas sobre la adolescencia no son nada acertadas y conocerlas puede ayudarnos, a los padres, a manejarlas. Es importante que, durante esta etapa, los adolescentes se sientan comprendidos y respetados, de esta manera, será mucho más sencilla la comunicación con ellos.

No te olvides de que se encuentran en pleno desarrollo de su personalidad y búsqueda de su identidad, por lo que, como padres, hemos de ayudarlos a manejar todas esas emociones que sienten y que, en ocasiones, no saben gestionar.

  • Wilcox, B., & Robbins, J. (2016). Como abrazar a un erizo (1.a ed.). Urano.
  • Alberca, F. (2012). Adolescentes. Manual de instrucciones. Espasa.