Cómo ser una familia ecológica - Eres Mamá

Cómo ser una familia ecológica

Cuidar la naturaleza es una responsabilidad de todas las personas que habitan el planeta Tierra. Nuestro planeta es nuestro hogar y los adultos somos los máximos responsables para que este sea un lugar mejor para nuestros hijos y para nosotros mismos. Para que los niños aprendan cómo cuidar el planeta, los padres deben plantearse ser una familia ecológica. 

Para poder conseguir ser una familia ecológica, es importante introducir algunos cambios en vuestro estilo de vida. Los niños deben ver en sus padres el mejor ejemplo para cuidar el planeta, el mejor ejemplo de personas ecológicas… Porque la contaminación es culpa de todos y también es responsabilidad de todos que se mejore.

Además, ser ecológico también te puede ayudar a ahorrar dinero y a que tus hijos sepan cómo comportarse de manera ecológica siendo niños y puedan serlo también cuando se conviertan en personas adultas. Estos conocimientos los pasarán a sus hijos y así, la naturaleza estará bien cuidada por siempre. Pero hay que tomar conciencia de ello.

6 formas de ser una familia ecológica

1. Comer menos carne roja

El consumo de carne roja es perjudicial para la salud (puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón, de diabetes y de cáncer), pero además, también es perjudicial para el medio ambiente. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la ganadería es responsable del 18% de los gases de efecto invernadero del mundo y es una fuente importante de la deforestación. 

2. No uses bolsas de plástico

Casi 9 millones de toneladas de residuos plásticos llenan los océanos cada año. Reducir esto es tan fácil como que las personas empiecen a utilizar bolsas reutilizables de tela o de papel reciclable. En muchos lugares empezaron a cobrar por las bolsas de plástico para frenar su uso desmesurado, pero esta no es la solución. La solución es ser más consciente del daño que hace y usar bolsas reciclables en lugar de ganar dinero a costa de las bolsas de plástico.

3. Plan de una escapadas verdes

Ser una familia de viajeros responsables, dejando el coche a un lado y usando más el transporte público. Utilizar las bicicletas en familia para hacer excursiones y usar el coche solo cuando sea totalmente necesario. Además, es importante que los niños entiendan los gases que emiten los coches y cómo perjudica al medio ambiente. El uso del coche es cómodo, pero que la sociedad abuse de su uso puede ser peligroso.

4. No apoyéis la moda rápida

La moda parece algo que no hace daño al medio ambiente, pero la realidad es que sí que tiene un gran impacto ambiental la fabricación de ropa. Es importante ser más respetuoso con el medio ambiente, ser consciente del coste de la ropa real y de cómo las empresas se lucran. Buscar ropa de fuentes sostenibles para comprar y usar ropa de segunda mano entre familiares y amigos.

5. Lava la ropa en agua fría

Tu lavadora gastará mucha menos energía cuando no tenga que calentar el agua para lavar la ropa de tu familia. Además, podrás ahorrar mucho dinero en tu factura de energía, por lo que el medio ambiente sale ganando y tu bolsillo también. Para prendas delicadas puedes pensar la opción de lavarlo a mano, con agua fría y con jabones ecológicos. 

6. Habla con los niños sobre el reciclaje

Es importante que los niños sepan por qué es necesario reciclar y que se involucren a nivel local en la plantación de árboles, en la limpieza, en cultivar hortalizas en casa, etc. Los niños que practican estas actividades desde pequeños serán más propensos a ser buenos cuidadores del medio ambiente en el futuro. Además, en casa hay que tener en cuenta:

  • Usar servilletas de tela y no de papel (igual que los pañuelos)
  • Mantener la nevera en un rango de temperatura ecológico para no desperdiciar energía
  • Comprar alimentos orgánicos y ecológicos
  • Reciclar el papel, vidrio y plástico entre todos
  • Tomar duchas cortas, cerrar el grifo al lavarse los dientes o al fregar los platos
  • Si es posible, amamantar al bebé, la producción de leche de fórmula tiene un impacto negativo en el medio ambiente y la leche materna es un recurso natural con grandes beneficios para la madre y el bebé
  • Desconecta los aparatos eléctricos cada día para ahorrar energía

¿Qué más cosas se te ocurren para ser una familia ecológica?