La opinión de los niños, ¿hay que tenerla en cuenta?

Agetna · 21 noviembre, 2015
Todos los niños tienen el derecho de ser escuchados. Jamás los prives de hablar, valorar y emitir sus criterios

¿Hay que tener en cuenta la opinión de los niños? Por supuesto, tal y como si se tratara de la opinión de un adulto.

La importancia de escuchar a los niños

La falta de comunicación es una de las principales dificultades que afrontamos hoy en día. Cuanto más avanzamos como especie social hacia un futuro tecnológico, menos personas escuchan los intereses y opiniones de los demás.

Escuchar a los niños también es una buena manera de educar. Les transmitimos que todas las personas, independientemente de su condición, tienen derecho a ser escuchadas.

Si escuchas a los niños les estarás enseñando que una de las principales reglas de la buena comunicación es la de escuchar a nuestros semejantes para asimilar los mensajes que ellos nos transmiten y crear un flujo de información.

Si atiendes a sus sentimientos y criterios ellos también atenderán a los tuyos.

La opinión de los niños en el ámbito familiar

  • Incluir a los niños en las decisiones que se toman en el ámbito familiar les aumenta la autoestima, hace que se sientan felices e importantes para sus consanguíneos.
  • Aquellos pequeños a los que se les pregunta su opinión sienten que sus padres los tienen en cuenta, que son como los restantes miembros de la familia: imprescindibles a la hora de valorar y emitir criterios. Además, les hacemos ver que respetamos sus emociones y necesidades.
Abuelo y padre escuchan la opinion de un nino

  • Solo los niños pueden decirte cómo se sienten con respecto a…, qué opinan sobre…, qué creen que es mejor hacer con…; la opinión de los niños, aunque sean las personas más inexpertas de casa, también cuenta.
  • Por otro lado, tener en cuenta la opinión de los niños, aun siendo pequeños, también fortalece los lazos de amistad que debemos tener con ellos.

¿Qué importancia tiene?

Escuchando a los niños, los adultos pueden saber sobre sus gustos, dudas, necesidades, problemas, anhelos y todo lo relacionado con su estado físico y mental.

Los niños tienen el derecho de ser escuchados y de que se les consulte todo lo que les compete y esté relacionado con su bienestar físico y emocional.

Conclusión

Escuchar no es lo mismo que oír. Podemos oír muchas cosas y olvidarlas al instante; en cambio, si escuchamos captamos, interpretamos y sacamos una conclusión sobre un determinado tema.

Créeme, tu hijo se dará cuenta de si realmente lo escuchas o tienes la mente en otro lado.

Por eso, cuando tu hijo vaya a expresar un criterio deja lo que estés haciendo y préstale toda la atención, mírale a los ojos y escúchalo pasivamente, así sentirá que tú realmente tienes en cuenta lo que te está diciendo.

Nino susurrando

No le restes importancia al criterio de un niño porque socavará su autoestima y lo empequeñecerá.

No te distraigas, no interrumpas y no critiques sus opiniones. Ten en cuenta que ser un adulto no te da el poder de la verdad absoluta.

Cada vez que puedas halaga sus criterios y dale las gracias por darte su opinión. Si te da una buena idea cúmplela y hazle saber que la llevaste a cabo porque él te la dijo y te motivó a hacerla realidad.