19 consejos de María Montessori para educar a tus hijos

Adrianazul · 19 julio, 2015

“El niño, con su enorme potencial físico e intelectual, es un milagro frente a nosotros”, conceptualiza la célebre pedagoga italiana María Montessori, quien renovó los métodos pedagógicos de principios del siglo XX. Aquí te mostramos parte de una fórmula que parece un concepto espiritual, pues tiene la cualidad de ser simple y profunda al mismo tiempo: Enseñar con el ejemplo. 

La filosofía Montessori propone que el papel del adulto es guiar al niño, darle a conocer un ambiente bueno y cómodo; por lo que estos, a través de su rol, deben ser observadores tanto de los niños como del ambiente en el cual se desarrollan.

Además, este método convida a estar inmersos en un continuo proceso de aprendizaje y desarrollo personal.

El verdadero educador está al servicio del niño y debe de cultivar en él la humildad, la responsabilidad y el amor”, sentencia la humanista que basó sus ideas en el respeto hacia los infantes y en su impresionante capacidad de aprender.

shutterstock_288364628

Crianza con respeto

Para poner en práctica los consejos de la educadora, quien además estuvo nominada tres veces al Premio Nobel de la Paz, es necesario transformarnos, sólo así podremos preparar a los niños para la vida, un proceso que implica pasar tiempo con ellos, llevarse bien con los niños, disfrutar enseñándolos y darles libertad.

“Permite a tus niños equivocarse y no resuelvas por ellos cosas que por sí mismos pueden hacer; cuando lo haces, entorpeces su crecimiento. Cada vez que se enfrenten a una actividad nueva, deja que intenten hacerla solos. Si encuentras que todavía no tienen las herramientas suficientes para ello, muéstrales cómo hacerlo y déjalos probar una vez más. Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo”, aconseja Montessori.

Piensa un poco: Para ser felices necesitamos desarrollarnos, inventar, crear, soñar, vivir. Aprovecha que vivimos en una época genial, con el mundo al alcance de un click  y además tienes a disposición un método de liberación moral y mental de la infancia.

shutterstock_177227771

Consejos ineludibles

  • Los niños aprenden de lo que les rodea.
  • Si criticas mucho a un niño, aprenderá a juzgar.
  • Si elogias con regularidad al niño, él aprenderá a valorar.
  • Si se le muestra hostilidad, aprenderá a pelear.
  • Si se es justo, aprenderá a ser justo.
  • Si se le ridiculiza con frecuencia será una persona tímida.
  • Si  crece sintiéndose seguro, aprenderá a confiar en los demás.
  • Si se denigra al niño con frecuencia, se desarrollará en él un malsano sentimiento de culpa.
  • Si las ideas del niño son aceptadas con regularidad, él aprenderá a sentirse bien consigo mismo.
  • Si se es condescendiente con él, aprenderá a ser paciente.
  • Si se alienta al niño en lo que hace, ganará seguridad en sí mismo.
  • Si  vive en una atmósfera amigable y se siente necesario, aprenderá a encontrar amor en el mundo.
  • No hables mal de tu niño/a, ni cuando está cerca, ni cuando no lo está.
  • Concéntrate en el desarrollo de lo bueno del niño de tal manera que sencillamente no quede lugar para lo malo.
  • Escucha siempre a tu hijo y respóndele cuando se acerque a ti con una pregunta o un comentario.
  • Respeta a tu hijo aunque haya cometido un error. Lo corregirá ahora o quizá un poco más adelante.
  • Estate dispuesto a ayudar si tu niño busca algo, pero también estate dispuesto a pasar desapercibido si él mismo ya ha encontrado lo que buscaba.
  • Ayuda al niño a asimilar lo que antes no había podido asimilar. Haz eso llenando el mundo que le rodea de cuidado, discreción, oportuno silencio y amor.
  • Cuando te dirijas a tu hijo, hazlo siempre de la mejor manera. ¡Dale lo mejor que hay en ti!