7 técnicas y consejos para que los niños aprendan a comprometerse

Responsabilidad, respeto, empatía, solidaridad y compromiso. Estos son algunos pilares para vivir en comunidad que los niños deben aprender.
7 técnicas y consejos para que los niños aprendan a comprometerse
Samanta Ruiz

Escrito y verificado por la profesora Samanta Ruiz.

Última actualización: 11 septiembre, 2022

El compromiso es un valor y resulta de una acción consciente y voluntaria. Por ello, es necesario que aunque tus niños sean pequeños, comiences con estas técnicas y consejos para que aprendan a comprometerse. De este modo, podrán ampliar sus recursos para desarrollar vínculos saludables.

Los chicos comprenden qué es un compromiso alrededor de los 3 años, según lo explica en un trabajo de investigación la Society for Research in Child Development, publicado en ScienceDaily. Por esta razón, es importante que la educación en valores comience a edades tempranas y que incluya la enseñanza sobre la responsabilidad, el respeto, la empatía y el compromiso.

Puedes comenzar con estas ideas y aplicar algunas técnicas para que los niños aprendan a comprometerse, además de otros consejos que nunca vienen mal.

Técnicas para aprender el valor del compromiso

“El compromiso es lo que transforma una promesa en realidad, es la palabra que habla con valentía de nuestras intenciones, es la acción que habla más alto que las palabras…”

-Shearson Lehman-

Parte de la vida en comunidad requiere del cumplimiento de ciertas actividades y tareas relacionadas con otras personas, consigo mismo, con la escuela o en casa. Estos son los llamados compromisos que se asumen y se cumplen en pos de un objetivo mayor: aprender para convivir en sociedad, ser colaborativo y cooperativo.

Pero ¿cómo enseñarles a los niños el valor del compromiso? Aplica estas simples técnicas y ya pondrás en marcha el aprendizaje.

Guardar los juguetes, ordenar el cuarto o colaborar con la limpieza pueden ser algunas de las tareas con las que el niño puede comprometerse a diario.

1. Asignar pequeñas responsabilidades

Las tareas diarias de la casa son un buen campo de práctica para que los niños aprendan a comprometerse. Si en familia han acordado una división de tareas y se han comprometido a cumplirlas, así debe ser. Por ejemplo, tales días debe lavar los platos, hacer la cama u ordenar su cuarto después de jugar.

2. Gestionar los tiempos de las tareas

Para los niños es bastante difícil sostener ciertas actividades por largos períodos de tiempo. Por ello, para que puedan cumplir con sus compromisos, organiza un esquema de bloques de tiempo para la tarea y el descanso. Por ejemplo, puedes utilizar un sistema similar al que se emplea en la técnica pomodoro.

3. Practicar el compromiso en otras áreas

Los niños deben aprender que el valor del compromiso no solo se refiere a lo que se hace en casa o en la escuela. También existen otros ámbitos donde pueden comprometerse y que son de gran aprendizaje. Por ejemplo, formar parte de un grupo de teatro, de un equipo deportivo o de cualquier actividad que requiera cumplir con ciertos objetivos, ya sean grupales o individuales.

4. Dar siempre el ejemplo

Si los niños observan que tú cumples con tus compromisos y promesas, seguramente seguirán tu mismo camino y se transformarán en adultos responsables.

5. Celebrar sus esfuerzos y sus logros

Cuando les enseñas que los compromisos que se asumen deben cumplirse, ellos hacen el esfuerzo y logran el objetivo. En esos momentos, lo mejor es felicitarlos, recompensarlos y celebrar. De este modo, les reconoces que han hecho un gran trabajo para cumplir con su compromiso. Esta actitud de tu parte los ayuda a afianzar su autoestima.

Felicitar a los niños y también recompensarlos por haber cumplido con sus compromisos ayuda a reforzar su autoestima.

6. Motivar, ser positivo y valorar el esfuerzo

No te expreses con palabras negativas sobre tus propios compromisos y anímalo a pensar positivamente sobre los suyos. Cuando las emociones lo agobien porque se le dificulta el avance en un compromiso asumido, valora su esfuerzo y motívalo con frases como “vas muy bien, solo repasa y seguro que verás donde está el error” o “avanzas solo y eso es un gran trabajo”. Seguramente, se te ocurrirán muchas cosas más para decirle de acuerdo con la edad del niño.

7. Dejar bien claro las diferencias entre compromisos y obligaciones

Aunque la diferencia sea sutil, compromiso y obligación no son lo mismo y esto debes dejarlo en claro con los niños. Mientras que una obligación es una afirmación universal sin matices como “respetar a mis maestros” o “no maltratar a mis compañeros”, un compromiso tiene un acuerdo previo, se cumple con determinadas pautas y puede ser adaptado a cada persona.

Las técnicas y consejos para que los niños aprendan a comprometerse requieren de paciencia

Un punto importante en el aprendizaje del valor del compromiso es que este no puede darse de un día para el otro. Al tratarse de un proceso de enseñanza-aprendizaje, también requiere de paciencia. No es sencillo para un niño internalizar conceptos abstractos y transformarlos en acciones, como tampoco es fácil para ellos comprender cómo actúan los demás con respecto a los compromisos asumidos.

El trabajo de enseñar a los niños a comprometerse es complejo, pero también es imprescindible para que ellos puedan tener un desarrollo emocional saludable. Esperamos que las técnicas y consejos que te compartimos aquí te sean de utilidad y que puedas aplicarlas en casa para enseñarles a los niños qué es un compromiso. Recuerda que la educación en valores es parte de la formación integral de tus hijos.

Te podría interesar...
Educación en valores para niños, una tarea que empieza desde casa
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Educación en valores para niños, una tarea que empieza desde casa

Los valores se relacionan con el comportamiento de una persona. De aquí surge la importancia de la educación en valores para niños.