Cómo enseñar a tus hijos a hacer la cama

El cuarto de los niños es un espacio de descanso y de juegos. Lo mejor es que esté ordenado y limpio todos los días, ¡comenzando por las camas!
Cómo enseñar a tus hijos a hacer la cama
Samanta Ruiz

Escrito y verificado por la profesora Samanta Ruiz.

Última actualización: 28 marzo, 2022

Aprender a colaborar con las tareas de la casa tiene la virtud de crear hábitos positivos en los niños. De esta forma, enseñar a tus hijos a hacer la cama es un buen comienzo.

Las rutinas cotidianas son conductas que nos hacen la vida más sencilla, porque generan orden y contribuyen a la organización de los tiempos. Esto promueve la sensación de seguridad y de confort a cualquier edad.

Son ejemplos de hábitos saludables para implementar al comienzo del día el hecho de desayunar, cepillarse los dientes, vestirse, alistar la mochila y también, ¡hacer la cama!

Una vez que tu hijo tenga la edad suficiente como para comprender tus explicaciones y las habilidades motoras para ejecutar la tarea, te sugerimos implementar la regla de las 3 R. Esta es una estrategia sencilla que promueve el aprendizaje a través del trabajo colaborativo.

¿Qué son las 3 R?

La regla de las 3 R es una manera de planificar los aprendizajes en casa. Hoy nos enfocaremos en cómo enseñar a tus hijos a hacer la cama y lo utilizaremos como ejemplo práctico de la implementación del método:

  • Recordatorio: utiliza un recurso visual para impulsar a la acción cada día, ya sea un calendario con una marca especial o una lista de cotejo.
  • Rutina: acompaña a tus hijos y practica junto a ellos la tarea, hasta que tengan internalizado que hacer la cama es parte de la rutina. En unos días, seguramente ya no necesitarás recordárselos ni supervisarlos.
  • Recompensa: reconóceles a tus niños la tarea realizada y, cuando complete esta nueva rutina, agradécele por haberte ayudado con el trabajo de la casa. Y también, dales una gratificación pequeña que los estimule a repetir el comportamiento.
Madre teniendo una conversación con su niña y aprendiendo a hablar para que su hijo piense.
Para crear un hábito, no hay nada mejor que enseñarles a los niños con el ejemplo lo que hay que hacer. Así, entenderán la importancia de replicarlo.

¿Cómo enseñar a los niños a hacer la cama?

Lo primero que tienes que saber es que no debes enseñarle al niño nada por encima ni por debajo de sus capacidades. Así que, cuando consideres que esté listo, te recomendamos proceder de la siguiente manera:

  1. Primero haz tú la cama y que el niño colabore imitando tus movimientos.
  2. En el proceso, explícale la importancia de un buen descanso en una cama limpia y ordenada.
  3. Inventa juegos como golpear las almohadas, estirar las sábanas para “borrar las arrugas” o doblar el cobertor de diferentes formas.
  4. Luego de unos días, deja que tu hijo haga todo el trabajo solo.

También puedes enseñarles como hacer la cama a través de un juego con sus muñecos predilectos. Para esto necesitarás estos elementos:

  • La cama.
  • Muñecos o peluches.
  • Una toalla.

¡Comencemos a divertirnos!

  1. Hagan la cama juntos y explícale a tu hijo con detalle cada parte del trabajo: cómo poner las fundas, doblar las sábanas o estirar el cobertor.
  2. Una vez hecha la cama, acomoden sus muñecos encima y pregúntale a tu hijo qué le parece la idea. ¡Los muñecos van disfrutar de la cama ordenada y lo van a esperar allí bien cómodos, mientras él va a la escuela!
  3. ¿Vamos a dejarles unos juguetes para que no estén solitos? Pliega una toalla con forma de animalito, como las dejan en los hoteles.

Beneficios del hábito de hacer la cama

Como explicamos al comienzo, los hábitos son tareas cotidianas y repetitivas que crean rutinas saludables. Son elementos clave para mantener la salud mental de los niños y de los grandes. ¡Pero hacer la cama tiene muchos más beneficios! Te los contamos.

Genera en los niños un sentido de responsabilidad

Hacer la cama es una manera de entregarle al niño la responsabilidad sobre el cuidado de sus elementos personales, como su cuarto y su cama. Además, comenzará a sentir cómo es tener una tarea para él solito y a disfrutar de los beneficios que acarrea el cumplimiento de la misma.

Enseña a los pequeños a ser independientes y autónomos

Con la realización de este trabajo sencillo, el pequeño aprende que es capaz de resolver las cosas que pones a su cargo. Esto refuerza su autoestima y la confianza en sí mismo.

En una nota en el diario La Vanguardia, el psicólogo infantil Roger Ballescà expresó lo siguiente:

“Aunque en nuestra sociedad hay cierta tendencia a la sobreprotección, se debe tener en cuenta que cuando a un niño o una a niña no se le deja hacer aquellas cosas para las cuales ya está preparado, lo que hacemos es limitar sus propias capacidades y su autonomía”.

Fomenta la colaboración con los padres

Cuando los niños ayudan con el aseo de sus cuartos y con el mantenimiento del orden en el hogar, se generan sentimientos de empatía y de tolerancia y se mejoran las relaciones interpersonales. Los niños comienzan a comprender cuán difícil o cansador es realizar las tareas domésticas y valoran más los esfuerzos ajenos.

Ordenar objetos
Inculcarles a los hijos el hábito del orden desde pequeños les ayuda a organizarse en el espacio.

Inculca hábitos del cuidado del hogar desde la infancia

Ahora que ya sabes cómo enseñar a tus hijos a hacer la cama y los beneficios que esta tarea le ofrece a los niños y a la dinámica familiar, solo te queda ponerlo en práctica. Si aplicas el método que te compartimos, tus peques aprenderán a hacer cualquier tarea de la casa.

Pero siempre recuerda: los niños aprenden al imitar a sus padres. Por eso, trabajemos en familia para tener nuestros espacios ordenados, limpios y saludables.

Te podría interesar...
Debemos preparar a nuestros hijos para la vida y no hacer las cosas por ellos
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Debemos preparar a nuestros hijos para la vida y no hacer las cosas por ellos

Promover la autonomía no es obligar a los niños a hacer las cosas, sino dejarlos ser parte de distintas actividades.