Técnicas de debate en el aula

10 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga Marta Crespo Garcia
Las técnicas de debate desarrollan la comunicación y la expresión oral en los estudiantes. Asimismo, el propio debate promueve la reflexión y el espíritu crítico de los chicos.

Es importante enseñar a los alumnos a hablar en público, puesto que es una de las principales habilidades requeridas en la vida social y laboral. Una buena estrategia para este fin son las técnicas de debate. A continuación, veremos algunas.

Técnicas de debate

Las técnicas de debate desarrollan la comunicación y la expresión oral en los estudiantes. Asimismo, favorecen la participación activa y valores como el respeto. Se puede decir que los debates son una buena forma de promover la reflexión y la argumentación, ya que incitan a adoptar una posición y defenderla.

¿Qué características tienen?

  • Requieren preparación y organización.
  • La temática de los debates debe ser factible de cuestionar y analizar.
  • Permiten la integración de habilidades de comunicación oral y capacidad argumentativa.
  • Favorecen el respeto, la tolerancia y la cooperación.
  • Un debate implica el enfrentamiento de posiciones contrarias relacionadas con un tema o problema.
    Profesora utilizando algunas técnicas de debate con sus alumnos en clase.

Algunas técnicas de debate

Pequeño grupo de discusión (a partir de 14 años)

Se trata de un intercambio de ideas cara a cara sobre un tema de interés entre un pequeño grupo de estudiantes. Es una discusión informal y flexible, pero con algunas normas:

  • El tema de debate debe interesar a todo el grupo.
  • El intercambio de ideas debe seguir un cierto orden lógico, aunque la discusión debe ser espontánea.
  • Se elije un coordinador y un secretario.
  • Se debe propiciar la participación activa y libre.
  • Es conveniente situarse en círculo para que todos se vean y poder comunicarse cara a cara.

Desarrollo:

  • El educador elige el tema a debatir. Se lo presenta a los chicos con antelación para que puedan pensar sobre él, informarse y, así, hacer la discusión más rica y fundamentada.
  • Se elige al coordinador y al secretario. El coordinador conduce la sesión del día y debe estimular la participación del grupo. El secretario se encarga de anotar las ideas que van surgiendo en el debate, de registrar las conclusiones y de llevar el control del tiempo.
  • En grupo, se establecen las normas, el tiempo que se dedicará a la discusión y a la exposición de los miembros (unos dos o tres minutos).
  • Los miembros del grupo exponen libremente sus ideas y puntos de vista, y tratan de no apartarse del tema.
  • Cuando el coordinador lo vea oportuno, hará una pausa para recapitular lo realizado o pedir aclaraciones sobre algún punto.
  • Se llegará a las conclusiones por consenso.
  • Terminada la discusión, el coordinador hará un resumen de lo tratado y formulará las conclusiones. Estas serán registradas por el secretario.
  • Para finalizar, el educador señala las conclusiones generales y hace un resumen sobre el tema debatido.

Bola de nieve o pirámide (a partir de 10 años)

El educador expone un tema y los chicos tendrán que trabajar sobre él.  Se trabaja en 3 fases:

  • Primera fase. Los alumnos forman parejas. Estas hablan y discuten sobre el tema propuesto.
  • Segunda fase. Se doblan las parejas en subgrupos de cuatro. Entre los cuatro, discutirán el tema.
  • Tercera fase. Se doblan los grupos de cuatro. Entre los 8 alumnos, llegarán a una conclusión que deberán exponer al grupo clase. Es el secretario de cada grupo el que expone a toda la clase las conclusiones a las que han llegado.

Es importante que el educador indique los tiempos para cada fase. También debe procurar un clima de comunicación y participación entre los estudiantes. Esta técnica favorece el pensamiento autónomo, la expresión verbal y la comunicación.

Cuchicheo o diálogos simultáneos (a partir de 10 años)

El cuchicheo es una técnica que consiste en dividir a un grupo en parejas. De este modo, todo el grupo dialoga simultáneamente sobre un mismo asunto. En pocos minutos, el educador puede obtener una opinión compartida sobre una pregunta formulada al grupo.

Cada pareja debate en voz baja (para no molestar a los demás) un tema, problema o cuestión propuesta por el profesor. Uno de los miembros actuará de secretario, el cual leerá la opinión o conclusión final cuando se pongan en común todas las ideas.

Mediante esta técnica, el educador puede saber rápidamente el nivel de comprensión y de dudas sobre un tema de estudio o de una explicación. Igualmente, puede servir para tomar decisiones sobre qué temas interesan más al grupo, normas, procedimientos a seguir, etc.

Panel de debates (a partir de los 12 años)

Es una técnica que plantea el debate entre dos subgrupos dentro del grupo clase. El tema a discutir puede ser planteado por el educador o por los alumnos, según sus intereses.

En esta técnica, el educador juega un papel muy importante. Actúa como guía y moderador. Debe incitar a la participación mediante preguntas, resaltar los argumentos propuestos por cada grupo y señalar los puntos de mayor interés.

El educador presenta el tema de discusión y establece las reglas de participación. Cada grupo debe sostener posiciones distintas respecto al tema propuesto. En cada uno de los grupos existe un portavoz “especialista en el tema”. Los demás miembros asumirán el papel de espectadores que, a veces, pueden ser llamados a participar.

Alumnos haciendo un debate en clase.

Comienza el debate de acuerdo al siguiente orden:

  • Presentación de los argumentos del subgrupo A, sin derecho a réplica.
  • Presentación de los argumentos del subgrupo B, sin derecho a réplica.
  • Una vez hechas las presentaciones, el subgrupo A realizará preguntas al subgrupo B. Y, después, será el subgrupo B quien pregunte al subgrupo A.
  • Preguntas del grupo al subgrupo A, con derecho a réplica.
  • Preguntas del grupo al subgrupo B, con derecho a réplica.
  • Debate libre entre los demás miembros de los subgrupos. Pueden hacer preguntas, solicitar aclaraciones, rebatir argumentos, etc.

Todas las intervenciones podrán acompañarse y apoyarse en materiales que se consideren convenientes, como diapositivas, láminas, testimonios en entrevistas grabadas, vídeos, documentos escritos, etc.

Concluida la actividad, el educador hará un resumen o conclusión sobre los distintos argumentos manifestados, y señalará los puntos de acuerdo y desacuerdo. Asimismo, terminará con una exposición de las ideas más importantes del tema que se ha tratado.

En definitiva, las técnicas de debate requieren siempre organización y preparación. Además, los debates deben ser motivadores. Conviene que el educador planteé preguntas y reflexiones que despierten y desafíen las mentes de los estudiantes.

Por otro lado, el educador debe hacer cuestionarse a sus alumnos la información y crear dudas sobre ella. De esta forma, los chicos serán capaces de generar un pensamiento crítico.