Ser madre y opositar

Corina González · 6 julio, 2018
Todos los retos que se cruzan en nuestro camino debemos alcanzarlos con esfuerzo y dedicación. Opositar para ingresar en un puesto laboral público es uno de ellos, y nadie dijo que la maternidad sea un obstáculo para lograrlo.

Ser madre y opositar es una combinación fuerte pero no imposible, que demuestra que la mujer es capaz de hacer cualquier cosa. Prepararse para una oposición requiere de mucho esfuerzo y una generosa cuota de sacrificio; alcanzar dicho objetivo da una satisfacción increíble.

Cada día se suman más mujeres al estudio de una oposición para ingresar a trabajar en la administración pública y solventar así su futuro laboral. Es un reto adquirido que da buenos resultados.

La maternidad conlleva a reorganizar las obligaciones laborales, las cuales se ven muy afectadas después de dar a luz. Es por ello que muchas madres optan por estudiar una oposición para enfocarse en obtener la garantía de la estabilidad laboral.

Esto se da como resultado de las altas tasas de desempleo y escasas ofertas laborales. Esta combinación impulsa a cientos de madres a enfocarse en este tipo de alternativas.

¿Qué tipo de mujeres deciden estudiar una oposición?

Al terminar la licencia de maternidad, comienzan los problemas para conseguir dividirse entre los cuidados del bebé y el tiempo en el trabajo. En vista de ello, y para aprovechar el tiempo de permiso materno, muchas madres toman la iniciativa de buscar una opción laboral que le permita hacer ambas cosas.

En ciertos casos, suelen ser aquellas mujeres cuyas responsabilidades maternas tienen un buen soporte en otros familiares, que sienten la necesidad de un cambio de ambiente y se atreven a experimentar la búsqueda de este tipo de empleos.

No obstante, no existe un prototipo de mujer para esta alternativa educativa-laboral; simplemente se atreven aquellas féminas emprendedoras sin miedo a plantearse nuevas metas.

Ser madre y opositar: ¿cómo se logra?

Ser madre y opositar no es tarea sencilla; el tiempo requerido para esta actividad es difícil de organizar. Plantarse la idea de comenzar este reto es sinónimo de noches sin dormir, desorden a la hora de las comidas y mucho cansancio.

Trabajar desde casa con niños requiere de organización y, sobre todo, ayuda.

Por eso, te dejamos aquí algunos consejos que te ayudarán para que esta nueva vida no afecte tu desempeño como madre.

Rincón para estudiar

Crear un ambiente adecuado para esta actividad es lo más recomendable. De este modo, podrás facilitar el desarrollo de actividades escolares de tus hijos y tu preparación para presentar oposición.

Busca un lugar especial y ambientado correctamente, donde se pueda estudiar con tranquilidad. Podría ser pequeño, donde tú y tus hijos tengan todo lo necesario para enfocarse en el estudio y reine el silencio y la tranquilidad.

Organización

Desde el principio, es necesario tomarse este reto con mucha seriedad. Debes organizarte en todos los sentidos para que no se te escape nada. Por eso, has de estipular el tiempo que vas a dedicar a la preparación de las oposiciones y cumplirlo a toda costa.

Para ello, puedes elaborar un horario de actividades y publicarlo en una pizarra o en la puerta del refrigerador. Incluye todas las tareas diarias y de allí determina el tiempo de estudio.

Busca apoyo en tu familia

Para ser madre y opositar, es fundamental sentirse apoyada por parte de tus seres queridos. Recibir de ellos palabras de aliento y mucha energía positiva reconforta y te impulsa a alcanzar tus objetivos.

Es necesario involucrar a todos los que pertenecen al núcleo familiar en este gran paso y convencerlos de sus beneficios. Todos deben entender que es un trabajo en equipo.

Concentración al 100%

Para alcanzar nuestras metas, debemos imprimir en las acciones que nos llevan a ello mucho esfuerzo y concentración. Las madres no se pueden desconectar totalmente de sus responsabilidades con mucha frecuencia; sin embargo, deben contemplar esta posibilidad por lo menos una vez a la semana.

Por ejemplo, salir de casa a leer al parque, visitar una biblioteca, sentarse en un salón vacío; estos espacios tranquilos propician una mayor concentración. Claro está que esto se logra cuando se tiene apoyo de la pareja o algún familiar que colabore en ese lapso de tiempo en las tareas de la mujer mientras ella invierte algunas horas en su preparación.

“Debes organizarte en todos los sentidos para que no se te escape nada. Por eso, has de estipular el tiempo que vas a dedicar a la preparación de las oposiciones y cumplirlo a toda costa”

Desconectarse del mundo

Actualmente, las madres no están alejadas de la tecnología; la adicción al móvil e internet afecta también a los padres.

Por esta razón, si estudias en casa, lo mejor es desconectar el wifi y los datos del móvil durante el tiempo que dediques a opositar. Al final de la jornada educativa, habrá tiempo suficiente para ponerse al día con las redes sociales. Debes tener claro cuáles son tus prioridades.

Utiliza varias técnicas de estudio

Dependiendo de las modalidades del examen, puedes probar con varias estrategias de estudio. Por ejemplo, si se trata de un examen oral tipo test o práctico, la manera de estudiar para cada una de ellas debe ser diferente.

La organización es clave en la misión de ser madre y opositar.

Aléjate de los problemas

Ser madre y opositar requiere de disciplina, motivación, responsabilidad y concentración para alejarse de conflictos emocionales. 

Es cierto que en la vida surgen de la nada los problemas y simplemente no se pueden evitar. Sin embargo, lo que sí se puede hacer es actuar con mucha serenidad e inteligencia, a partir de la razón. 

Un ejemplo de ello es pensar antes de hablar o de tomar alguna decisión, no extenderse en discusiones y buscar rápidamente las posibles soluciones que terminen con el conflicto. 

Lo más importante es cumplir poco a poco con los objetivos que te has planteado; una vez que logres alcanzar la meta sabrás que todo el esfuerzo valió la pena. Con ello, además, demuestras a ti y a los tuyos que eres capaz de muchas cosas y que la maternidad no es impedimento para ello.