Sentir rechazo hacia un hijo: ¿por qué ocurre y cómo abordarlo?

¿Sientes rechazo hacia tu hijo? ¿Te arrepientes de haber sido madre? No estás sola. Te contamos a qué puede deberse y qué puedes hacer al respecto.
Sentir rechazo hacia un hijo: ¿por qué ocurre y cómo abordarlo?
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 09 febrero, 2021.

Última actualización: 09 febrero, 2021

La maternidad se percibe muchas veces como un estado idílico lleno de felicidad y amor incondicional. Pero la realidad es que un importante porcentaje de madres no logra establecer un vínculo emocional con su bebé por diversos motivos. Sentir rechazo hacia un hijo genera grandes cantidades de culpa y puede causar importantes daños emocionales a madre y bebé.

Sin embargo, hallar soluciones resulta complicado, especialmente porque no es un tema que suela abordarse abiertamente. Pese a que son muchas las madres que sienten este rechazo, quienes se atreven a exponerlo reciben juicios en lugar de comprensión y ayuda.

Pero llevar en silencio esta carga puede volverla aún más pesada. Por ello, queremos exponerte las causas más frecuentes de esta situación, con el fin de que puedas comprenderla mejor y obtengas ciertas herramientas para hacerle frente.

Madre llorando porque padece depresión posparto y rechazo hacia su hijo.

Sentir rechazo hacia un hijo: ¿por qué sucede?

Cuando una madre siente rechazo por su hijo suele ser porque no se ha logrado establecer adecuadamente el vínculo emocional. Esto puede suceder por diversos motivos, pero entre los más frecuentes se incluyen los siguientes.

Embarazo no planificado

La llegada de un hijo transforma radicalmente la vida de una mujer. Existen numerosos sacrificios, renuncias y esfuerzos que han de hacerse cuando tenemos otra vida a nuestro cargo.

No todas las mujeres desean ser madres y no en cualquier momento. Cuando tiene lugar un embarazo no planificado, el impacto emocional puede dificultar la adaptación a este nuevo rol.

Esto no solo sucede en madres primerizas que quizá no deseaban quedar embarazadas, o al menos no tan pronto. También puede ocurrir en embarazos sucesivos si la mujer se encuentra en un momento vital en el que la maternidad no entraba en sus planes.

Depresión posparto

Se estima que entre el 10 y el 20 % de las mujeres sufre depresión posparto. Una condición que puede generar miedo, ansiedad, episodios de llanto, problemas para dormir, aislamiento, fatiga o culpa.

Pero, sobre todo, dificulta el normal establecimiento del vínculo de apego con el bebé. El temor a no estar a la altura o el sentirse desbordada por los retos de la maternidad pueden llevar a experimentar un cierto rechazo por el niño.

Muchas madres pueden presentar este tipo de emociones durante las dos semanas posteriores al parto. Sin embargo, si estas se alargan más en el tiempo, dificultan el cuidado del bebé o crean un malestar importante, es necesario acudir a un profesional.

Expectativas sobre la maternidad

Otro de los mayores motivos que pueden llevar a sentir rechazo hacia un hijo son las expectativas poco realistas respecto a la maternidad.

Muchas mujeres no son plenamente consciente de todo lo que supone ser madre hasta que se ven con el bebé en sus brazos. Para otras, la maternidad no es un deseo genuino, sino un paso que dan por presión social o con la intención de arreglar los problemas de su relación de pareja. En estos casos, cuando enfrentan la realidad, pueden sentirse desbordadas, arrepentidas e incapaces de afrontar la situación.

Del mismo modo, en ocasiones es el temperamento o la personalidad del niño lo que conduce al rechazo. Un bebé excesivamente demandante, que llora con frecuencia y presenta dificultades para comer o dormir adecuadamente puede no ajustarse a las expectativas que la madre mantenía. Si, al crecer, su personalidad tampoco es la esperada, esto puede generar conflicto en la madre.

¿Cómo actuar al sentir rechazo hacia un hijo?

En primer lugar, recuerda que no estás sola, pues existen muchas madres compartiendo este mismo sentimiento. Por lo mismo, no has de sentirte culpable; las circunstancias pueden sobrepasarnos a todos en algún momento. No obstante, la herida de rechazo en un niño puede causarle importantes daños emocionales, por lo que es importante que actúes para que esto no le afecte a tu hijo.

Madre con depresión posparto porque su hijo no para de llorar.

Acudir a un psicólogo o terapeuta puede ayudarte a aceptar la nueva situación, adaptarte a la maternidad y resolver los conflictos que estés experimentando. De igual forma, puede ayudarte a lidiar con una posible depresión posparto y ofrecerte herramientas para aliviar los miedos y el sentimiento de soledad. Asimismo, cambiar la perspectiva sobre la maternidad y flexibilizar tus expectativas también puede resultarte de gran ayuda.

Ten presente que no necesitas hacer frente a esta dura situación ni en soledad ni en silencio. Existen profesionales capaces de ayudarte a que tanto tú como tu pequeño podáis desarrollar un vínculo emocional sano y saludable. Ambos merecéis sentiros bien.

It might interest you...
5 claves del vínculo entre madre e hijo
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
5 claves del vínculo entre madre e hijo

El vínculo entre madre e hijo se crea desde el día de la concepción. Existen muchas vías para mejorar esta relación durante las primeras etapas de ...



  • Urdaneta, J., Rivera, A., García, J., Guerra, M., Baabel, N., & Contreras, A. (2010). Prevalencia de depresión posparto en primigestas y multíparas valoradas por la escala de Edimburgo. Revista chilena de obstetricia y ginecología75(5), 312-320. https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0717-75262010000500007&script=sci_arttext
  • Roncallo, C. P., Sánchez de Miguel, M., & Arranz Freijo, E. (2015). Vínculo materno-fetal: implicaciones en el desarrollo psicológico y propuesta de intervención en atención temprana. Escritos de psicología (Internet)8(2), 14-23. http://scielo.isciii.es/pdf/ep/v8n2/revision2.pdf