Señales de que tu hijo adolescente bebe alcohol

Óscar Dorado · 10 septiembre, 2018
Si consideras que tu hijo puede tener problemas con el alcohol, es necesario que estés atenta a algunas señales que pueden determinar que esto sucede. Te contamos todo lo que debes saber al respecto.

El alcohol es dañino para la salud y es aún más perjudicial cuando los jóvenes lo consumen. A pesar de que el estereotipo de alcohólico a menudo se describe como una persona de mediana edad o adulta, el alcoholismo entre los adolescentes siempre ha sido un gran problema y cada vez es más frecuente.

Como madre, es recomendable que, si consideras que esto sucede con tu hijo, tengas en cuenta el siguiente artículo, en el cual vamos a enseñarte algunas señales que pueden confirmar que tu hijo adolescente bebe alcohol.

Lo primero que debes saber es que los adolescentes, en la mayoría de los casos, consumen alcohol para desconectarse de las presiones que sufren en esta etapa o para divertirse, y no como consecuencia de una adicción.

De hecho, la necesidad de descubrir los síntomas, unidos a la presión de los grupos de pares, propician que el alcohol sea una de las drogas más consumidas en esta etapa de crecimiento personal.

Ciertamente, la vulnerabilidad de ser un adolescente es un factor enorme en el alcoholismo a temprana edad. A pesar de que muchos padres consideran que sus hijos no han probado el alcohol, la realidad es que la mayoría de los adolescentes han tenido sus primeras experiencias. Por eso, es interesante descubrir las señales que confirman que tu hijo adolescente bebe alcohol.

¿Cómo puedes saber que tu hijo adolescente bebe alcohol?

1. Dificultades para levantarse por la mañana o gripe repentina

En primer lugar, una de las señales de que tu hijo adolescente bebe alcohol es que, tras haber estado la noche anterior con los amigos, pueda tener dificultades para levantarse por la mañana. Simplemente esto significa que debes estar atenta a las señales de resaca.

El alcohol puede hacer daño a los jóvenes.

Por ejemplo, si de manera repentina tiene la gripe después de salir, puede ser otro indicio que demuestra que está tratando de ocultar un claro estado de resaca.

2. Problemas escolares

Los problemas escolares representan otra de las señales que tu hijo adolescente bebe alcohol. Esto significa que, si hasta la fecha tu hijo nunca ha tenido ningún problema escolar e incluso ha conseguido buenas calificaciones, es posible que este cambio repentino en los resultados se deba a una causa externa de este tipo.

Entre las posibilidades que debes manejar está que, posiblemente, tu hijo haya empezado a beber alcohol y haya perdido el interés que tenía en la escuela. En estos casos, el bajo rendimiento es una de las consecuencias más claras y evidentes.

En este sentido, una conversación directa y preventiva sobre los efectos que tiene el alcohol en la salud puede ser el mejor aliado.

“La adolescencia es el permiso de la sociedad para combinar la madurez física con la irresponsabilidad psicológica”
—Terri Apter—

3. Cambios de humor

Por otro lado, los cambios de humor pueden llegar a ser uno de los síntomas que determinan que tu hijo ha cambiado su estilo de vida o ha incluido malos hábitos a su rutina.

Ciertamente, los cambios generales en la personalidad son un signo claro que determinan que algo sucede. Sin embargo, estas transformaciones en el comportamiento no siempre son sencillas de identificar, ya que los adolescentes evolucionan rápidamente durante esta etapa.

Por esa razón, deberás estar atenta a los cambios de humor y ver si detectas un comportamiento o actitudes que no son habituales.

4. Cambio de apariencia

Por último, muchos adolescentes cambian su apariencia por voluntad propia. No obstante, el consumo excesivo de alcohol provoca la pérdida de peso y el deterioro físico general.

Incluso puede traducirse en una pérdida de interés en mantener una buena apariencia física. Por este motivo, si consideras que su peso disminuye y ya no le importa cómo se ve, esto puede ser uno de los indicadores de que tu hijo adolescente bebe alcohol.

Si crees que tu hijo adolescente bebe alcohol, hablar con él será un paso primordial.

Finalmente, recuerda que, además de tener en cuenta las señales anteriores, es de vital importancia que hables con tu hijo sobre el alcohol y los riesgos asociados a su consumo de manera honesta y directa. Todos los problemas anteriores se pueden multiplicar cuando los adolescentes provienen de hogares poco estructurados o con poca supervisión y comunicación.

Por ese motivo, es bastante común que los adolescentes mientan a las preguntas sobre el consumo de alcohol con el fin de evitar algún tipo de castigo. Una buena comunicación es la clave para prevenir que tu hijo adolescente beba alcohol de manera habitual.