¿Es recomendable despertar al bebé para darle de comer?

Amanda3 4 septiembre, 2017

A medida que nos vamos adaptando a las rutinas del recién nacido, todo resulta más fácil. Sin embargo, las dudas son abundantes en los primeros días. ¿Cómo y cuándo debo alimentarlo? ¿Es necesario despertar al bebé para darle de comer?

La alimentación mediante la leche materna es necesaria y beneficiosa para el bebé por lo menos hasta los seis meses de vida. Aun cuando él mismo ponga de manifiesto sus necesidades, surgen dudas en relación a la cantidad de tomas que requiere. En ocasiones podemos creer que si está dormido puede llegar a pasar mucho tiempo sin comer. Otras veces nos da miedo que se pase la hora de lactancia que habíamos estimado si continúa durmiendo.

Por si no lo sabías, te informamos de que los bebés saben mejor que nosotras la cantidad de leche que necesitan y cuándo precisan de ella. La alimentación del pequeño durante su primera etapa de vida puede estar sujeta únicamente de sus necesidades. Es decir, produciremos la cantidad de leche que necesite y él mismo tomará lo que quiera. En este sentido, durante sus primeros meses de vida no hará falta despertarlo para darle de comer.

Sin embargo, en algunos casos especiales, muchos de ellos recomendados por nuestro médico, será necesario que despiertes a tu bebé para darle de comer. Por ejemplo, si el niño es prematuro, no está del todo sano, pierde peso o no está ganando lo suficiente, quizá sea necesario darle de comer más seguido. Es decir, en estos casos, si el bebé está durmiendo demasiado, habrá que despertarlo para alimentarlo.

Alimentación a demanda

Es normal que surjan dudas cuando llevamos mucho tiempo sin amamantarlo. Esto sucede particularmente cuando tomamos la iniciativa de dar de comer al bebé cada 4 horas. Si ha pasado este tiempo y el bebé sigue dormido, quizá sintamos que hay que hacer algo. También es común que nos preocupe que se altere el horario que hemos preparado.

La lactancia es uno de los periodos más impotantes en la vida de un bebé

Sin embargo, algunas madres optan por la alimentación a demanda. Alimentar a tu hijo a demanda consiste en amamantarlo cuando él lo necesite y así lo manifieste. Esto es, darle de comer de todos modos sin importarnos el tiempo que pase entre toma y toma. De esta manera no será necesario despertar al bebé para cada toma.

Muchos especialistas recomiendan la alimentación a demanda ya que todos los bebés tienen la capacidad de identificar cuándo tiene hambre y llorar para avisar de ello

Mientras estemos dando el pecho a demanda, el bebé tomará la iniciativa a la hora de comer. En caso de que esté dormido, despertará por su propia cuenta para mamar. Por medio de este tipo de alimentación, el pequeño comerá cada vez que tenga hambre, por lo que su necesidades siempre estarán cubierta.

Él buscará el pecho, llorará y succionará para indicar que quiere comer. Es importante que la madre lo amamante incluso cuando haya pasado poco tiempo desde la toma anterior. Al principio, tal vez no estemos seguras de muchas cosas, pero cuando la lactancia esté totalmente establecida, él despertará a su debido tiempo.

¿Cuándo es necesario despertar al bebé para que coma?

Como hemos dicho anteriormente, si el bebé está sano, no necesitará que lo despiertes para comer. Sin embargo, en ciertos casos habrá que alimentarlo incluso a las horas en las que duerma. Siempre que se den las siguientes circunstancias será recomendable despertar al bebé para que coma:

  • Si el bebé necesita ganar peso o lo pierde y pasa muchas horas durmiendo sin comer.
  • Si el bebé aún no se ha adaptado a un horario de lactancia. Generalmente ocurre en los primeros días de nacido.
  • Si el bebé es prematuro o está enfermo.Es importante que los bebés duerman bien durante sus primeros días de vida

A pesar de que se trata de casos excepcionales, te aconsejamos que siempre que despiertes al bebé lo hagas con la mayor delicadeza posible. Por ejemplo, conviene aprovechar que se ha movido, tose o se gira para ofrecerle el pecho. Tenerlo cerca, por ejemplo dentro del fular o el portabebés, te permitirá ofrecerle el pecho sin tener que despertarlo bruscamente. La clave está en intentar no despertarlo de un sueño profundo, sino en aprovechar sus movimientos e interacciones con el medio.

 

Te puede gustar