Dora la Exploradora: por qué gusta tanto a nuestros hijos

Francisco María García · 4 septiembre, 2017

Dora la Exploradora es una serie de dibujos animados, creada en los Estados Unidos en el año 2000. Está dirigida a los niños en edad preescolar y se ha traducido a 25 idiomas. Actualmente se transmite en 125 países.

Actualmente se le considera un clásico de la televisión infantil. Su gran éxito se deriva de una acertada manera de combinar entretenimiento con educación y transmisión de valores.

Uno de los aspectos más interesantes es que esta serie televisiva estimula la participación de los espectadores. Esto supone un gran valor en términos educativos, ya que captura la atención y permite avanzar en el conocimiento.

Así es Dora, la Exploradora

Dora Márquez es una niña de 7 años. Su gran amigo es “Botas”, un mono de 5 años que la acompaña en todas sus aventuras. En cada episodio, Dora tiene que buscar algo que se le ha perdido. A veces también ayuda a “Botas” a cumplir con alguna misión que se le ha encomendado realizar.

Dora siempre les pide a los niños televidentes que le ayuden a lograr su objetivo o a resolver los problemas que se encuentra en el camino. Cuenta también con la colaboración de “Mapa” y “Mochila”. Son otros dos personajes que siempre tienen una participación activa.

La serie tiene un esquema similar al de un juego de vídeo interactivo. Todo se desarrolla en torno a misiones concretas y los espectadores contribuyen a lograrlas. Hay peligro, emoción, misterio y todos los ingredientes para que los niños se involucren a fondo en el programa.

Cada episodio de Dora la Exploradora tiene una duración de aproximadamente 23 minutos. La serie ya ha completado ocho temporadas, con un número de capítulos que supera los 150. Su éxito ha sido tan grande, que ya se habla de una marca generacional a partir de este programa.

Las grandes virtudes de la serie

dora la exploradora 2

Dora la Exploradora está entre las series favoritas de los niños más pequeños y esto no es por casualidad. Además del entretenido esquema de presentación de las historias, también es un espacio a través del cual se imparten conocimientos y se transmiten valores. Estas son algunas de sus grandes virtudes:

  • Enseña a participar. Dora promueve una actitud activa en los niños. En la serie les pide que griten, o que le ayuden a encontrar algo. Esto hace que los chicos entiendan que su posición en el mundo debe ser dinámica y no pasiva
  • Contribuye a la familiarización con otro idioma. La serie original se hizo en inglés y en ella se le ayudaba a los niños a aprender algunas palabras en español. En los otros idiomas, se hace lo mismo para aproximarlos al inglés. El método que emplean hace que los pequeños incorporen palabras básicas
  • Sensibiliza frente al medio ambiente. La naturaleza y los animales son elementos que están muy presentes en Dora la Exploradora. Esto es un gran aporte para sensibilizar a los niños que viven en entornos urbanos
  • La música también ayuda. Las canciones y los temas musicales están presentes todo el tiempo. Esto fortalece las habilidades del oído y la memoria, además de aportar una magnífica ambientación

Dora la Exploradora y los valores

dora la exploradora  3

La forma de interactuar entre los personajes de la serie también tiene una intención formativa. El antagonista es el zorro Swiper, quien siempre intenta valerse del engaño para robarle los objetos a Dora. Ese personaje actúa como modelo de una mala relación con los demás y los niños lo entienden.

Cuando el zorro intenta robarle algo a Dora, ella le pide a sus pequeños televidentes que le griten: “Swiper, no robes”. De este modo, los niños también se convierten en agentes de valores.

En Dora la Exploradora, la amistad tiene un enorme valor. Dora y su amigo Botas son un verdadero ejemplo de solidaridad, apoyo mutuo y afecto. En la serie se recalca la importancia de la cooperación y del trabajo en equipo. Los personajes que aparecen tienen una actitud de ayuda frente a los demás.

Un elemento importante es que Dora, en sus múltiples travesías, conoce otras culturas. Frente a cada una, adopta una posición de curiosidad y de respeto. De este modo, se les comunica a los niños una perspectiva multicultural, donde las diferencias no son fuente de conflicto, sino de complementación. Es uno de los muchos aciertos de la serie.

Este programa también enseña elementos básicos y necesarios para las sanas relaciones sociales. Por ejemplo, saludar y despedirse. Es algo que los pequeños apenas están conociendo en la edad preescolar. También les enseña a dar las gracias, tanto en el idioma propio como en inglés.

Imagen de portada cortesía de ChameleonsEye / Shutterstock.com