5 tipos de peinado para una niña sencillos

Francisco María García · 3 septiembre, 2017

Lo importante del peinado para una niña es que sea fácil de hacer, pero al mismo tiempo no se vea descuidado o sin gracia. También hay que tomar en cuenta otros aspectos, como por ejemplo, el tipo de pelo de la niña, su longitud y, claro está, la comodidad.

Las coletas y las trenzas son una excelente opción. Sin embargo, no se deben simplificar demasiado, ya que pueden dar un aspecto demasiado aburrido o muy impersonal. Hay pequeños detalles que pueden añadirse aquí o allá para conseguir un resultado sensacional.

Cinco magníficas alternativas para hacer un peinado fácil y bonito a una niña

Coleta baja con cabello cruzado

peinado para una niña 4

En este peinado para una niña se trata de hacer una coleta normal, a unos 3 o 4 centímetros de la base del cuello. El detalle especial está en que se adorna con el cabello mismo. ¿Cómo lograrlo? Es sencillo: simplemente, antes de hacer la coleta se separa un mechón de pelo a la derecha y otro a la izquierda. Luego se hace la cola común y corriente, anudando con una banda elástica.

Después se entrecruzan los mechones sueltos, por encima de la banda. Se debe formar una especie de “x” alrededor de la coleta. Al final se sujeta todo con una horquilla, por debajo de la cola.

Coleta alta con cabello anudado

Este es también un peinado muy fácil de elaborar, y tiene un bonito toque de elegancia. Se comienza peinando el cabello hacia atrás, de modo que quede bien tirante. Luego se hace la coleta con una banda elástica, preferiblemente cerca de la parte alta de la cabeza. Esto porque permite lucir mejor el anudado.

Después se toma un mechón de la parte posterior de la cola (la que está contra la cabeza) y se enrolla alrededor de la banda elástica. Finalmente se asegura con una horquilla.

Un bonito moño “algodón de azúcar”

Este es un peinado cómodo para una niña y que además, cuida su cabello. Es ideal para utilizarlo cuando ella tenga que moverse mucho, por ejemplo en clase de gimnasia o de danza. Como queda bien sujetado, no habrá problemas porque se deshaga.

Lo primero es hacer una coleta en la parte superior de la cabeza y anudarla con una banda elástica. Luego el cabello se peina hacia uno de los costados y hacia adelante, de modo que quede frente al rostro. Después comienza a envolverse todo el cabello alrededor de la coleta y finalmente se asegura con tres o cuatro pinzas. Queda como un copo encima de la cabeza.

También podría acudirse a una variante del “algodón de azúcar”, si la niña tiene el cabello bien largo. En este caso, en lugar de hacer una coleta en la parte superior, se teje una trenza. Al final se enrolla sobre sí misma y se sujeta con horquillas.

peinado para una niña 3

Trenza de espiga

Es un peinado bastante cómodo porque recoge el cabello sin tanta dificultad y no se deshace fácilmente. La niña podrá jugar y moverse sin problema y el peinado seguirá ahí, intacto. La trenza de espiga puede hacerse con todo el cabello, o con parte de él. Lo normal es que solo se tome una parte.

Lo primero es peinar todo el cabello hacia atrás, de modo que quede bien tensado. Luego se separa el segmento superior, desde la frente hasta la corona y se peina hacia arriba. Este segmento se divide en tres y se comienza a trenzar.

A medida que se avanza, se van tomando los segmentos de cabello que están a los lados y se incorporan a la trenza. Esto quiere decir que la trenza inicial se convierte en el pedazo de una trenza más grande.

En algunas ocasiones se toman mechones de cabello hasta llegar a las orejas. Luego se termina la trenza y se deja suelto el cabello restante. En otras ocasiones se teje la trenza hasta el final, es decir, hasta llegar a la nuca. Para terminar, simplemente se sujeta con una banda elástica.

Una trenza enrollada

peinado para una niña 1

Este peinado es adecuado solo para las niñas que tengan el cabello largo. De lo contrario, podría resultar muy aparatoso. Se emplea en ocasiones especiales, ya que es un poco complejo para las actividades diarias.

Lo primero es tomar todo el cabello y enviarlo hacia adelante por un costado. Luego se separa en dos partes, con los dedos. El peinado comienza a elaborarse desde el cuello, sin entrar en contacto con la cabeza. Es una trenza baja.

Se enrolla uno de los mechones y el otro se divide nuevamente en dos. Quedan tres segmentos: el cabello enrollado y el mechón dividido en dos. Con esos tres mechones, se teje una trenza y se repite la misma acción anterior, hasta llegar a las puntas.

Se debe alternar el enrollado en ambos segmentos. Es decir: si se comenzó enrollando el segmento derecho, en el siguiente ciclo se enrollará el izquierdo y así sucesivamente. Al final se asegura con una banda elástica.