¿Por qué hay bebés que nacen con tanto pelo?

Gladys 28 junio, 2017

Algunos bebés nacen con mucho pelo, mientras otros llegan al mundo con poca melena… Veamos por qué sucede este fenómeno

Uno de los mitos más difundidos sobre el embarazo es la supuesta relación entre los ardores en el estómago y la cantidad de pelo que tiene el bebé. No es extraño escuchar a nuestras abuelas diciéndonos: si tienes mucha acidez, seguramente va a tener muchísimo pelo. Por fortuna, estos dos elementos no tienen nada que ver.

Además de esto, no debes preocuparte si tu hijo nació con poco cabello. Cuando ellos llegan a este mundo, las hebras son muy finas y con el paso del tiempo se les irá cayendo, poco a poco. Por lo tanto, no hay que sacar conclusiones precipitadas en cuanto a este tema, a pesar de lo que opine la gente.

Los expertos insisten en que la abundancia de cabello depende de los factores genéticos

El pelo de los recién nacidos nos resulta un misterio interesante, puesto que todas sus características pueden cambiar. Al principio, puede ser claro u oscuro, pero quizás tenga un tono totalmente distinto con los meses; asimismo, aunque se vea liso al nacer, es probable que se mantenga así o sea rizado.

Indudablemente, los factores genéticos de papá y mamá van a influir de forma directa en este tema. Sin embargo, pasará un buen tiempo en que esto se defina con claridad y sepas con exactitud cómo será la melena de tu retoñito. Mientras tanto, veamos por qué hay bebés que nacen con tanto pelo.  

¿Por qué mi bebé nació con tanto cabello?

De acuerdo con la Sociedad Española de Neonatología, todavía no se han encontrado las razones que explican este hecho. Los expertos insisten en que la genética es la principal responsable de esta característica, tanto en la cantidad, como en la distribución y el tipo de pelo.

Los pies más pequeños hacen las huellas más grandes en nuestros corazones.

-Anónimo-

A esto se le suman ciertos elementos raciales que influyen considerablemente. De esta forma, las razas que están más cercas del Ecuador cuentan con una mayor abundancia capilar, que las nórdicas a la hora del nacimiento, por ejemplo. Asimismo, se diferencian por la textura, la situación corporal y la densidad.

En líneas generales, las personas que descienden de los indios andinos son los que presentan mayor cantidad de pelo en todo el cuerpo, mientras que las razas asiáticas y esquimales (regiones árticas de América del Norte y ciertas regiones de Siberia) no cuentan con tanta vellosidad.

La raza es un factor influyente en las características del pelo del niño

Pero ¿de qué manera afecta el desarrollo del bebé en la barriga de mamá con respecto a este asunto? Los folículos pilosos, encargados de producir el pelo, se desarrollan a partir del quinto mes de embarazo. Sin embargo, todos estos vellos se caen casi de manera simultánea en el octavo mes, para que crezca otro fuerte y que permanecerá hasta los seis meses del bebecito.

En algunos casos, los niños nacen con costra láctea, que provoca una caída mayor del cabello, pero tiende a recuperarse, siempre y cuando no se trate de una enfermedad llamada dermatitis seborreica. En estos casos, es fundamental llevarlo al dermatólogo para que le evalúe y lleve un control.

¿Cómo cuidar el pelo del bebé?

Nacer con escaso o mucho pelo está determinado, principalmente, por los genes de mami y papi. No obstante, merece una atención especial a la hora del baño, utilizar productos de calidad y tratarlo con muchísimo cariño.

En cuanto al champú que elijamos para nuestros angelitos, es importante que sea el adecuado para su edad y que, además, tenga un pH neutro. Este tipo de artículos están formulados para no dañar su pelito, cuidar el cuero cabelludo, no irritar los ojos y son hipoalergénicos.

Por otro lado, hay que procurar que los productos tengan un perfume suave, pues los olores fuertes suelen causar irritaciones y alergias en los niños.

El pelo del bebé merece una atención especial con productos especiales

Después de los seis meses, si el recién nacido tiene rizos, puede usar un acondicionador especial para ayudar a que se desenrede con facilidad, hidratarlo y protegerlo. Luego de bañarlos, hay que secar muy bien con una toalla suave, para evitar la micosis en la delicada piel que recubre la cabeza.

A la hora de peinar, debemos optar por cepillos con cerdas flexibles, que no lastimen. Nadie más puede utilizarlo, para mantenerlo protegido de hongos o piojos.

Con poco pelo o con mucho, los bebecitos siempre se ven tiernos. Disfruta de los cambios que van apareciendo y te sorprenderás con los resultados.  

 

Te puede gustar