¿Qué son esas escamas en la piel de los bebés?

Esas escamas en la piel son  muy comunes en bebés y niños más grandes, se presentan en su piel como una especie de sarpullido de apariencia casposa y algunas veces con contenido graso. Aunque nos parezca algo anormal y preocupante, puede ser una condición clásica de la piel de los niños, es prácticamente inofensiva pero podemos ayudar a mejorar su aspecto.

Estas escamas aparecen especialmente en el cuero cabelludo, también llamada Costra Láctea, sobre todo en los recién nacidos. Es conocida dermatológicamente con el nombre de Dermatitis Seborreica, se produce por una inflamación de las glándulas sebáceas presentes en la piel, por eso pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

En el caso de los bebés, la leche materna es la causante de la estimulación de dichas glándulas, por eso es frecuente verlos con ese aspecto escamoso. La afección es más recurrente entre las primeras diez semanas de vida del pequeño, aunque aparece en zonas localizadas, en casos graves puede extenderse a todo el cuerpo.

¿Puede complicarse?

Es una irritación con mal aspecto y que puede causar cierta molestia, pero por lo general se resuelve sin necesidad de medicamentos o tratamiento especial. Pese a esto, cuando notamos estas escamas es conveniente acudir con un dermatólogo que evalué la verdadera condición de la piel del pequeño.

El diagnóstico es indispensable porque en ciertos casos la afección puede llegar a confundirse con enfermedades como la dermatitis, histiocitosis, o psoriasis. Estas afecciones pueden generar un aspecto escamosos, pero se distinguen en particular por el enrojecimiento de la piel, un síntoma poco frecuente en la Dermatitis Seborreica, pero que puede ocurrir.

a90f0079226b7297a87732b7a36bbc98

En general es una afección temporal que no suele complicarse, tampoco puede considerarse un problema de higiene y no es para nada contagiosa. Los síntomas más molestos pueden ocurrir cuando hay picor, que no siempre aparece; también puede producir enrojecimiento y cierta secreción grasosa.

¿Cómo ayudar a mejorar las escamas?

La dermatóloga pediátrica Daniela Kramer, asegura que este padecimiento no requiere la indicación de medicamentos porque desaparece por sí sola. Puede aparecer en las pocas semanas de vida pero suele terminar máximo después de la decima semana. No obstante, la especialista explica que es muy importante someterla a diagnóstico para descartar que no se trate de algún otro padecimiento de la piel.

Del mismo modo, la Dra. Kramer advierte que si la afección persiste más allá del tiempo estimado, es probable que se trate de algo diferente. En ocasiones el avance de la condición hace cambiar el diagnóstico a dermatitis atópica, enfermedad que sí requiere un tratamiento particular que queda en manos de los especialistas.

810d070a4e476f14159d39a25d21f660

No obstante, mientras se considere un caso de Dermatitis Seborreica, podemos ayudar a mejorar ese aspecto escamoso por medio del aseo frecuente. Bañar al bebé con un champú suave, podría ser suficiente para obtener beneficios rápidos. Otra idea es usar un producto que permita limpiar el cabello y el resto del cuerpo, para que al mismo tiempo evitemos que aparezca en otra zona.

Otras medidas para tratar esta caspa en la piel del bebé, son las siguientes:

  • Limpiar las escamas con aceite y algodón, procurando retirar con cuidado los restos que sobresalen. Para facilitar esta labor también puedes mezclar el aceite para bebés con vaselina líquida
  • Procura usar un champú y jabón hipoalergénico con pH neutro, que no tenga olores fuertes y tampoco colorantes agresivos
  • Cuando se presentan casos inflamatorios en esta dermatitis, los especialistas pueden recomendar el uso de champú que contenga corticoides suaves de uso tópico, por los general se indica ketoconazol por pocos días
  • El uso de ropa de algodón ayuda a disminuir la irritación, lo que contribuye a que el niño esté más cómodo
  • Para lavar la ropa del bebé, se recomienda el uso de jabón blanco en barra, evitando jabones con fuertes olores y componentes más agresivos
  • No se aconseja el uso de aceites emulsionados o productos perfumados, en especial si no son especiales para bebés.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar