Cosas que debes saber sobre los recién nacidos

Cuando una pareja decide ser padres y sostienen a su recién nacido por primera vez entre sus brazos, es probable que tengan la mejor sensación que puedan sentir en toda su vida. Pero hay algunas cosas que no todo el mundo sabe o piensa sobre los recién nacidos y nunca está de más saberlo. Son cosas que quizá nadie te dice de los recién nacidos cuando estás embarazada pero que te darás cuenta nada más que tu hijo nazca.

El bebé puede tener un aspecto que no te esperabas

Es posible que la cabeza de tu bebé no sea lo que te esperabas, quizá pensabas que sería una cabeza perfecta y redondeada, pero la realidad es que tenía que pasar por el canal del parto para llegar a tus brazos, gracias a los huesos flexibles su cabeza puede deformarse un poco para poder pasar con facilidad.

Pero no te preocupes si tiene la cabeza un poco ahuevada, piensa que es temporal y que en unos días se le pondrá la cabeza preciosa que esperabas.

No recibirás sonrisas hasta que pasen las seis primeras semanas

Puede resultar un poco frustrante para una madre y un padre que están cansados y que pasan sueño por atender a su bebé no recibir ni una sonrisa.

Pero solo son las 6 primeras semanas, recuerda que estas primeras semanas es crucial que lo atiendas y le des todo tu amor (y siempre), puesto que gracias a eso lograrás que tus esfuerzos se conviertan en el mayor tesoro de tu bebé… empezará a construir un vínculo increíblemente fuerte contigo y solo querrá estar contigo y su padre gracias a lo que hacéis por él cada día. Y recuerda, a partir de la sexta semana… te encontrarás con su preciosa sonrisa.

mother-84628_640

Cuidado con el cordón umbilical

Cuando bañes a tu bebé debes tener mucho cuidado con el cordón umbilical porque debe caerse solo. No puedes forzarlo puesto que podrías causarle mucho daño a tu bebé además de causar una hernia umbilical.

Cuando lo bañes no podrás mojar la zona del ombligo, así que lo ideal es que le hagas baños de esponja sin tocar esta parte. 

No te preocupes por la suciedad porque un recién nacido no se ensucia. Si cuando lo bañas el cordón se moja, deberás secarlo con suavidad. Tardará unas dos semanas en caerse, mientras no te preocupes, porque se caerá solo.

Debes tener especial cuidado con las fontanelas

La cabeza del bebé tienen unas zonas blandas que se llaman fontanelas. El cráneo no está cerrado del todo porque se necesita esta flexibilidad para que el bebé pueda pasar por el canal del parto.

Es necesario que cuando manipules a tu bebé para cogerle en brazos, vestirle, bañarle o para cualquier otra cosa tengas en cuenta que debes prestar mucha atención a las fontanelas.

Puedes peinarlo y acariciarlo, pero ten cuidado porque es una zona muy delicada. Durante los dos primeros años se irán cerrando y tu bebé pasará a tener un cráneo normal.

hands-1176673_640

Tu bebé te avisa si ha comido suficiente

El bebé necesitará comer siempre que te lo pida, lo habitual es que lo haga cada dos o tres horas, aunque si estás amamantando lo más probable es que sea más a menudo. Con la lactancia materna es más complicado saber si el bebé está alimentándose correctamente porque aunque esté mucho tiempo en tus pechos no se sabe si la leche que sale es realmente la que necesita o si es suficiente.

Para saber si tu bebé a comido suficiente, cuando no tenga más hambre se mostrará molesto y deberás parar de alimentarle. Es necesario que conozcas su lenguaje corporal para poder alimentarle lo que necesita (saber cuándo tiene hambre y cuando está satisfecho).

Sabrás si está comiendo lo suficiente porque tu recién nacido deberá ganar de un 5 a un 8% de su peso en la primera semana de vida. También podrás saberlo si hace pipí y popó adecuadamente cada día (tendrás que cambiar de cinco a seis pañales diariamente con una o dos evacuaciones).

Tendrá la piel seca

Al principio puede ser una piel suave y sedosa, pero después eso cambiará y la piel empezará a ser más seca. Por esto es necesario que le apliques  crema hidratante para recién nacidos en la delicada piel de tu bebé, deberá ser hipoalergénica.

También te darás cuenta que tu bebé llorará mucho (es su única forma de comunicación contigo), dormirá mucho, querrá tu amor y cariño constantemente, pero sobre todo… pasará esta etapa muy rápido.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar