¿Qué consecuencias tienen las carencias afectivas en la infancia?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Alejandra Castro el 4 febrero, 2019
Óscar Dorado · 16 enero, 2019
La falta de atención y de cariño puede tener consecuencias negativos en los niños. En este artículo te contamos todo lo que debes saber. ¡Toma nota!

Los niños necesitan recibir cariño durante la infancia. Si esto no se produce, puede traer consigo repercusiones muy negativas para su desarrollo personal. En este artículo, vamos a repasar qué consecuencias tienen las carencias afectivas en la infancia.

Ciertamente, las carencias afectivas en la infancia son perjudiciales para los niños en gran medida debido a la ausencia de un entorno óptimo. Los efectos pueden ser duraderos y tener implicaciones importantes para las oportunidades que los niños tienen en la vida.

Y es que los niños pueden estancarse cognitiva, física y emocionalmente cuando no se les muestra la atención o el afecto que necesitan. Esto sucede porque no tienen una figura paterna o no es lo suficientemente cálida y amorosa. Esta es la causa de los niños con carencias afectivas desarrollen múltiples deficiencias de personalidad, emocionales y psicológicas.

No olvides que los pequeños necesitan muchos estímulos sensoriales diferentes para desarrollarse con normalidad. Requieren el contacto de piel con piel, abrazos, mucho contacto visual y comunicación. Todo esto les ayudará a crecer y desarrollar un cerebro sano.

La falta de afecto en la infancia provoca que los niños tengan problemas para confiar en las otras personas.

Consecuencias de las carencias afectivas en la infancia

A continuación, repasamos cuáles son las consecuencias de las carencias afectivas en la infancia. Toma nota.

1. Dificultades para amarse a uno mismo

Si eres una persona a quien no le prestaron atención durante la infancia, la relación más difícil que tendrás es la que tienes contigo mismo. Incluso, es posible que a veces sientas que eres tu peor enemigo y que eres el mayor crítico de tus acciones.

Y, si tu vida es una batalla constante entre lo que sientes por ti mismo y lo que deseas sentir, debes aprender a amarte a ti mismo. Creer que eres importante y tener la capacidad de ver las cosas de manera positiva, hará que se transforme la manera en que piensas sobre ti mismo y en cómo te relacionas con los demás.

2. Relaciones interpersonales no satisfactorias en la adultez

En segundo lugar, la infancia es una época que afecta las relaciones y la forma de interactuar con los iguales el resto de la vida. Si una persona ha sido amada y cuidada adecuadamente, lo más probable es que exhiba los mismos rasgos que los adultos.

Por el contrario, si los niños no han recibido más que desplantes, lo más probable es que, como adultos, desarrollen características para protegerse a sí mismos. La actitud defensiva o excesivamente protectora son dos manifestaciones frecuentes de lo anterior. Ten en cuenta que cuando no se ha experimentado el amor, el afecto y la protección de un adulto, es más probable que se desarrollen mecanismos de defensas que les mantendrán alejados de otras personas.

3. Baja autoestima

Otra de las consecuencias de las carencias afectivas en la infancia es la falta de autoestima. La carencia de amor filial provoca que los niños no se valoren. Si no se recibe este amor inicial, es muy complicado que puedan crear las bases necesarias para que lo que venga después pueda ser asimilado convenientemente.

Recibir rechazo en la infancia o no ser querido por los padres, provocará que los niños sientan que no son dignos de ser queridos. A su vez, esto provocará que crezcan con una autoestima muy baja. La inseguridad, sentirse fracasado y hasta las conductas autodestructivas, son algunas de sus indeseables consecuencias.

4. Salud mental

Desarrollar niveles adecuados de apego es esencial para la salud mental presente y futura de un niño. El apego se refiere al nivel de conexión establecido entre un niño y su cuidador durante los primeros años de vida. Los niños que carecen de atención a menudo no desarrollan las habilidades necesarias para construir relaciones sanas.

Esto significa que los niños que sufren carencias afectivas pueden llegar a tener dificultades para conectar con los demás. Carecen de confianza y autoestima. Además, tienen miedo de iniciar relaciones.

En definitiva, es realmente triste que la vida de un niño pueda verse afectada para siempre. Mucho más si se debe a la falta de atención, cariño y cuidados de sus padres o tutores. Para evitar que esto suceda, es importante que los niños reciban el afecto de sus seres más queridos. De lo contrario, las huellas del desapego serán muy profundas y, casi con total seguridad, para toda la vida.

  • Contreras, G. (2010). "La Carencia Afectiva Intrafamiliar en niños y niñas de 5 años" (Tesis.) Retrieved from http://dspace.ucuenca.edu.ec/handle/123456789/2338
  • Jaar, H. E., & Córdova, V. M. (2017). "Prevención de la carencia afectiva crónica: nuevos paradigmas en el modelo de familia de acogida temporal", Revista Chilena de Neuro-Psiquiatría, 71. 55 (1): 44-51.
  • Papalia, D. (2003). Desarrollo humano. México: McGraw-Hill.