La falta de estímulos en el bebé puede causar retrasos en su desarrollo

No todos los niños son estimulados correctamente o con la frecuencia necesaria. La falta de estímulos en el bebé puede causar retrasos en su desarrollo. He aquí cómo identificar la falta de estímulos y cómo podemos solventar este problema a tiempo

Los bebés necesitan cuidado, amor y atención  principalmente de sus padres y hermanitos (si los tiene), ya que de lo contrario, aquellos bebés que no tienen esa fundamental interacción que los motiva y entusiasma, generalmente tienden a tener diferentes niveles y tipos de de retrasos en su desarrollo.

La falta de estimulación  puede ocasionar leves consecuencias en el aspecto psicológico, emocional y social, que pueden quedar evidenciados en diversos tipos de estancamientos durante su crecimiento, tales como: retroceso con las habilidades intelectuales, dificultad para integrarse a la sociedad, mal manejo de las emociones o deficiente auto-control.

Las reacciones agresivas de nuestro pequeño hijo en eventuales momentos  son demostraciones de algunas carencias que pudo tener en sus primeros meses de vida y generalmente son consecuencias de la frustración causada por la falta de atención, motivación y estimulación temprana.

¿Qué es la estimulación temprana y para qué sirve?

shutterstock_243939694

“La estimulación o atención temprana consiste en proporcionar al bebé y al niño las mejores oportunidades de desarrollo físico, intelectual y social para que sus capacidades y habilidades le permitan ser mejor de lo que hubiera sido sin ese entorno rico en estímulos intelectuales y físicos de calidad”  wikipedia 

La estimulación es una herramienta que todas las mamas debemos aprender a desarrollar durante el crecimiento de nuestro hijo, sirve para solidificar la personalidad, autoestima e integración social.

Es imperativo que los niños sean muy bien estimulados desde el vientre materno hasta los 7 años de edad debido a que en ese periodo de tiempo su cerebro es muy moldeable.

El amor es el principal estímulo positivo de un bebé, su carencia puede repercutir negativamente en su integración con la sociedad y favorecer el déficit de atención.

¿Cómo identificar la falta de estímulos en el bebé?

shutterstock_9488665

Las madres conocemos de forma instintiva a nuestros bebés, pero a veces no nos damos cuenta de ciertos aspectos que tal vez no marchan con absoluta normalidad. Algunas formas de reconocer si nuestro hijo necesita estímulos son las que se mencionan a continuación:

  • Proceso lento de motricidad gruesa
  • Deficiente manejo de la motricidad fina para su edad
  • Dificultades para sobrellevar actividades básicas como: gatear
  • Timidez extrema
  • Problemas de lenguaje o lentitud para comenzar a hablar
  • Baja autoestima (la utilización frecuente de  palabras tales como: no puedo, es que yo no sé, etc.)
  • Poca relación interpersonal

Qué hacer ante la falta de estímulos

Una vez hemos detectado alguna conducta de nuestro pequeñito que nos indique que existe una falta de estímulos y dependiendo de su nivel o complejidad, podemos realizar algunas acciones para enmendarlas  en casa y/o combinarla con herramientas que nos suministre un profesional en el área según el hallazgo.

  • En cada etapa del crecimiento de nuestro bebé es posible aplicar estímulos o actividades que puedan desarrollar según su edad, tales como: bailar, cantar canciones infantiles y jugar a las escondidas.
  • Los abrazos, besos, tocar sus manitas, masajear, sonreír y hablar son estimulantes que representan amor, paciencia y serenidad. Estas herramientas te servirán para fortalecer el vínculo que tienes con tu bebé.
  • El estado anímico de tu bebé puede cambiar tan solo sentir que no posee suficiente atención. Bajo ninguna circunstancia se educa ignorando, la ayuda la podemos brindar especificando, repitiendo y demostrando.
  • La forma más fácil de cambiar el estado anímico de nuestro hijo es abrazándolo y teniendo un acercamiento prolongado; mientras más tiempo quiera quedarse acurrucado en tus brazos los resultados serán más positivos y satisfactorios.
  • La ayuda profesional es una excelente opción para casos más complejos que podrán ayudar a nuestro hijos en áreas  psicomotora, cognitiva y emocional.
  • Las terapias de grupos permiten la socialización con otros pequeños con las mismas dificultades, integrando música, formas, colores y ejercicios específicos para el aprendizaje que pueden aplicarse posteriormente en casa.

Desde que un bebé nace tiene la necesidad de conocer y descubrir el mundo que lo rodea, apoyarlo durante esta etapa con una buena estimulación  (llena de mucho amor) tendrá un retorno positivo en muchos aspectos de su vida y del circulo de personas que lo rodea.

Categorías: Estimulación del bebé Etiquetas:
Te puede gustar