El amor es la principal fuente de estimulación de los hijos

Gladys · 19 octubre, 2015

El amor es la más sublime demostración de afecto y tiene el poder de generar emociones que permiten  la estimulación de los hijos para que logren sus sueños y metas de acuerdo a su edad. En este post te mostramos las diferentes formas de practicarlo en casa para ayudar a tu hijo a lograr sus propósitos de vida
Todos los seres humanos necesitamos amor desde que nacemos, ya que cuando nos sentimos amados es mucho más fácil comunicarnos de buena manera, ser responsables para cumplir con nuestras obligaciones y lograr las metas que nos hemos trazado.

El amor es la manera como expresamos afecto y afinidad a otras personas, por lo cual sentirlo y manifestarlo es vital y nos ayudará para que tengamos un mejor desenvolvimiento en nuestro entorno familiar y en la sociedad.

El amor proporciona un estado de felicidad y seguridad en todas las etapas de la vida incentivando a que hagamos todo lo que nos proponemos con un grado de emoción que favorece nuestra imagen y a la vez motivan a las personas que están a nuestro alrededor.

Las emociones asociadas al amor son tan poderosas que por ello es importante que se las expresemos a nuestros hijos desde que nacen, dado que determinará su forma de ser en la adultez.

La importancia del amor en la estimulación de los hijos

El amor es la principal fuente de estimulación para los hijos, una vez que lo pongamos en práctica se obtienen muchísimas ventajas, dado que facilitan a que:

  • Cumplan con las reglas.
  • Tengan una buena conducta.
  • Ayude a expresar sus sentimientos.
  • Facilitan su independencia.
  • Fortalezcan  los valores.

El amor es un concepto muy amplio, es más que un sentimiento, es una forma de vida que te hace un ser muy integral como ser humano y especialmente desde el punto de vista espiritual.

El amor es un sentimiento que debe ser trabajado constantemente, debido a que es una maravillosa herramienta que ofrece como retorno muchas satisfacciones y no tiene otro sentimiento que lo pueda sustituir.

Tips para estimular con amor

shutterstock_128005151

Desde que el bebé se está gestando en nuestro vientre podemos comenzar a brindarle amor a través de la estimulación intrauterina. Podemos mostrar afecto y amor a nuestros hijos de las siguientes formas:

Hablándoles con un tono de voz adecuado. Los gritos generan estrés y predisposición, en cambio un tono tranquilo y amable facilita el entendimiento del mensaje que estamos tratando de comunicarle.

• Cuando el niño se siente presionado o estresado entra en etapa de negación, por lo que si lo alientas a que cumpla sus objetivos y le das el impulso le estarás expresando amor.

• Las normas y las tareas son actividades que deben ser inculcadas a nuestros hijos con mucho amor, de esta manera se minimiza el rechazo y se potencian los deseos para realizarlas de la mejor manera.

• El entusiasmo es una forma de estimular afectivamente y debe estar latente a la hora de iniciar y culminar cada actividad, esto ayudará a que el niño se quede con la sensación de diversión.

• Cuando nuestro hijo se siente amado, se crean poderosos vínculos que son muy bien remunerados con: cariño, respeto y admiración.

Asesoría profesional

shutterstock_226902553

Es importante que solicitemos ayuda profesional si tenemos algún tipo de dudas en nuestro propósito de estimulación a nuestro hijo en áreas tales como: hábitos de estudio, aseo personal, normas etc.

El especialista nos podrá dar consejos más precisos de acuerdo a la situación y determinará si puede ser solucionado en casa o es necesario realizar una consulta especializada con un psicólogo infantil.

También es posible que quien necesite ayuda seamos nosotras, porque tal vez estemos pasando por situaciones de mucho estrés que estén impidiendo que se logren las metas que nos hemos propuestos con nuestros hijos.

Dependiendo de la situación, el profesional en el área puede solicitar un tipo de terapia familiar en donde estén involucrados tanto los padres como el hijo. El psicólogo funcionará como un árbitro entre las partes y tratará de que se llegue a un consenso de amor.

La base fundamental de una relación sana entre madre y niño es el amor, cuando se ama las dificultades pueden ser superadas con mayor facilidad.