¿Qué cenar durante el embarazo?

A continuación te ayudamos a saber qué cenar durante el embarazo. Comprobarás que se trata de algo mucho más sencillo de lo que parece y que no supone ningún sufrimiento.

Durante el embarazo esta comida nos genera una mayor incertidumbre. ¿Qué alimentos son los más adecuados para la cena y, a qué hora debemos cenar durante el embarazo? A continuación lo averiguaremos.

Por lo general, se asocia la cena con una privación de comida. Por ende, tendemos a preocuparnos mucho. Nos sentimos agobiados al saber que queremos comer en abundancia pero no podemos.

Si bien hay que cuidar tanto de la cantidad de alimentos que ingerimos, también debemos cuidar de la calidad de los mismos. El aporte nutricional tiene un gran peso en este aspecto.

Cenar durante el embarazo, una cuestión fácil

En el embarazo es posible que la mujer se sienta con un apetito mayor al que normalmente tiene. ¿Hace falta reprimirlo? No. En lo absoluto. Solo hay que saber comer en cada momento del día. 

Lo primero y principal es llevar una dieta equilibrada, rica en nutrientes de todo tipo; esto ayudará a saber cenar durante el embarazo correctamente.

El hecho de cenar de manera ligera nos ayuda a tener una digestión menos pesada. Recordemos que, durante la noche, este proceso se lleva a cabo a un ritmo mucho más lento que durante el día.

Las recetas saludables para el tercer trimestre de embarazo son muy beneficiosas para la mamá y el bebé.

¿Cuáles son los mejores alimentos?

Por tal razón, lo más recomendable es que las cenas estén constituidas por alimentos blandos y suaves, bajos en grasa. Asimismo, es importante mantener un horario de comida.

A la hora de cenar durante el embarazo, lo mejor es aprovechar las 20:00 y 21:00 horas. De esta manera, se puede hacer la digestión completa, con tiempo suficiente, antes de ir a dormir.

Para elegir cuáles son los alimentos que debemos tomar para la cena, tenemos que tener en cuenta qué es lo que hemos comido durante el día.

Al hacer esto, nos daremos cuenta de qué carencias nutricionales hemos tenido en la jornada y cómo suplirlas. Por ejemplo, puede que nos haya faltado algo de fibra. Así se puede aprovechar la cena para incorporar aquellos alimentos que faltaron durante el día.

Las verduras son unos de los alimentos más ligeros y que más beneficios nos aportan. Para cenar durante el embarazo, son muy beneficiosas las judías verdes, las acelgas y las espinacas. Una buena pieza de fruta también es una excelente opción para complementar.

También es aconsejable beber algún tipo de infusión (manzanilla, menta, poleo, yerbabuena) ya que esto favorece la digestión e induce la relajación y el descanso.

¡OJO! Procura beber la infusión al menos 15 minutos después de haber comido, para que tu organismo tenga tiempo para absorber los nutrientes.

Propuestas para cenar durante el embarazo

Primeros platos

Para cenar durante el embarazo de la forma correcta, lo mejor es optar por las verduras cocidas (brócoli, patatas, judías verdes, zanahorias), cremas de verduras (calabacín y queso, zanahorias y apio, puerros, espárragos), sopa de pescado, consomé de verduras, ensalada de atún y salsa de yogur, tortitas de calabacín, tabla de verduras, ensalada de remolacha, ensalada de manzana y pollo, tomates rellenos, etcétera.

Segundos platos

Hamburguesa de pollo o pavo, pescado a la plancha o en papillote (merluza, sardina, salmón, gallo, lenguado, lubina), pechuga de pavo o pollo a la plancha, revuelto de espinacas con gambas, tortilla de pavo, queso, jamón york, berenjenas rellenas de atún, entre otros.

¿Qué cenar durante el embarazo?

Postres

Las mejores opciones para una mujer embarazada son: un yogur con frutas, unos cuantos cubos pequeños de queso bajo en grasa con tomates cherry, una buena macedonia de frutas, una manzana al horno, y, por supuesto, las compotas.

Recomendaciones para la alimentación durante el embarazo:

  • Durante el embarazo es importante cocinar bien los alimentos. Debemos evitar los ingredientes que estén crudos o poco hechos. Pueden causarnos enfermedades que podrían resultar perjudiciales para nuestro bebé y para nosotras mismas.
  • Debemos tener en cuenta el nivel de ácido fólico, calcio, hierro, omega 3 y vitaminas, ya que son muy importantes para la salud.
  • Tenemos que realizar 5 comidas si sufrimos de vómitos o reflujos y comer menos cantidad y más a menudo.
  • Evita las frituras y utiliza sobre todo la plancha, el horno y al vapor.
  • Consume una mayor cantidad de frutas, hortalizas y legumbres, pero es mejor evitarlas en la cena.
  • Productos lácteos desnatados o semidesnatados.
  • Evita la bollería, carnes grasas y golosinas. Si te apetecen, tómalas en algunas ocasiones puntuales.
  • Bebe mucho líquido, agua, zumos naturales y leche.
  • Evita el sedentarismo.

Sí es posible disfrutar de cenas ligeras, saludables y saciantes. Llevar siempre una dieta equilibrada nos proporcionará enormes beneficios tanto a nosotras como al bebé.

A partir de ahora, ya no hay excusas para no cuidarse durante el embarazo. Con estos ejemplos puedes animarte a probar recetas sumamente deliciosas. Después de todo, no es tan difícil solucionar qué comer por la noche.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar