6 probióticos para el acné en adolescentes

Los probióticos son una alternativa al tratamiento tradicional del acné en los adolescentes. Aquí te dejamos algunos para que consultes con tu médico.
6 probióticos para el acné en adolescentes
María Patricia Piñero

Escrito y verificado por la nutricionista María Patricia Piñero.

Última actualización: 17 julio, 2023

El acné es una afección de la piel que afecta a muchas personas, en especial durante la adolescencia. Además de los tratamientos tópicos y medicamentos convencionales, los probióticos han surgido como una opción prometedora para abordar el acné desde adentro hacia afuera.

Los probióticos son microorganismos beneficiosos que pueden ayudar a equilibrar la flora bacteriana del cuerpo, y se ha descubierto que ciertos tipos de probióticos tienen efectos positivos en la salud de la piel, incluido el control del acné.

Quédate en este artículo y descubrirás cómo los probióticos influyen en el acné y otras afecciones de la piel, cuáles son los probióticos más usados en el adolescente y de qué manera actúan.

¿Qué son los probióticos?

Lo primero es estar claros sobre qué son los probióticos. La Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología, explica que son microorganismos vivos que, al administrarse en cantidades adecuadas, confieren beneficios a la salud del huésped, con indicaciones precisas, seguridad y eficacia demostrada.

Cuando ingerimos probióticos y llegan al intestino, ayudamos a los millones de bacterias que habitan en él (microbiota) a fortalecer la famosa barrera intestinal, responsable de la adecuada inmunidad del cuerpo para combatir bacterias patógenas, entre ellas las que causan acné.

¿Cómo actúan contra el acné?

Un artículo publicado por la revista Life en 2022, señala que los probióticos ayudan a reducir la proliferación de bacterias en la piel asociadas con el acné, tal es el caso del Cutibacterium (Propionibacterium) acnes y a la dermatitis atópica como el Staphylococcus aureus.

Es posible que esto ocurra por competencia entre los probióticos y los patógenos, como lo muestra un estudio publicado en la revista International Journal of Dermatology en 2018.

También hay estudios que indican que la salud de los intestinos se relaciona con la salud de la piel. Por ejemplo, en aquellas condiciones donde se altera la microbiota, como en el estrés, puede aumentar la permeabilidad de la barrera intestinal y se incrementa la inflamación de la piel.

El trabajo publicado en la revista International Journal of Women’s Dermatology explica que los probióticos orales pueden disminuir la producción de unas sustancias llamadas citoquinas proinflamatorias, pudiendo así reducir el proceso inflamatorio del acné.

También afectan de forma positiva el proceso inflamatorio y produce sustancias inhibidoras de los patógenos como las bacteriocinas.



Probióticos para tratar el acné en adolescentes

Estos son los probióticos más usados y eficaces en el tratamiento del acné y sobre los cuales se tienen buenos resultados en sus aplicaciones para la salud de la piel.

1. Lactobacillus acidophilus

El Lactobacillus acidophilus es una de las bacterias probióticas que puede equilibrar la microbiota cutánea y disminuir la respuesta inflamatoria en la piel. Esto ayuda a mejorar el acné en adolescentes.

Un trabajo publicado en la revista Inmunity, Inflamation and Disease detalla la importancia de los Lactobacillus como agentes terapéuticos e inmunomoduladores para mejorar los procesos inflamatorios. 

2. Bifidobacterium 

El bifidobacterium también puede reducir la inflamación y mejorar la apariencia de la piel. Un estudio publicado en la revista Frontiers in Bioengineering and Biotechnology en 2021, reconoce que son varias las especies de bifidobacterias que tienen un efecto probiótico potencial para mejorar la salud de la piel, como el caso de los B. bifido, B. brevis y B. longum.  

3. Lactobacillus rhamnosus

Según se explica en un estudio publicado en la revista International Journal of Molecular Science en 2022, el Lactobacillus rhamnosus puede ayudar a proteger a la piel de factores asociados al medio ambiente. Asimismo, contribuye a mejorar la hidratación y la salud general de la piel, incluyendo la dermatitis atópica. 

Por otro lado, un artículo publicado en la revista Beneficial Microbes explica que la suplementación con L. rhamnosus normaliza la expresión de los genes que están involucrados en la ruta bioquímica de acción de la insulina. De esta forma mejorar el desarrollo del acné.

4. Mezcla de Lactobacillus y Bifidobacterium

No es extraño encontrar mezclas de probióticos que trabajen de manera sinérgica con los antibióticos para el tratamiento del acné inflamatorio, tal es el caso de diferentes especies de Lactobacillus con el Bifidobacterium.

En este sentido, un trabajo difundido a través de la revista Journal of Cutaneous Medicine and Surgery, encontró que la mezcla de L. acidophylus, L. delbrueckii y B. bifidum, fue tan eficaz como el uso del antibiótico minociclina para el tratamiento de acné en los adolescentes.

5. Streptococcus salivarus

El Streptococo salivarus puede ayudar a reducir la gravedad del acné al inhibir el crecimiento de bacterias patógenas y promover un equilibrio saludable en la microbiota cutánea.

6. Lactobacillus casei

Lactobacillus casei puede modular la respuesta inmunológica y reducir la inflamación en la piel. Además, un estudio publicado en la revista Microorganisms sugiere que este lactobacilo, al igual que otros probióticos, es capaz de inhibir el crecimiento del C. acnes.  

Estos son algunos de los probióticos usados para el tratamiento del acné y que se siguen estudiando junto con otros como Lactococcus sp., Sthaphylococcus epidermidis, Lactobacillus paracasei, L. plantarum, entre muchos otros.

Pero como la ciencia es dinámica, es posible que más adelante surjan otros microorganismos con buenos resultados. Por eso, se recomienda consultar con el dermatólogo al respecto, al igual que sobre el uso de los probióticos tópicos y la combinación de probióticos con prebióticos.

¿Cómo usar los probióticos?

Los probióticos se pueden encontrar en forma de suplementos (liofilizados o cápsulas) y se recomienda ingerirlos de acuerdo a las instrucciones en la etiqueta del producto o como lo indique el profesional de salud.

En un artículo publicado en la revista Beneficial Microbes se explica que los Lactobacillus y el Bifidobacterium sobreviven más cuando se ingieren 30 minutos antes o con las comidas. Sin embargo, la levadura Saccharomyces cerevisiae boulardii, no se afecta con el momento en que se ingieran los alimentos.

En cuanto a la dieta, la ciencia se ha abocado a establecer influencias entre esta y el desarrollo del acné.  Sin embargo, no se encontraron estudios que relacionen el consumo directo de alimentos probióticos con esta afección cutánea.

Pese a esto, nuestra recomendación es que, bajo la asesoría del profesional de salud, incluir alimentos probióticos a una dieta natural, balanceada y equilibrada en los distintos grupos de alimentos. De esta manera, una dieta saludable también ayudaría al tratamiento del acné.

Algunos alimentos probióticos son el yogur, el kéfir, quesos, el kimchi, el repollo fermentado (chucrut), el tempeh, el té de kombucha, los pepinillos fermentados, entre otros.



¿Son los probióticos adecuados para tratar el acné en adolescentes?

Las investigaciones destacan que las cepas comunes, como los Lactobacillus y los Bifidobacterium y sus mezclas, son bacterias probióticas confiables para el tratamiento coadyuvante del acné en adolescentes y adultos.

De acuerdo a lo que dice la evidencia, los probióticos son capaces de inhibir el crecimiento de los patógenos que causan acné, mejorar la barrera intestinal, la barrera de la piel y a reducir la inflamación.

La indicación del probiótico más adecuado está en manos del especialista. No tomes ninguna decisión sin antes consultar. Recuerda también que, una dieta saludable a base de alimentos integrales, con frutas y verduras frescas en cada una de las preparaciones, es una buena forma de mantener la buena salud de la piel, sobre todo si también incluye alimentos probióticos.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.