Tratamiento del acné juvenil

16 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez
Los tratamientos del acné se deben iniciar desde el momento en que se diagnostica. Para ello, se debe acudir al dermatólogo ante la primer lesión.

El tratamiento del acné juvenil se ha ido actualizando y reformando con el paso del tiempo. En la actualidad, las opciones terapéuticas son desde medidas higiénicas hasta comprimidos diarias durante al menos 6 meses.

El acné es una afección de la piel que suele ser estigmatizante para los adolescentes. A su vez, afecta los vínculos interpersonales y la autoestima de la persona que la padece.

Características del acné juvenil

El acné juvenil es una enfermedad inflamatoria crónica común de la piel. A su vez, se encuentra en el 80 % de los adultos jóvenes y adolescentes. Es una enfermedad que afecta a las unidades pilosebáceas de la piel y puede resultar en lesiones inflamatorias o no inflamatorias.

Además, el acné tiene muchos efectos negativos en los adolescentes jóvenes. Suele provocar malestar, estrés emocional, desfiguración e incluso cicatrices permanentes en la piel. También puede causar ansiedad y vergüenza en los pacientes y puede disminuir el bienestar fisiológico y social de quien lo padece.

Chico adolescente con acné juvenil.

Tratamiento del acné juvenil

El manejo exitoso del acné requiere una selección cuidadosa de agentes antiacné según la presentación clínica y las necesidades individuales del paciente. En los últimos años, debido a una mejor comprensión de la patogenia del acné, se han diseñado nuevas modalidades terapéuticas.

Opciones tópicas

La terapia tópica es útil en el acné leve y moderado, como monoterapia, en combinación y también como terapia de mantenimiento.

Peróxido de benzoilo

El peróxido de benzoilo es un agente tópico eficaz desde que está disponible en diferentes formulaciones (lavados, lociones, cremas y geles) y concentraciones (2,5 a 10 %). Tiene actividades antiinflamatorias, queratolíticas y comedolíticas, y está indicado en el acné vulgar de leve a moderado.

No obstante, su principal limitación es la irritación o sequedad cutánea, dependiente de la concentración, y la decoloración de la ropa, el cabello y la ropa de cama.

Lee también: Entrevista a Rocío Gil Redondo: “en el caso del acné, las soluciones mágicas no existen”

Retinoides tópicos

El retinoide tópico debe usarse como terapia de primera línea, solo o en combinación, para el acné inflamatorio leve a moderado. A su vez, también es un agente preferido para la terapia de mantenimiento.

Tretinoína, adapaleno, tazaroteno, isotretinoína, metretinida, retinaldehído y β-retinoil glucurónido son retinoides tópicos actualmente disponibles. Los más estudiados para el tratamiento del acné  juvenil en todo el mundo son la tretinoína y el adapaleno.

El principal efecto adverso del retinoide tópico es la dermatitis irritante primaria, que puede variar según el tipo de piel, la sensibilidad y las formulaciones, y puede presentarse de la siguiente manera:

  • Eritema.
  • Descamación.
  • Sensación de ardor.

Antibióticos tópicos

Los antibióticos tópicos, como la eritromicina y la clindamicina, son los más populares en el tratamiento del acné y están disponibles en una variedad de vehículos y envases.

Los efectos secundarios, aunque menores, incluyen eritema, descamación, picazón, sequedad y ardor, colitis pseudomembranosa, que es rara, pero se ha informado con clindamicina.

Terapia sistémica

Los pacientes con acné leve pueden tratarse con terapias tópicas. Sin embargo, aquellos con acné moderado a severo requerirán terapia sistémica. El tratamiento con antibióticos orales, las terapias hormonales y la isotreretinoína son las principales terapias sistémicas para el acné.

Antibióticos sistémicos

Los antibióticos orales están indicados en el acné inflamatorio de moderado a grave. Las tetraciclinas y sus derivados siguen siendo la primera opción, mientras que los macrólidos, cotrimoxazol y trimetoprima son otras alternativas para el acné.

Chica adolescente usando un tratamiento para el acné juvenil.

Las molestias gastrointestinales y la candidiasis vaginal son los efectos secundarios más comunes. Asimismo, la doxiciclina se puede asociar con fotosensibilidad y la minociclina puede producir depósitos de pigmento en la piel, las membranas mucosas y los dientes.

Quizás te interese: Alimentación y acné: lo que comes también es importante

Terapia hormonal

El enfoque principal de la terapia hormonal en el acné es prevenir los efectos de los andrógenos en la glándula sebácea y también en los queratinocitos foliculares. Puede ser necesario en pacientes mujeres con las siguientes patologías:

  • Seborrea grave.
  • Alopecia androgenética clínicamente aparente.
  • Síndrome de seborrea / acné / hirsutismo / alopecia (SAHA).
  • Acné de aparición tardía.
  • Con hiperandrogenismo ovárico o suprarrenal comprobado.

Tratamiento físico

Tanto los comedones abiertos como los cerrados pueden eliminarse de manera mecánica con un extractor de comedones y una aguja fina o una hoja puntiaguda.

Los tratamientos físicos para el acné también incluyen peelings químicos y microdermoabrasión, inyección de corticoesteroides intralesionales para los quistes del acné y terapia fotodinámica de luz azul de banda estrecha de alta intensidad. Así como rellenos inyectables y rejuvenecimiento con láser para las cicatrices del acné.

Consideraciones para tener en cuenta

Las opciones de tratamiento deben adaptarse a cada paciente teniendo en cuenta las preferencias de este, la tolerabilidad del agente y los factores psicosociales.

El acné tiene varios efectos psicosociales que afectan la calidad de vida de quienes lo padecen. De hecho, conduce a una morbilidad significativa que se asocia con cicatrices residuales y alteraciones psicológicas, como una mala imagen de sí mismo, depresión y ansiedad, lo que conduce a un impacto negativo en la calidad de vida.