Las piernas arqueadas en niños, ¿cómo se corrigen?

Corina González · 22 mayo, 2018
Cuando los pequeños dan sus primeros pasos, pueden desarrollar algunas alteraciones ortopédicas; estas no deben causar mayores preocupaciones en los padres, pues en su mayoría se corrigen naturalmente.

Las piernas arqueadas en niños o genu varo, es una patología que se caracteriza por una ligera inclinación de la tibia hacia afuera. Esto genera una separación de las rodillas y crea un arco. ¿Es posible corregirla?

Esta postura es notoria cuando los chiquillos que están aprendiendo a caminar separan las rodillas y las proyectan hacia afuera. La buena noticia ante este problema es que se puede corregir.

Se trata de una anomalía fisiológica emparejada con la elasticidad del sistema muscular. La mayoría de las veces, evoluciona positivamente a medida que el niño adquiere masa corporal y endurece los huesos.

¿Qué hacer frente a las piernas arqueadas en niños?

El primer paso es esperar y observar su evolución. En una gran cantidad de casos, las piernas arqueadas se corrigen solas.

Se debe registrar frecuentemente el crecimiento del niño y estar atentos con su desarrollo corporal; así se detectará si el arqueamiento disminuye.

De suceder el caso que el niño ya camine y que continúe el arqueamiento de piernas, lo mejor es asistir a un especialista de la ortopedia. Al llevar al chiquillo a revisiones periódicas con su médico, este podrá indicar el tratamiento más apropiado.

Otra consideración importante es evaluar y controlar los niveles de vitamina D, ya que si están bajos, pueden provocar raquitismo. Esta es una enfermedad que constituye una de las causas de las piernas arqueadas en niños. Aumentar los niveles de dicha vitamina en caso de que estén bajos ayuda a prevenir estas dolencias.

Tratamiento para las piernas arqueadas en niños

Uno de los tratamientos médicos a considerar es el uso rodilleras ortopédicas. Estas se indican en nenes que presentan piernas arqueadas por más tiempo de lo normal. El tratamiento con rodilleras consiste colocarlas hasta que los huesos del chiquillo se hayan endurecido.

Los zapatos ortopédicos son otra de las opciones si el niño pasa de los 4 años y el problema aún está presente. Este calzado se debe utilizar bajo estricta supervisión de su médico.

Finalmente, vale la pena aclarar que estos tratamientos se utilizan únicamente si el problema es muy grave o si el niño presenta aparte otra enfermedad.

Las piernas arqueadas en niños son notorias cuando los chiquillos que están aprendiendo a caminar separan las rodillas y las proyectan hacia afuera.

¿Se pueden prevenir las piernas arqueadas en niños?

No existe alguna fórmula precisa para prevenir dicha anomalía, más allá de evitar el raquitismo. Sin embargo, la práctica de buenos hábitos puede contribuir a eludir el arqueamiento de las piernas; entre ellos:

  • Exponer al bebé a la luz solar de las primeras horas de la mañana para que reciba una cantidad apropiada de vitamina D.
  • Evitar la obesidad infantil.
  • Promover caminatas cortas. Al caminar, el grosor de los muslos impide que las rodillas se junten y ocasiona el genu varo.

“Las piernas arqueadas son notorias cuando los chiquillos que están aprendiendo a caminar separan las rodillas y las proyectan hacia afuera”

¿Cómo corregir las piernas arqueadas?

Estas son algunas prácticas cotidianas que pueden aplicarse para mejorar esta afección:

1. Postura al caminar

Lo primero que se debe hacer es ayudar al pequeño a caminar correctamente. Los padres deben procurar que el niño mantenga la espalda recta al andar, sentarse e incluso al dormir.

Cuando el bebé concilia el sueño, puede colocarse una almohada delgada en el cuello y levantar sus rodillas para que descanse y estire la columna.

2. Ejercicios

Existen ejercicios beneficiosos para las piernas arqueadas en niños. Por ejemplo, uno es acostarlo boca arriba y flexionar las rodillas, presionando su estómago; este se debe hacer lentamente y con paciencia. Otra práctica física ideal es usar una correa para unir las piernas y luego estirarlas.

También sirve cruzar las piernas, pasar un brazo por detrás del cuello y agarrarlo con la otra mano. Esto fortalece la espalda y alinea la postura al sentarse y al caminar. Es recomendable cantar o contar alguna historia graciosa mientras se lleva a cabo la ejercitación para evitar que el niño se aburra.

Practicar pilates también es una excelente opción. Este ayuda a mejorar la postura y a fortalecer los músculos de las rodillas y muslos.

Del mismo modo, el yoga para niños es una técnica ideal para mejorar la alineación y la flexibilidad de las extremidades. Para algunos pequeños, las posturas pueden parecer difíciles, pero esto mejora con el tiempo y la práctica.

Una dieta rica en calcio será fundamental para conservar huesos sanos y fuertes.

3. Buena alimentación

La alimentación debe ser balanceada y natural. Es importante proporcionar alimentos cargados de calcio y vitaminas C y D.

4. Masajes

Realizar masajes también puede contribuir a la mejora de las piernas arqueadas en niños. Estos pueden ser muy relajantes para el pequeño y, además, son un detonante para reforzar las áreas de la espalda y piernas.

En definitiva, es posible tomar acciones para tratar el problema de las piernas arqueadas en niños. Es necesario que los padres se armen de mucha paciencia y perseverancia para ayudar al pequeño. La ansiedad por lograr resultados en poco tiempo no contribuye en lo absoluto al proceso.